Alma Gloria Chávez
Defender la educación
Sábado 25 de Junio de 2016
A- A A+

Aspectos de la lucha del magisterio democrático contra la Reforma Educativa.
Aspectos de la lucha del magisterio democrático contra la Reforma Educativa.
(Foto: Carmen Hernández )

“Privatizar la educación no es vender escuelas, sino algo peor: entregar la orientación y el funcionamiento del sistema nacional de educación pública a los agentes del gran capital internacional”, afirman integrantes del Movimiento Revolucionario del Magisterio. Y a quienes nos interesamos por el tema de la educación en México (y en cualquier lugar) nos parecen absolutamente reales y preocupantes estas aseveraciones.

Seguramente para muchos ciudadanos en el país, aunque no coincidamos con todas las tácticas que gremios y líderes magisteriales han utilizado, primero para alertar acerca de los cambios en los contenidos de la currícula educativa (en cualquier nivel y en distintos períodos), hasta llegar al rechazo a la modificación del artículo 3 constitucional y la serie de reformas de tipo laboral que sólo han servido para lograr la imposición de un régimen de servidumbre empresarial, estamos de acuerdo en que la educación en el país ha sido severamente golpeada por el mismo Estado, que tiene obligación de proporcionarla de manera eficiente, gratuita y sin distingos de clase, como uno de los principales derechos humanos.

La educación (consideramos muchas personas) es la herramienta indispensable que abre las puertas a la libertad, además de que permite la construcción de los elementos intelectuales necesarios que nos ayudan a aprender de nosotros mismos como agentes promotores de cambio junto a los demás, “ayudándonos a vivir mejor”. El significado de esta última frase, por ejemplo, al paso del tiempo se ha venido distorsionando, al grado de que hoy la mayoría de educandos y (lo más grave) muchos educadores, piensan que el “vivir mejor” se reduce a la posesión de bienes materiales… así que al preguntar a cualquier adolescente por qué le interesa determinada carrera, sin duda contestará: “Porque se gana bien con ella”. Por eso “las universidades hoy día son como empresas que venden diplomas y los estudiantes son considerados clientes que los compran”.

Sin duda mucho ha cambiado desde la época en que transcurrió mi paso por la escuela primaria provinciana. Pero hasta la fecha agradezco a maestras y maestros que nos insistían: “Recuerden que la educación no es de quien la da, sino de quien la recibe”, o bien: “Ser educado no es sólo asistir a una escuela”. Obviamente se referían a que nuestra educación necesariamente se complementaba en el hogar y en la comunidad, desde donde se nos animaba a ser personas responsables, serviciales y honestas. Además se tomaba muy en cuenta el respeto, empezando hacia nuestra propia persona.

Apenas dos décadas después, cuando mi hijo Irán asistía a la escuela primaria, ya eran notorios los cambios no tan favorables en el ámbito educativo: ya no se encontraban esos maestros y maestras que empezaban sus clases dando lectura a textos breves de autores clásicos (Rubén Darío, Neruda, Juan Ramón Jiménez, Ramón López Velarde, etcétera), aunque todavía sobrevivían algunos “talleres” que resultaban complemento ideal para la “creación de inquietudes”: apreciación musical, artes plásticas, artes manuales, artes escénicas, por ejemplo.

Con la experiencia educativa de Irán (desde preescolar hasta la universidad) es que pude apreciar, en toda su magnitud, el deterioro de la educación pública y privada y no sólo en Michoacán. Y fue también con maestros y maestras democráticos, durante la lucha que enfrentaron ante el gobierno en los años 80, cuando supimos a cabalidad de las perversas intenciones que se cernían sobre la educación pública al firmar el gobierno federal una serie de tratados y convenios comerciales, representando sólo intereses económicos y comprometiéndose a abrir las puertas a un mercado injusto, encabezado por empresas explotadoras de recursos humanos y naturales. Por consecuencia, el actual gobierno también está comprometido a terminar de modificar los planes de estudios para “capacitar” a individuos sumisos, no críticos y dispuestos a formar parte de un engranaje social puramente mercantil. Esto es, mano de obra barata para el gran comercio abanderado por el neoliberalismo.

Uniformidad, modas de toda índole, consumismo, violencia e individualismo se promueven en modernos medios de comunicación, que llegan a tener más credibilidad y aceptación que cualquier maestro o educador. Y no somos pocos quienes pensamos que la educación ya se encuentra secuestrada por el mercado, así que resulta absolutamente necesario dar un giro a esta situación, comprometiéndonos en la defensa de la educación que nos libere de esas cadenas. Exijamos la no criminalización del magisterio que defiende los principios de una educación libre y libertaria y rechacemos las reformas que sólo intentan justificar el secuestro de la educación pública para ponerla al servicio del gran capital.

Nuccio Ordine, filósofo italiano de visita en México invitado por la Universidad Iberoamericana como participante en el ciclo Seminarios de Reflexión Universitaria para Profesores 2016, en entrevista para conocido diario, es claramente enfático al mencionar que “escuelas y universidades deberían enseñar a sus estudiantes ser hombres y mujeres libres, capaces de razonar por sí mismos y resistir al fuerte consumismo que nos rodea, pero hoy no se cumplen esas funciones porque las instituciones de enseñanza están al servicio de un mercado”. Sin embargo, Ordine defiende el papel de los maestros en el proceso de transformación de una sociedad: “Necesitamos de esos maestros que animen a sus educandos a leer para formarse una cultura para ser mejores personas, para ser mujeres y hombres libres, capaces de vivir una vida por los demás”.
Muchos nos sumamos a la defensa de esa educación liberadora, así como a maestros que la promueven con ética y auténtica vocación.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar