Gilberto Vivanco González
Vivilladas
No me río de Janeiro
Viernes 12 de Agosto de 2016
A- A A+

Malestar y enfado, más allá de la decepción por la esperanza truncada, han provocado los pobres resultados de nuestros atletas olímpicos en Río 2016; no creemos que dichos efectos sean primordialmente culpa de los deportistas que sin duda ofrecen su mejor esfuerzo, pero su capacidad basada en aptitudes, si bien les alcanzó para clasificar a la justa veraniega, no fue o no ha sido suficiente para ganar medallas y así posicionarse entre los mejores tres del mundo; son varios los factores que sin duda influyen en su eliminación temprana o en su desempeño limitado, pero lo primero que debemos puntualizar es que sin duda el deporte a nivel gubernamental simplemente ha sido olvidado. Mexico no sólo es un país tercermundista en cuanto a su desarrollo económico, sino también en resultados deportivos de impacto internacional.

Un alto rendimiento no sólo es producto de un esfuerzo personal o de equipo cuando el caso lo amerita, ello tiene que ver con todo un ejercicio de planeación, capacitación, infraestructura para entrenamientos, orientación psicológica, alimentación e incentivos o becas, donde la instancia de gobierno dedicada al deporte tiene mucha responsabilidad. No podemos, no debemos, sólo culpar a los integrantes de la delegación deportiva por los nulos resultados cuando la cabeza de un organismo es inepta e inoperante, además de ajena a la especialidad, así es imposible aspirar a grandes triunfos, siempre se ha dicho que si la cabeza está mal, ¿qué podremos esperar de otras extremidades?

Malestar y enfado, más allá de la decepción por la esperanza truncada
Malestar y enfado, más allá de la decepción por la esperanza truncada
(Foto: TAVO)

Durante años la dirigencia deportiva en nuestro país tiene un tinte más político que práctico, más administrativo que funcional y más corrupto que transparente; las disputas por manejar los grandes organismos deportivos se convierte más que en un tema de capacidad y responsabilidad, en uno de conveniencias y compadrazgo, de ineficiencia y manipulación. Por ejemplo, considerando la actualidad, ¿cómo esperar que una dirigencia de tal naturaleza sea sensible a su esencia cuando a nivel nacional se encuentra en manos de un licenciado penalista, de un policía judicial como Alfredo Castillo, que hoy dirige la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) pero que ayer tenía la responsabilidad de la seguridad pública en Michoacán?

En esa lógica significaría que en México somos o son especialistas en todo, o sea que hoy podemos dirigir a los que portan traje inglés, lentes y pistola al hombro y mañana a quienes usan tenis, cachucha y pants deportivo; todo esto habla de una gran habilidad y capacidad o de plano de una irresponsabilidad, de una tontería, por no decirlo más feo, y de gran falta de sensibilidad.

¿Púes de qué méritos goza Castillo que se ha convertido, según, en el apaga fuegos u operador preferido de Peña Nieto? En Michoacán fue un auténtico fracaso, amén de soberbio y prepotente; ahora, en el deporte, es capaz de inventar un sinfín de pretextos en lugar de tener una actitud autocrítica que pueda al menos abrir las puertas de una posible reestructuración en pro del deporte amateur y profesional a la altura de las potencialidades de los mexicanos y la altura que nuestro país merece.
Alfredo Castillo ha dado más de qué hablar en Brasil por presumir su amorío con una dama, que por cierto, según palabras del mismo director de la Conade, ella paga sus propios gastos (sic), que por los buenos resultados de los atletas olímpicos, lo único que habremos de reconocerle al jefe de la delegación mexicana es su habilidad para inventar evasivas, mismas que en todos los medios informativos andan circulando y que se prestan para ser mofa en las redes sociales a través de los famosos memes: se queja del calendario, del pleito que se tiene con la Federación Internacional de Natación (Fina), de los jueces, de las lesiones, de la edad promedio de los atletas que oscilan entre 20 y 25 años (los ha de querer de la tercera edad), jurando que en Tokio 2020 serán estrellas, que un quinto o sexto lugar no son fracasos porque existen quienes no llegan ni a eso, que han existido circunstancias que han limitado el rendimiento deportivo (una sin duda alguna es su inoperante función), que también hay 200 países que se han preparado; en fin que es más fácil repartir culpas que tomar la propia responsabilidad.

En dos aspectos que también mencionó el multicitado señor le vamos a dar la razón, primero cuando puntualizó que no pidieron hacerse los cambios que se requerían porque primero era que lo hubiesen cambiado a él por alguien que conociera las entrañas del deporte y lo quisiera, por alguien que se preocupara por los atletas, entre otras bondades y segundo, al externar que hay que seguir trabajando en el aspecto mental, condición invariable que puede potenciar las aptitudes y destrezas deportivas. No debemos actuar con soberbia como lo demostró el seleccionado de futbol ante Fiji, pero tampoco tan humildes ni tan pequeños que nos limiten el crecimiento.

En México hemos tenido ejemplos de deportistas capaces y atrevidos que han puesto el nombre de México en alto en pasadas competiciones, tales son los casos de Raúl González, de Ernesto Canto, de Carlos Girón, de Zoraya Jiménez, de Paola Espinoza, de Ana Gabriela Guevara, Noé Hernández del Capitán Míreles en competencia ecuestre, por mencionar algunos, la gran mayoría de extracción humilde y con historias personales que pudieran servir como ejemplo de vida, aunque también ostentan otra coincidencia: todos se quejaron de la falta de apoyo de las instancias deportivas gubernamentales; los logros los obtuvieron por meritos propios pero las autoridades se colgaron las medallas.

No dudamos que en Río 2016 alguien pudiera dar la sorpresa y colarse al medallero para no acabar con una tradición de 88 años al menos apareciendo en el tablero de ganadores, pero sabemos que en lo consecuente habrá de ponerse mucha atención en la aplicación eficaz de los millones de pesos destinados al rublo deportivo, poniendo especial esmero en infraestructura, en becas, en programas de alto rendimiento, en atención psicológica, en seguimiento y evaluación del proceso de capacitación, en promover asistencia a competencias de alto nivel y sobre todo a programas de cultura física y deporte en instituciones de educación básica, de lo contrario los fracasos y decepciones seguirán permeando en futuras justas olímpicas.

Muchas expectativas y sueños viajaron a Brasil con decenas de atletas ilusionados, apoyados por todo un pueblo esperanzado en obtener alguna alegría que paleara un poco las penurias que se viven día a día, pero tenemos que reconocerlo, aunque duela, que todo fue producto de fraguar, simplemente, castillos en el aire.

En relación con el esfuerzo y el esmero que hacen todos los deportistas y todo hombre en la vida retomamos un pensamiento de Joe Patterno que externó: “Todo hombre debe decidir en la vida si se lanza a competir, entregando todo… o se queda a contemplar el paso de los triunfadores”.

Durante años la dirigencia deportiva en nuestro país tiene un tinte más político que práctico
Durante años la dirigencia deportiva en nuestro país tiene un tinte más político que práctico
(Foto: Disse)

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas