Alma Gloria Chávez
Amnistía Internacional: 45 años
Sábado 27 de Febrero de 2016

Los derechos humanos son una responsabilidad humana.

A- A A+

“Debe recordarse que un aspecto del trabajo de Amnistía Internacional es el de asegurar un trato humano (es decir, no violento) a los presos políticos. Amnistía obraría hipócritamente si insistiera en que la Policía y las autoridades penales se abstuvieran de todo acto de violencia o brutalidad y sin embargo mantuviera que a los del otro bando se les permitiera cometer tales actos y no ser castigados. Amnistía Internacional puede y debe insistir en que el castigo sea impuesto humanamente, pero se desacreditaría a sí misma si mantuviera que esa violencia que busca erradicar de las prácticas policiales está justificada cuando es usada por la oposición”.

Lo anterior es el argumento de principio adoptado por el organismo defensor de los derechos humanos, reconocido con el Premio Nobel de la Paz (1977), cuya creación data de 1961, con el propósito de sacar de las cárceles a los “presos olvidados” o “presos de conciencia”, frase que desde entonces forma parte del vocabulario internacional.

A 45 años de su fundación y existiendo en México una Sección suscrita a su mandato, el trabajo de Amnistía (libre, independiente y voluntario) se caracteriza por ser imparcial y pacífico por la liberación de miles de hombres y mujeres encarcelados/as en distintas partes del mundo, como resultado de sus creencias religiosas o de su credo político… o aún por defender sus derechos humanos.

La lucha iniciada por Amnistía Internacional en un primer momento fue ante la persecución política contra sindicalistas y activistas sociales que llevaban a cabo países como España, la República Democrática Alemana, Sudáfrica, Estados Unidos y la Unión Soviética. El mandato que mueve las acciones de Amnistía consta de tres ejes rectores: 1. Obtener la liberación inmediata e incondicional de todos los presos de conciencia. 2. Asegurar juicios imparciales y expeditos para todos los presos políticos, y 3: Abolir la tortura y las ejecuciones.

En los últimos años, las desapariciones se han convertido en motivo de creciente preocupación para el organismo. La expresión “desaparición” se refiere a detenciones o secuestros por agentes gubernamentales o por otros grupos apoyados directa o indirectamente por el gobierno, quien se niega después a admitir estos secuestros y detenciones. La detención ilegal de este tipo conlleva muchas veces el riesgo de tortura y muerte.

“Cientos de miles de personas en las últimas décadas han sido víctimas de homicidios premeditados llevados a cabo bajo órdenes directas de gobiernos, o con la complicidad de los mismos. Los responsables de estas muertes, son fuerzas regulares militares y policiales, unidades especiales creadas para funcionar sin supervisión normal, ‘escuadrones de la muerte’ que operan con la complicidad del gobierno y asesinos a sueldo que actúan en distintos países contra víctimas predeterminadas”, dicen los informes de Amnistía.

Y continúan: “Homicidios de esta índole, conocidos como ‘ejecuciones extrajudiciales’, a menudo van acompañados de la suspensión de derechos constitucionales, la erosión de la independencia del Poder Judicial, la intimidación de los testigos, la supresión de pruebas y la indiferencia ante los resultados de investigaciones independientes. Muchas veces los gobiernos niegan que los homicidios hayan sucedido o que sus agentes estén involucrados. En otros casos culpan de las muertes a grupos de oposición o procuran darles la apariencia de ser el resultado de enfrentamientos armados contra fuerzas gubernamentales. Los gobiernos, sin embargo, son responsables bajo las leyes nacionales e internacionales de la vida y seguridad de sus ciudadanos”.

En el mes de junio de 2013 y luego de la puesta en marcha del Operativo Integral de Seguridad para Michoacán (coordinado por la Secretaría de la Defensa Nacional), el investigador sobre México de Amnistía Internacional, Rupert Knox, advirtió del “grave peligro” de violación a los derechos humanos por la militarización de la entidad, poniendo el ejemplo claro que durante el Operativo Conjunto Michoacán, realizado a finales de 2006, se constató (por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y otros organismos independientes) que se dieron ilícitos tan graves como violaciones sexuales, detenciones arbitrarias y desapariciones cometidas por las Fuerzas Armadas. El gobierno estatal, obviamente, desestimó estas observaciones… y el Ejército continúa protegido por la impunidad.

En octubre de 2015, el organismo señaló que en México existe “una epidemia de tortura que alcanzó niveles catastróficos durante 2014, con más del doble de denuncias a nivel federal sobre casos de asfixia, violaciones y otros topos de abuso sexual, choques eléctricos y golpizas”, y consideró que “el gobierno mexicano no ha demostrado que estas prácticas se estén abordando adecuadamente para garantizar su erradicación”. Añadió que en ese mismo año (2014) “hubiera sido difícil imaginar que la crisis de tortura en México podría haber empeorado aún más, y ahora vemos que eso es exactamente lo que ha pasado, mientras el gobierno continúa ignorando una crisis que ellos mismos crearon".

Recientemente (23 de febrero) Amnistía Internacional señala en su Informe Global 2015/16 que en México persiste una “grave crisis en materia de derechos humanos” y que el gobierno, en vez de comprometerse seriamente para corregir lo que está de su lado, “ha reaccionado con dureza a las críticas internacionales y se observa una creciente resistencia al escrutinio público desde el extranjero”. Para el organismo, que obtiene sus datos de una manera totalmente transparente, la tortura y la desaparición forzada son constantes en el país.

Y para el caso específico de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, Amnistía ha señalado que “a pesar de que en septiembre pasado se conmemoró el primer aniversario de una de las violaciones de derechos humanos más alarmantes cometidas en la historia reciente de México, las investigaciones gubernamentales siguen siendo deficientes. La impunidad casi absoluta persiste en las violaciones graves a los derechos humanos”, acota el organismo.

El trabajo de Amnistía Internacional en estos 45 años siempre ha sido y será para contribuir a asegurar la base de la libertad y de la justicia y, en consecuencia, de la paz en el mundo.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar