Julio Santoyo Guerrero
Valioso tiempo perdido.
Lunes 23 de Diciembre de 2019
A- A A+

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2019 (COP 25), realizada en Madrid España entre el 2 y 13 de diciembre pasado, ha resultado en un fracaso. El año que está por concluir tendrá que ser recordado en la historia de la humanidad como uno de los años en que la agenda ambiental quedó estancada y en el que los avances previos se han visto desdeñados o impugnados por algunos gobiernos de las naciones participantes.

El paulatino abandono o incumplimiento de los acuerdos para mitigar o revertir el cambio climático por ciertos gobernantes es la tónica que parece imponerse como recusable moda en los últimos años de la segunda década del siglo XXI. La irrupción en el mundo global de un discurso distanciado con el medio ambiente para privilegiar la singularidad de una economía movida por combustibles fósiles y tecnologías precursoras del cambio climático, con la justificación de la solidez de las economías locales y el empleo extensivo, se ha colado al liderazgo mundial influyendo puntualmente sobre algunas naciones europeas, asiáticas y americanas.

Desde el 2016 con la irrupción de D. Trump, que cuestionó y estigmatizó las perspectivas ambientales y objetó los acuerdos mundiales construidos hasta entonces, el avance del contra ambientalismo ha caminado a paso veloz logrando la adhesión de líderes políticos, sin que el mundo científico y las sociedades hayan tenido la suficiente capacidad de persuasión y respuesta para contener esta ideología irresponsable, que proclama la urgencia del presente sin más, y omite interesadamente las realidades del pasado y las probabilidades catastróficas del futuro.

El nuevo ánimo de los jefes de estado de las dos centenas de naciones, inscritas en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), ha llegado mermado a través de sus representantes en la COP 25, a tal nivel que la relación de acuerdos propuestos para ser votados ha decepcionado a la comunidad ambientalista mundial, que se lamenta la falta de voluntad de los líderes políticos para darle certidumbre a la civilización humana con acuerdos más exigentes para evitar el cambio climático.

Incluso gobiernos latinoamericanos como el de Brasil y México han sucumbido a ese pragmatismo económico que no dimensiona la gravedad de las prácticas productivas asociadas con la destrucción del medio ambiente y la generación de carbono. Ellos están abriendo sus economías a prácticas ecocidas y a usos propios de la era de la revolución industrial, menospreciando las tecnologías verdes y condenando a sus naciones y al planeta a daños irreversibles.

.
.
(Foto: Especial)

La irresponsabilidad de estos gobiernos debiera ser sancionada por sus ciudadanos. O están distraídos de la problemática ambiental o francamente están opuestos a las medidas que deben tomarse para remediar. En el fondo subyacen los compromisos con los sectores económicos renuentes a la conversión tecnológica y a la filosofía humanista ambiental de la era contemporánea. La dinámica del consumo, como único propósito de la existencia humana y pilar de la economía moderna, se antepone como solida frontera entre economía y medio ambiente.

El fracaso de la COP 25 es la derrota del gobierno mundial y de nuestra civilización, es un paso vergonzoso que consiente la destrucción del planeta en aras de los mezquinos intereses de las empresas más contaminantes. Representa la entrega de la vida humana y la civilización a los intereses de dichas empresas.

Nos queda a los civiles la tarea de redoblar esfuerzos organizativos, de denuncia y de propuesta para revertir tales fracasos. Si los gobiernos del mundo no han querido escuchar los millones de voces que se han manifestado en cada nación y han preferido atender a los cabilderos de los grandes consorcios económicos, es porque la ambición y el cinismo son su código de actuación; pero quiere decir que los ciudadanos del mundo deben ser más exigentes con los gobiernos que elijen y deben proceder entonces a retirarles su confianza y apoyo. Tendrá que haber mucha protesta social para que la COP 26 del 2020 tome la ruta correcta, por lo menos alcanzar el nivel de la COP 21 que alcanzó los históricos Acuerdos de Paris.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ciclovía, más allá del arrebato gremial

Rifemos el medio ambiente

Gobierno de Michoacán, aliado de los proyectos de emprendimiento de los jóvenes

Davos, el cambio climático y México

Nadie sabe lo que tiene

Ni tan felices

Duro golpe a los bosques

El año de la tierra prometida

Valioso tiempo perdido.

El informe de los voluntarios ante la crisis ambiental en Madero.

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?