Hugo Rangel Vargas
Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos
Viernes 12 de Agosto de 2016
A- A A+

Enrique Peña Nieto se acerca al último tercio de su mandato en medio de una crisis que ha carcomido hasta el tuétano la credibilidad presidencial.
Enrique Peña Nieto se acerca al último tercio de su mandato en medio de una crisis que ha carcomido hasta el tuétano la credibilidad presidencial.
(Foto: Especial)

Enrique Peña Nieto se acerca al último tercio de su mandato en medio de una crisis que ha carcomido hasta el tuétano la credibilidad presidencial. Al menos así lo indica un reciente estudio de opinión publicado por un reconocido diario de circulación nacional, según el cual apenas dos de cada diez mexicanos aprueban la gestión del mexiquense al frente del Ejecutivo.

Aunado a lo inverosímil que parece la existencia aún de un 20 por ciento de ciudadanos que están de acuerdo con la conducción que Peña Nieto ha dado a su administración, resulta increíble que en pese a la tendencia a la baja que ha tenido este porcentaje, el presidente sigue transitando por una ruta de desatinos y por la irreflexión que probablemente ya haya colocado a su partido en el camino sin retorno de la derrota en la elección de 2018.

El emblemático caso de Alfredo Castillo Cervantes es una muestra clara de cómo Enrique Peña Nieto ha priorizado la reproducción de sus relaciones personales y el sostenimiento de la amistad de algunos personajes antes que ofrecer resultados en las tareas públicas. Y es que el paso del también mexiquense por algunas áreas de la administración pública ha sido poco más que cuestionado. Muy a pesar ello, la suerte –y sus relaciones– le ha sostenido al frente de elevadas responsabilidades.

Las confianzas entre Castillo y el mandatario mexicano parecen remontarse al controversial caso Paulette, en el que el primero fue el responsable de la investigación. El ahora titular de la Conade también fue encargado de las indagatorias de la explosión en la Torre de Pemex en 2013 y de sustituir al cuestionado titular de la Profeco, padre de la lady del mismo apodo. Pero el encargo donde Alfredo Castillo tomó decisiones que siguen teniendo consecuencias nefastas fue la Comisión para la Seguridad designada por Enrique Peña Nieto en Michoacán.

La carrera de Castillo Cervantes se ha seguido construyendo al amparo presidencial y ahora, al frente de los destinos del deporte mexicano, entregará nulos resultados en la justa olímpica que se celebra en Brasil, ello sin contar con el irritante estilo del mexiquense, mismo que le ha confrontado con la opinión pública, con atletas y con directivos de las federaciones deportivas. Pese a los cuestionamientos es posible que la trayectoria política de Castillo siga en ascenso.

A tono con la insensibilidad y frivolidad del presidente se encuentra el reciente escándalo del millonario departamento que posee la primera dama en Miami, según lo ha revelado el rotativo The Guardian. Las contestaciones a este señalamiento parecen ya no caber después de que el presidente reconoció su error en el tema de la llamada Casa Blanca y pidió disculpas a la opinión pública por el mismo.

Los escándalos y la falta de resultados parecen acumularse como una pesada losa para Enrique Peña Nieto, quien luce acorralado y agobiado por el alud de cuestionamientos, frente a los cuales ninguna reacción podría tener efectividad para contener su descredito, que ha venido creciendo.

La nula pericia política y la ausencia de cuadros que puedan ayudar al presidente a salir del bache en el que se encuentra su administración no tienen contraparte en la oposición. Igual que la incapacidad del presidente para reaccionar, deslumbra la crítica tibia –cuando no silencio– de una buena parte de las organizaciones políticas antagónicas al peñanietismo. En otros países del mundo los partidos opositores estarían capitalizando este momento quizá al punto de orillar a la renuncia presidencial.

Las tendencias podrían estar dibujándose hacia la elección de 2018, en la que el PRI llegará con un presidente de la República mermado, que ha navegado entre amigos, escándalos y rechazos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas