Gilberto Vivanco González
Vivilladas
PRD Nacional, en crisis
Viernes 8 de Julio de 2016
A- A A+

Nació como un partido de izquierda que trabajaría en favor de la gente, que sería la alternativa para acabar con la corrupción, la dictadura perfecta, el abuso, el control de los medios de comunicación; en favor de la libertad de expresión, que promovería programas sociales en favor de los que menos tienen. Nació de un movimiento ciudadano encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas, Heberto Castillo y Porfirio Muñoz Ledo, entre otras personalidades; no obstante, a lo largo de su historia, estando tan cerca de Los Pinos en dos o tres ocasiones con Cárdenas Solórzano y con Andrés Manuel, hoy está sumido en una profunda crisis, no sólo de respaldo y reconocimiento ciudadano, sino en una tremenda crisis de identidad y falta de liderazgo.

Podemos decir que nació bendito porque de inmediato tuvo una gran respuesta social, fue la bandera contra el hartazgo priista, mismo que prefirió otorgar la alternancia al Partido Acción Nacional con Vicente Fox a la cabeza; la respuesta ciudadana era patente en diferentes rincones del país, el hijo del General atraía masas, por supuesto, de los sectores más desprotegidos de México y de un grupo de intelectuales que habían alzado la voz contra el totalitarismo tricolor. Todo caminaba como un cuento de hadas, pero con el paso de los años, ese cuento de hadas se ha modificado para convertirse en uno de brujas y de espectros tenebrosos, porque han perdido credibilidad. En verdad lo sentimos porque nuestro país está urgido de auténticos institutos que hagan contrapeso, que sirvan de cuña especial contra la cerrazón y prepotencia del gobierno federal que preside Peña Nieto.

No podemos hablar de una desactivación provocada por el partido del poder, debemos hablar de una serie de errores, incongruencias e incapacidades que llevaron, o pueden llevar, a la autodestrucción, donde la creación de tribus que se hacían pedazos entre sí provocaron desunión y recelos entre ellos mismos. Han tenido la oportunidad de gobernar en entidades federativas, en ayuntamientos y han sido parte valiosa en el Congreso nacional y de los estados pero su actuar, a excepción de la Ciudad de México o en alguno que otro estado ha sido gris, han sido también incapaces, corruptos u opacos. Michoacán tuvo en Leonel Godoy uno de sus gobiernos más torpes tanto en lo social como en el manejo de finanzas públicas y esto nadie lo puede negar; desde luego que otros partidos han gobernado en la geografía nacional, pero la decepción ha sido mayor con el sol azteca por obvias razones: a mayor expectativa, a mayor esperanza, mayor decepción. No tiene vuelta de hoja.

Nació como un partido de izquierda que trabajaría en favor de la gente, que sería la alternativa para acabar con la corrupción, la dictadura perfecta, el abuso y el control de los medios de comunicación
Nació como un partido de izquierda que trabajaría en favor de la gente, que sería la alternativa para acabar con la corrupción, la dictadura perfecta, el abuso y el control de los medios de comunicación
(Foto: Cambio de Michoacán)

Fuera del liderazgo de sus principales fundadores y de la inclusión de López Obrador, quienes tomaron la Presidencia nacional del instituto, otros que los han secundado simplemente no tienen perfil de líderes sociales ni de líderes partidistas porque nunca han logrado controlar los grupos internos en favor de la fortaleza y la unidad, se reparten el pastel pero en medio de pugnas muy fuertes y expuestas que en lugar de consolidar, desintegran. Han proyectado la idea de libertad de expresión, de asociación y hasta del debate como parte de su esencia democrática, situación que vimos positiva, pero no todo lo que brilla es oro y posterior a cada lucha electoral, quedan resabios de frustración, desquite y de encono; la disciplina no es precisamente una de sus virtudes.

