Alma Gloria Chávez
Alerta de Género: consideraciones
Sábado 2 de Julio de 2016
A- A A+

En materia de derechos humanos, Michoacán es uno de los estados con mayor rezago
En materia de derechos humanos, Michoacán es uno de los estados con mayor rezago
(Foto: Héctor Sánchez)

No son datos que puedan ser falseados, inflados o tomados en cuenta sólo para campañas electorales o promocionales; más bien resultan preocupantes, graves o definitivamente alarmantes, cuando se tiene pleno conocimiento de lo que involucran: la violencia. Y en sus diferentes ámbitos: el familiar y el social. Esto es, toman en cuenta a quienes practican la simulación y el control hacia los “suyos” al interior de la familia, ejercitando una “doble moral”, hasta quienes en la esfera de lo social y como autoridades o funcionarios imponen, manipulan, discriminan, falsean o maquillan actos de interés público, ignorando o acallando voces disidentes y corrompiendo los principios éticos que dan auténtico valor al ser humano.

Alarmante resulta que en entidades y municipios como los nuestros se considere como “normal” que hasta en centros educativos de nivel medio y superior se lleven a cabo prácticas tan deleznables como el hostigamiento y el acoso sexual, y que hasta sus directivos (o rectores, tratándose de universidades) lo justifiquen o minimicen, cuando alguien se atreve a denunciar, diciendo que “no sólo los varones (maestros y alumnos) lo practican, sino también las mujeres”. E igual sucede, obviamente, en cualquier institución, sea del Estado o del sector privado. Misoginia y acoso sexual son sólo algunos aspectos de las agresiones de género presentes en cualquier lugar y que han sido escuela para varias generaciones.

En materia de derechos humanos, Michoacán es uno de los estados con mayor rezago, y la política de igualdad de género ha sido sólo tema discursivo para muchos actores que después acceden a puestos de representación popular y toman como una especie de broma los programas para la igualdad de oportunidades y no discriminación contra mujeres; los dedicados a prevenir y erradicar la violencia intrafamiliar… y no se hable de “perspectiva o equidad de género”, porque hasta se dan el lujo de ironizar: “¿Quieren igualdad?, ¡pues que se fastidien!”, como he tenido ocasión de escuchar a algunos funcionarios, entre sonrisas socarronas y sirviendo de comparsa varias mujeres.

En 2014, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, mediante la Coordinación de Igualdad entre Mujeres y Hombres, realizó un monitoreo en nuestro estado sobre políticas públicas para atender al sector femenino y la responsable de éste, Ileana Lomelí Ruiz, declaró a medios informativos su preocupación ante los intentos de programas y políticas enfocadas a las mujeres, ya que “sólo inciden en perpetuar los estereotipos de género y no abonan a su auténtico desarrollo”. Y se encontró con que 43 por ciento de los funcionarios municipales afirmó que una mujer “no debe trabajar si desatiende el hogar y a sus hijos”, lo que revela que el tema de la crianza continúa muy enfocado sólo hacia las mujeres. ¿Y en cuanto a salario? Un director de Obras Públicas ganaba alrededor de 20 mil pesos y una directora de Instancia de la Mujer percibía cuatro mil 500 pesos en esa época.

Sin embargo, no podemos negar que también nos hemos encontrado con políticos y funcionarios sensibles, siendo la excepción, como toda regla.

Y si en Michoacán recientemente se ha declarado la Alerta de Violencia de Género, ha sido precisamente porque desde hace aproximadamente cinco lustros atrás que mujeres de organizaciones civiles hemos venido alertando de que todo eso que para muchos parece “normal”, resultan prácticas misóginas, discriminatorias y humillantes que atentan contra nuestra dignidad y al permitirlas se contribuye a generar mayor violencia.

Dicen quienes saben que “los delitos del narco sólo representan 0.5 por ciento del total de los ocurridos en un año en el país; que los asesinatos, robos, asaltos, tráfico de personas, secuestros y extorsiones los cometen también delincuentes que no son narcos… y que el incremento de homicidios bajó la probabilidad de que cualquier crimen fuera castigado”. Por eso el aumento de homicidios, secuestros, desapariciones y feminicidios.

La Alerta de Género –consideramos quienes hemos propugnado por una educación para la paz con justicia y equidad– pretende crear una conciencia ética y colectiva que contribuya a derrumbar todos los obstáculos que en la práctica impiden que el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres pueda ejercerse, apegado a derecho y sin distingos de ninguna índole.

La Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres no responde a acontecimientos recientes, sino que al no haberse adoptado y aplicado los mecanismos de intervención por parte del Estado en fechas anteriores, los actos violentos y de género fueron en aumento. La intención final de la declaratoria es “revertir patrones de comportamiento arraigados en las costumbres políticas y sociales, y lograr una respuesta efectiva de las distintas autoridades con la participación de la sociedad. Tomando en cuenta que existen mujeres, grupos y asociaciones que hemos contribuido en la promoción y educación de derechos humanos con perspectiva de género, así como en la construcción y creación de proyectos e instancias de formación y de atención con este objetivo.

Hoy se presenta una oportunidad a nuestras autoridades: crear verdaderos programas y políticas públicas enfocadas hacia las mujeres, con la participación efectiva de la sociedad, cumpliendo así con las recomendaciones que ha recibido el país por organismos internacionales de derechos humanos. Vale sin duda para la violencia: “Cuando una mujer se decida a intervenir, logrará cambiar a una persona, y cuando muchas lo hagan, cambiará toda la situación”.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento