Lunes 13 de Enero de 2020
A- A A+

El síntoma brota aquí y allá. Hasta ahora parece que el fenómeno no ha sido comprendido plenamente. Las generalidades con las que se pretende aprehender el problema son estériles como medio de diagnóstico y en parte por ello, por su carga de prejuicio, es que no existen alternativas operativas que modifiquen los caminos hacia la tragedia.

Qué se dice: que si es un fracaso de la familia; que si es la crisis de la escuela como institución formadora; que sí es la influencia de los medios de comunicación que distorsionan la realidad social; que si las redes sociales contribuyen a ello por generar una vía de comunicación en donde las personas lo menos que promueven es la empatía y los valores humanos; que si es la historia personal de cada individuo que termina mezclando, en un coctel inestable y explosivo, todas las emociones negativas de la trayectoria de vida, asumiendo que las sensibilidades de cada cual son distintas y por ello diferentes las respuestas, incluso las del que opta por la tragedia.

Y contrasta el absurdo de que los estudios que miden los índices de felicidad concluyan que México es uno de los países más felices del mundo o que desde la presidencia se afirme, sin pudor alguno, que los mexicanos viven felices, felices, porque las políticas públicas recién inauguradas lo están haciendo posible.

Tragedia en Colegio de Torreón
Tragedia en Colegio de Torreón
(Foto: Especial)

La realidad siempre terminará dando toques de distopía, irreverencia y subversión, frente al discurso establecido en todos los ámbitos en que se vinculan las personas. Son como un balde de agua helada echado en las espaldas de la normalidad que todos quisiéramos.

Tal vez esa sea la razón que explique las pobrísimas explicaciones que nos han podido ofrecer desde la Presidencia de la República, la Secretaría de Educación, hasta las oficinas que atendieron la tragedia. Nadie espera que una tragedia de esta naturaleza haga el papel de agua fiestas en una nación decretada como practicante de la felicidad.

Mucho debiera de hacerse porque el síntoma tiene rato manifestándose. En Nuevo León vimos al menos un par de casos. En otras entidades la violencia ha hecho victimas a escolares dejándoles mal heridos. Los casos de niños buscando o logrando el suicido son un grito de alarma de que las cosas no andan bien, de que la esperanza para muchos ha muerto, de que seguir viviendo no es para ellos una opción.

El problema está ahí y desde hace tiempo es reconocido en la comunidad académica, aunque no tanto por las burocracias gubernamentales. Los docentes tienen contacto ordinario con esta tendencia destructiva y se han visto limitados en su atención ante un problema que los rebasa y que debería ser atendido por políticas públicas integrales. La familia, la escuela, las organizaciones civiles, las instituciones de gobierno, las iglesias, los medios de comunicación, los colegios de profesionistas, las redes sociales, tienen el deber de cruzar horizontalmente una agenda que nos lleve a comprender todos los ángulos del problema y a decidir recomendaciones que tomen forma de políticas públicas.

Eventos como el de Torreón, la violencia escolar, la tendencia suicida entre niños y jóvenes, en fin, la crisis del relato de la esperanza y la felicidad, son una crítica anticipada a la idea de La Escuela Nueva y al discurso del fin del neoliberalismo que no incluye, en el nivel que se exige, una alternativa a estas realidades emergentes y distópicas.

En el futuro inmediato no puede pensarse la educación sin una apertura y coordinación empática entre familia, escuela, sociedad y gobierno. Si los salones escolares no les representa a los niños y a los jóvenes un espacio que aliente su esperanza y sus deseos de vivir, quiere decir que la escuela está fallando; si la familia no es el refugio y crisol de los mejores valores y de las emociones infantiles y juveniles, quiere decir que también está fallando; y si la sociedad no genera espacios positivos para el coraje, el desamor, el sentido de pertenencia, entonces tampoco está cumpliendo la misión humanista; y si desde el gobierno no se ve y se atiende a las personas en su compleja dimensión humana y sólo se les mira como clientes electorales, es claro que debe generarse una profunda reforma.

El simplismo y determinismo que se ha puesto de moda desde el poder para conocer y valorar la realidad en nada ayuda a comprender, más bien distorsiona, las causas de esta crisis que se expresa en síntomas como la tragedia del colegio de Torreón o la creciente violencia que atrapa entre sus garras principalmente a los jóvenes.

El derrumbe de los anhelos para vivir y el crecimiento de la desilusión por el mundo real es una condición que cobra vuelo y que debe encender las alarmas. Debe, por lo menos, mover a la reflexión para desestructurar los discursos vigentes que sesgan esta realidad y promover cambios. El problema de la salud mental debe atenderse como asunto de política pública. La perspectiva sobre la felicidad de las personas -un tema de implicaciones subjetivas-, debe abordarse con seriedad, no desde la superficialidad y mezquindad de la propaganda.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ciclovía, más allá del arrebato gremial

Rifemos el medio ambiente

Gobierno de Michoacán, aliado de los proyectos de emprendimiento de los jóvenes

Davos, el cambio climático y México

Nadie sabe lo que tiene

Ni tan felices

Duro golpe a los bosques

El año de la tierra prometida

Valioso tiempo perdido.

El informe de los voluntarios ante la crisis ambiental en Madero.

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?