No contar con la guía permanente de Cárdenas Solórzano, con la presencia de El Peje o con un hombre de la talla de Heberto Castillo o del propio Muñoz Ledo, no ha existido nadie que llene esos zapatos. Alejandro Encinas, los Chuchos, Jesús Ortega y Jesús Zambrano, han tenido el control por un periodo importante pero, con todo y la capacidad que pueden tener, les falta carisma para proyectar una imagen fuerte y vigorizada, su intervención en las llamadas reformas estructurales pudo ser positiva, pero la verdad, perdieron su capacidad de análisis y crítica porque no metieron ni las manos para detener la metamorfosis de leyes que hicieron y que han provocado caos en varias regiones del país, como en el caso de la Reforma Educativa, la Energética y ahora la de salud, por mencionar algunas. La izquierda no se convirtió en oposición, sino en comparsa de un Estado que piensa en todo menos en el pueblo. En el PRD hay desesperanza, como ya lo habíamos anotado.

En una maniobra, que para nuestra apreciación resultó muy atrevida, pusieron al académico externo Agustín Francisco de Asís Basave Benítez (así es su nombre completo) como presidente del partido negro y amarillo. El experimento no funcionó, pues aunque este personaje se había identificado con el PRD después de ser priista y amigo personal y consejero de Colosio, nunca se identificó ni con los liderazgos de equipos ni con la base, a pesar de su amplio conocimiento de las ciencias políticas, porque una cosa es la teoría y otra el discurso. De modo que después del fracaso enorme en las elecciones en diferentes entidades, donde recopiló votaciones muy por debajo del promedio histórico y que además hizo amarres con Acción Nacional, que tiene una base ideológica muy diferente y con otro sentido social bastante opuesto, es innegable que el de la Revolución Democrática perdió identidad, fuerza, convencimiento y arraigo popular; todo esto muy independiente de los triunfos alcanzados en varias entidades. Sí ganaron, pero se convirtió en partido satélite, algo que nunca se imaginaron Cuauhtémoc ni Heberto Castillo.

El panorama del perredismo no es muy halagüeño, sobre todo después de la salida de López Obrador que tiene en Morena otra gran posibilidad ya que las torpezas de Peña Nieto abren grandes brechas que, en un descuido, provocarán serios problemas a PRI para mantener la Presidencia de la República; pero también existen graves riesgos porque la izquierda, si es que queda algo de ella, llegará a 2018 dividida y lastimada, no hay identificación, El Peje está montado en su mancho y el PRD no tiene cabida para montarse… Aunque honestamente, la posibilidad de triunfo de El Peje es muy limitada si no suma al bloque izquierdista.

Para hacerse cargo de la Presidencia del partido, una vez renunciado Basave, el 18 de junio pasado, quienes manejan sus destinos deberán encontrar auténticos liderazgos, liderazgos de abolengo, porque existen varios con aspiraciones pero ninguno tiene la capacidad para renovar al perredismo; se postulan Pablo Gómez Álvarez, Alejandra Barrales Magdaleno, Beatriz Mojica Morga, Camerino Eleazar Márquez y Ángel Ávila.

De todos ellos Pablo Gómez pudiera tener la posibilidad de orientar los acomodos perredistas, porque si bien Alejandra Barrales ha ido escalando posiciones, la verdad es que está muy verde para reunificar y darle otra dirección al PRD. En el PAN hay un fenómeno llamado Ricardo Anaya Cortés y no creemos que algunos de los mencionados para la Presidencia del PRD tengan los bonos y la capacidad para convertirse en un fenómeno como dirigente. El chamaco panista tiene varios grados de estudio y todos los ha logrado con mención honorífica. El chamaco es de peso.

El PRD necesita modificar prácticas y vicios que lo han desgastado, requiere unificación en sus tribus o de plano eliminarlas, le urge gobernar bien donde es gobierno, requiere voltear a sus orígenes en favor del pueblo y, sobre todo, le urge plantear acciones sociales de impacto para que vuelvan a ser una posibilidad y una verdadera alternativa para los que menos tienen, aunque tienen en Morena, de López Obrador, su más grande adversario. No obstante, requieren una nueva vida y un novedoso estilo de gobernar.

El tiempo se agota para 2018 y si quiere seguir conformando su perfil satelital tendrá que ir con el PAN o arriesgar el todo por el todo y mandar a Mancera o a Silvano como abanderados para su causa… no hay más tela de dónde cortar. Francesc Pi y Margall externó: “Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas