Alejandro Vázquez Cárdenas
A 28 años de un 6 de julio
Miércoles 6 de Julio de 2016
A- A A+

Carlos Salinas de Gortari fue electo presidente de México el 6 de julio 1988
Carlos Salinas de Gortari fue electo presidente de México el 6 de julio 1988
(Foto: Especial)

Puedo asegurar que la mayoría de los ciudadanos mexicanos que actualmente cuenten con 40 o más años de edad no han olvidado la noche del 6 de julio de 1988. Había terminado ya la tensa jornada para la elección de presidente de la República, los candidatos viables eran, por el PRI, el licenciado Carlos Salinas de Gortari; por el PAN, el ingeniero Manuel Clouthier, y por el Frente Democrático Nacional, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. La exaltación y entusiasmo eran palpables.

Para encontrar un entusiasmo parecido tendríamos que remontarnos a las épocas vasconcelistas. La posibilidad, al alcance de la mano, de sacar del poder al PRI era palpable. ¿Motivos?, muchos, la mediocre gestión de Miguel de la Madrid, el hartazgo por las décadas de prepotencia y corrupción priista, la poco atractiva imagen del candidato Salinas, pero sobre todo, por la conciencia de la capacidad de movilización ciudadana espontánea, visible en los días posteriores al terremoto del 85.

La votación nacional fue impresionante, pero la desconfianza en las instituciones electorales, sujetas absolutamente al PRI-gobierno, flotaba como manto ominoso.

Esa noche no dormíamos vigilando el televisor, cuando finalmente aparece, solemne, Jorge de la Vega Domínguez para anunciarnos, pomposamente, el "triunfo claro, contundente e inobjetable" del candidato priista Salinas de Gortari.

El coraje, que no desilusión, fue mayúsculo; las evidencias del gigantesco fraude, la "caída" del sistema ordenada por Miguel de la Madrid y orquestada por el siniestro Manuel Bartlett ya son historia. No vale la pena repetirlo.

Pero lo que quiero exponer hoy es: ¿quiénes fueron y dónde están actualmente los que diseñaron y ejecutaron ese megafraude? Juzgue el lector.

Tenemos a Manuel Bartlett Díaz, secretario de Gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral el día de las elecciones de 88, encargado de operar el fraude, actualmente es una “blanca paloma” pues recibió las aguas del Jordán y ya es pieza de López Obrador como senador por la franquicia del PT y eso lo redime de todo pecado.

Arturo Núñez Jiménez, comisionado del PRI en la Comisión Federal Electoral la noche del 6 de julio de 1988, defensor de Salinas, feroz crítico del ingeniero Cárdenas. Núñez, el que llamaba “perras” a las diputadas del PRD cuando fue coordinador de la fracción del PRI. Actualmente es gobernador de Tabasco… por el PRD.

Enrique González Pedrero, director del IEPES y jefe de campaña de Salinas, ideólogo del salinismo, luego hizo berrinche porque no le dieron una posición alta a cambio sus lealtades al PRD, donde fue diputado y actualmente es pieza de AMLO.

Marcelo Ebrard, salinista de corazón, operador también del fraude del 88, luego importante asesor político de Salinas y legitimador del Tratado de Libre Comercio como subsecretario de Relaciones.

Ricardo Monreal, como diputado priista en 1988, fue de los más agresivos y violentos defensores de la victoria de Salinas; luego rompió con Zedillo porque le negó la candidatura en Zacatecas y en cuestión de segundos se hizo perredista.

Actualmente delegado en la Ciudad de México por Morena. Pedro Aspe, brazo financiero de Salinas y posteriormente asesor del gobierno perredista de Ebrard en el entonces Distrito Federal. Manuel Camacho, ya fallecido, gran “negociador” del megafraude por el PRI, después destacadísima pieza del PRD y AMLO.

A la larga lista de salinistas actualmente peones de López Obrador hay que agregar a Rolando Cordera, el cordobista Víctor Flores Olea y Federico Arreola, ese que pidió la reelección de Salinas porque había sido "el mejor presidente de la historia".

De Porfirio Muñoz Ledo poco se puede agregar a su pasado de saltimbanqui, ex presidente del PRI, ex presidente del PRD, embajador foxista ante la Unión Europea, parmista, petista, más lo que se acumule.

Como puede verse, la lealtad, fidelidad y congruencia no son precisamente atributos de los políticos.

Y en cuanto al lamentable estado actual del PRD después de sus graves desatinos y torpedeado por Morena, sólo podemos decir que ha sido un milagro que haya conservado su registro en la mayoría de los estados. Milagro, por cierto, favorecido por su alianza con el PAN.

Este es el actual PRD. ¿Valieron la pena el esfuerzo y los muertos?

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia