Alejandro Vázquez Cárdenas
Ayotzinapa, otros datos. Aniversario
Miércoles 11 de Diciembre de 2019

Artículo escrito en el 2012. Agrego un par de datos.

A- A A+

Mucha tinta ha corrido desde aquel incidente en una gasolinera de Chilpancingo, el 12 de diciembre de 2011, tragedia ocasionada por "estudiantes" de la normal rural de Ayotzinapa, donde fallecieron dos estudiantes y un empleado de la gasolinera. La prensa de "izquierda", los amanuenses y los "tontos útiles" junto con la Comisión Nacional de Derechos Humanos han prácticamente canonizando a esos entes que han hecho de la violencia y la agresión su modo de vivir.

Para esa prensa no hay duda alguna, la razón está de parte de los ayotzinapos; toda la culpa es del gobierno, lo mismo da si es el Estatal o el Federal; para ellos nada hay que investigar, solo procede crucificar al Gobernador Aguirre y si se puede de una buena vez al Presidente Calderón.

No sorprende esa visión cuando proviene de la "izquierda" mexicana; es sabido que ellos ante cualquier incidente que involucre al Gobierno apagan de inmediato el intelecto y desentierran el hacha de la guerra; tampoco sorprende mucho la actuación de la CNDH, es proverbial la bondad con que trata a los criminales y los narcos.

¿Y que buscaban estos supuestos estudiantes de Ayotzinapa? , ya lo han dicho en todos los tonos, con bloqueos, asaltos a autobuses, cobro de cuota a automovilistas etc. Lo que exigen es una plaza asegurada al terminar eso que llaman “sus estudios”; cero evaluación académica, la plaza deberá ser a perpetuidad e inamovible. Y de paso, a pesar de ser una normal rural, la plaza debe estar, no en una localidad pequeña, sino en una ciudad.

.
.
(Foto: Especial)

Las buenas conciencias y una constelación de ONG exigen estridentemente castigo a los responsables de la muerte de los “estudiantes”, pero curiosamente ninguna de esas ONG dicen una sola palabra respecto del homicidio del empleado de la gasolinera, Gonzalo Miguel Rivas, quien murió, tras varios días de dolorosa agonía, a consecuencia de las quemaduras que sufrió al tratar cumplir con su deber como empleado.

Gonzalo Miguel Rivas cumplió con el protocolo de protección civil que lo obligaba a intentar apagar el fuego provocado aun cuando era evidente que el cumplimiento de ese deber lo ponía en grave riesgo de sufrir lesiones o morir, como finalmente sucedió. Los normalistas que rociaron de gasolina una bomba despachadora y le prendieron fuego incurrieron a todas luces en una conducta criminal, pero eso a la izquierda, a la CNDH y a las ONG no le importa.

Gonzalo murió a consecuencia directa de las acciones de normalistas asesino. Para él no hay justicia, no hay movilizaciones, su muerte no es objeto de negociación política. Evidentemente hay de víctimas a víctimas.

Hace unos días los ayotzinapos viajaron a la ciudad de México, claro, previo secuestro de 18 camiones que robaron en Chilpancingo, y, previsores que son, para no pasar hambre robaron también un camión de Bimbo. En Reforma se publica. “Para abastecerse de comida, los alumnos de la normal de Ayotzinapa robaron camiones de distintas empresas y los saquearon. Pan, carnes frías y frituras.” Los camiones de Coca-Cola, Bimbo, Capistrano, Sabritas y Gamesa aparecieron abandonados después del saqueo.

Finalmente cierro con un comentario de un anónimo lector aparecido en la columna de conocido periodista: "La Coordinadora Nal. del Magisterio, la Appos, los antorchos, los atencos, los ayotzinapos, el SME, etc. son grupos que se dedican a chantajear a funcionarios públicos tomando a ciudadanos de rehenes, haciéndolos objeto de todo tipo de vandalismo y de agresiones. ¡Qué bueno que les rompieron su madre! ¿Qué esperan que les pase? Andan con piedras, palos, bombas molotov, agitan, rompen golpean, amenazan, extorsionan, etc. ¿Qué esperan?, ¿que nunca, nunca, les pase nada? "

Pero finalmente algo de justicia se logró, no por el Estado, no por las ONG, no por las comisiones de los derechos humanos, fue por la insistencia del ya fallecido Luis González de Alba que jamás quito el dedo del renglón y logró, junto con la revista NEXOS, que póstumamente se le otorgara a Rivas la medalla Belisario Domínguez. En noviembre de 2012, por primera ocasión en la historia, la máxima condecoración que entrega el Senado desde 1954, fue entregada a un ciudadano que no es integrante de la clase política, empresarial, académica o cultural.

Fue en el sexenio de Peña Nieto, por cierto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

El maltrato por un narcisista

Que es la autocrítica

La corrupción y los medicamentos

México y Cuba; Una relación de altibajos

López de Santa Anna

Por que mentimos

Narcoestado

Legalizar drogas, ¿Es la solución?

Ayotzinapa, otros datos. Aniversario

Eutanasia, morir con dignidad

Locura y poder una mala combinación

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?