Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
De los nombres de las notas
Martes 7 de Enero de 2020
A- A A+

La música clásica en Morelia termina cada año en los primeros días de diciembre con la última fecha de Todos los Jueves del Conservatorio de las Rosas y entonces comienzan mis problemas para cubrir las entregas convenidas con Cambio de Michoacán; que sí una nota más sobre el festival, que cual es la música clásica de la Navidad, que el resumen de lo mejor habido en el año. Para enero he recurrido a mis cartas petitorias a los Reyes Magos, pero nunca se me ha concedido nada de lo en ellas he solicitado; entonces ya las abandoné. Para hoy, en el devaneo de mis sesos, se me ha ocurrido platicarles de la historia de los nombres de las notas que se usan en nuestra música clásica, la occidental.

La música occidental, heredera de la música griega, hace uso casi exacto de la escala pitagórica, llamada así pues se atribuye a Pitágoras de Samos, músico y matemático griego, el haberla fijado mediante experimentos con el monocordio (instrumento de una sola cuerda, del que se obtienen diferentes notas “pisando” la cuerda). El resumen de sus resultados es como sigue: Si una cuerda de longitud X se pulsa, produce un sonido de frecuencia (vibraciones por segundo) N, con un tono característico de esa frecuencia, digamos un Do. Si la longitud se acorta a la mitad (la cuerda se pisa en el medio, X/2), sin que varíe su tensión ni su masa, su vibración tendrá una frecuencia doble (2N) y su sonido, muy semejante al fundamental, tendrá con éste un intervalo al que se llama octava. Sería el Do que sigue hacia arriba en la escala, y entre uno y otro hay siete tonos completos, ordenados en serie creciente de frecuencias. Pero la relación de frecuencias entre uno y otro tono es geométrica, no aritmética. Así, si la longitud de nuestra cuerda original se acorta a un tercio (X/3), la frecuencia aumentará al triple (3N) y la nueva nota estará a un intervalo de quinta de la anterior. Sería el Sol hacia arriba de nuestro segundo Do.

La música occidental, heredera de la música griega, hace uso casi exacto de la escala pitagórica, llamada así pues se atribuye a Pitágoras de Samos, músico y matemático griego
La música occidental, heredera de la música griega, hace uso casi exacto de la escala pitagórica, llamada así pues se atribuye a Pitágoras de Samos, músico y matemático griego
(Foto: Especial)

A los sonidos así obtenidos se les ha dado un nombre que permita referirse a ellos con precisión. En un principio, los diferentes grados de la escala fueron designados por letras griegas y después latinas. Esta nomenclatura literal (de letras) aún se usa en los países no latinos, en los cuales utilizan las letras de la A a la G para designar los grados de la escala a partir de nuestro La. En Alemania, donde todo lo del idioma es complicado, agregan la H para designar el Si, reservándose la B para el Si bemol, es decir, medio tono más abajo.

En el siglo XI, el monje Guido d'Arezzo observó que, en el Himno a San Juan, cada hemistiquio comenzaba con una nota distinta y que estaban en correcto orden ascendente de la C a la A. Se le ocurrió designar cada una de las notas por la sílaba inicial del hemistiquio. El texto del himno es

Ut queant laxis - Resonare fibris
Mira gestorum - Famuoli tuorum
Solve pollutiis - Labii reatus
Sancte Ioannes

D'Arezzo cambió la designación literal por la silábica, que en la actualidad se usa, exactamente igual en Francia: Ut Re Mi Fa Sol La, formándose después el nombre de la séptima nota con las iniciales de Sancte Ioannes: Si. En el siglo XVIII, un maestro italiano de canto, de apellido Doni, encontró incómodo decir Ut y la sustituyó por la primera sílaba de su apellido, Do, constituyendo la nomenclatura que ahora se usa en los países de habla italiana y española.

Estas nomenclaturas, literal y silábica, se refieren a los tonos en una octava, sin precisar a cuál de las octavas audibles pertenece la nota de la que se habla.

Cuando una obra se refiere que está escrita en La, Sol, Do, etc., significa que utiliza un sistema armónico basado en tal nota. Lo de mayores, menores, bemoles y sostenidos, todavía estoy tratando entenderlo para explicárselos otro día.

Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

¡Salud!... Maestro Mario Rodríguez Taboada

De los nombres de las notas

De la música clásica en el 2019

Melodía y armonía; vocales y consonantes

A propósito de festivales de música en Morelia

Cerró el XXXI Festival de Música de Morelia

Abrió el XXXI Festival de Música de Morelia

Una vez más, habemus Festival de Música

Inédita, insólita e irrepetible

Rhapsody in blue en el Conservatorio de las Rosas

De Sylvia Ordóñez y Gerhart Muench

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

“La Matraca” en “Todos los Jueves”

La OCUM estrena obra de Manuel Cuevas

La Sonata Hammerklavier y el Cuarteto Opus 130 de Beethoven

De mis mejores recuerdos de la música/6

Ilusión, frustración y gusto con la OCUM

Todos los jueves en el Conservatorio de las Rosas

De lo mejor de mis recuerdos en la música/5

De la veleidad humana y algunas de sus razones/2

De la veleidad humana y algunas de sus razones

De lo mejor de mis recuerdos en la música/4

De lo mejor de mis recuerdos en la música /3

De la música clásica en el 2018

Artículo 1000: Cerró el XXX Festival de Música de Morelia

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén