Alejandro Vázquez Cárdenas
Como nos autoengañamos
Miércoles 20 de Noviembre de 2019
A- A A+

Daniel Goleman es un psicólogo, periodista y escritor norteamericano, que saltó a la fama mundial con un best seller internacional, Inteligencia emocional, el cual vendió más de 5 millones de ejemplares y ha influido bastante en diversos campos de la psicología tanto clínica como laboral. Entre sus otras obras ha escrito El punto ciego. Psicología del autoengaño, un análisis de las diversas formas en que los seres humanos nos autoengañamos para protegernos de la ansiedad, el fracaso y el dolor. Esencialmente sostiene que el autoengaño es muy difícil de aceptar y que resulta prácticamente imposible “darnos cuenta de que no nos damos cuenta”, afirmación que en México nos remite al reclamo que hizo The Economist a Peña Nieto en el 2015 “Peña Nieto no entiende que no entiende”; pues sí, ni EPN ni su cohorte de asesores entendieron que la estaban regando desde el punto de vista político; y las consecuencias las estamos pagando.

Debemos entender, y aceptar, que el autoengaño opera tanto a nivel individual como colectivo. El precio de la pertenencia a cualquier grupo o partido es no darnos cuenta de nuestras propias dudas y no cuestionarnos el por qué el grupo o partido hace lo que hace y cómo lo hace. El partido, por su parte, aplasta toda disidencia siguiendo el ejemplo soviético que afirmaba “nosotros nunca nos equivocamos”.

El autor recurre al concepto de “punto ciego” para ilustrar su teoría. ¿Qué es eso? Va una explicación sencilla; resulta que en la parte posterior del ojo hay una zona que carece de las terminaciones nerviosas que tapizan el resto de la retina. Esta zona es un “punto ciego” que no transmite información al cerebro. Es una metáfora fisiológica, que describe nuestras dificultades para ver las cosas tal y como son. De manera coloquial podemos decir que nos colocamos una anteojeras, solo vemos lo que deseamos ver; fenómeno harto frecuente entre los seguidores y fanáticos de un partido o persona.

Se puede afirmar que nadie se halla libre del autoengaño, esa estrategia mental que nos permite esquivar la realidad para evitar asumir las consecuencias; aceptémoslo, todos en algún momento lo hemos presentado.

.
.
(Foto: Especial)

Pero también existe también el autoengaño que opera de manera consciente; una persona sabe que tiene que realizar algo, pero se convence a sí misma para dejarlo para mañana; alguien reconoce que tiene un problema y se autoengaña pensando que el tiempo lo solucionará. En estos casos la mentira está tan bien armada que ni siquiera se es consciente de ella. Así, una persona puede descubrir que ha borrado de su memoria hechos importantes o que se ha mantenido ciega ante las claras evidencias de que su vida de pareja ya se ha ido al traste, es irredimible y ya se fue por la cañería. El autoengaño es sutil, es difícil darse cuenta de lo que preferimos ignorar.

Todas las personas tienen puntos ciegos, zonas de su experiencia personal en las que son proclives o de plano desean autoengañarse. Estas lagunas mentales tienden a ser rellenadas con explicaciones racionales o francas imaginaciones. Es hecho comprobado que no percibimos la realidad tal y como es, sino que elaboramos nuestra interpretación particular, incluso la memoria resulta altamente engañosa, pues contiene una serie de filtros que seleccionan la información.

En otras palabras, esquivamos la realidad. Y eso definitivamente no es bueno; a mediano y largo plazo puede resultar terriblemente malo. Lo dice ya Antonio Machado "Peor que ver la realidad negra es el no verla". En otras palabras, problema que se soslaya, estalla.

Por eso, lo más importante es mantener un pacto de honestidad con uno mismo. Y dado que siempre resulta difícil detectar los propios trucos, se necesita el espejo de los demás. Con sus comentarios, sus críticas y su visión distinta, desde otra óptica, las otras personas contribuyen a iluminar rincones que permanecían ocultos. No seamos sordos ni ciegos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

México y Cuba; Una relación de altibajos

López de Santa Anna

Por que mentimos

Narcoestado

Legalizar drogas, ¿Es la solución?

Ayotzinapa, otros datos. Aniversario

Eutanasia, morir con dignidad

Locura y poder una mala combinación

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México