Samuel Ponce Morales
La Conspiración
AMLO, los golpes de Culiacán y LeBarón
Martes 19 de Noviembre de 2019
A- A A+

De acuerdo con una encuesta de El Universal, la aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador sufrió la peor de sus caídas desde que asumió el cargo el 1 de diciembre de 2018.

El desplome fue de 10 puntos, que el estudio de medición adjudica al fallido operativo en Culiacán -que derivó en la liberación del hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, fundador del Cártel de Sinaloa-, y a la masacre de nueve mujeres y niños de la comunidad LeBarón, en Sonora.

A la pregunta de si aprueba la forma en cómo López Obrador desempeña el puesto de presidente, el 58.7 por ciento respondió afirmativamente.

La cifra es 10 puntos inferior a la encuesta realizada por el mismo diario en agosto pasado, cuando obtuvo un 68.7 por ciento de aprobación.

La evaluación realizada por El Universal muestra, además, una caída constante en los niveles de aceptación del presidente, de marzo a la fecha.

Mientras que en marzo de 2019 la aprobación fue de 79.4 por ciento, para junio bajó a 72.7; en agosto siguió descendiendo hasta llegar a 68.7 y ahora, en la medición de noviembre, cayó a 58.7.

Es decir, de marzo a la fecha la caída en los índices de aprobación de López Obrador ha sido de 20.7 puntos, la mitad de éstos tras los hechos de Culiacán y Sonora.

Ante los índices de violencia que vive el país -los más altos desde que se lleva registro-, el presidente ha reiterado que no modificará su estrategia de no confrontar a los cárteles del narcotráfico y de apelar a que los sicarios se porten bien.

Normalistas, los otros cómplices



Y, bueno, ya lo dijo un dirigente de los industriales de la transformación en Michoacán, Abelardo Pérez Estrada, los normalistas no solo retienen o secuestran a conductores de autobuses de pasajeros y camiones de carga y a los propios vehículos, sino que, aparte del saqueo de las unidades, extorsionan a los dueños para la liberación de los mismos.

Cuauhtémoc cárdenas Solórzano.
Cuauhtémoc cárdenas Solórzano.
(Foto: Especial)

Todo lo anterior no es extraño, incluso, añadiendo, el hecho de que el líder empresarial dejara entrever que las acciones de los normalistas, efectuadas para lograr respuestas positivas a una serie de demandas que escasamente se refieren a la parte académica, llegan a ser consideradas similares a las del crimen organizado.

De acuerdo al significado el crimen organizado, también llamado delincuencia organizada, es toda aquella organización compuesta por un grupo de personas con determinadas jerarquías, roles y funciones, cuyo principal objetivo es la obtención de beneficios materiales o económicos mediante la comisión de delitos.

Sin embargo, otras de las características del crimen organizado que llegan a presentar tales niveles de estructuración y complejidad en sus operaciones que se asemejan a los de una empresa, es lograr burlar el control gubernamental y crear eficaces tramas de redes criminales tanto a nivel local como global.

Además, como se sabe, el crimen organizado suele estar constituido por individuos vinculados o cercanos a grupos de poder, razón por la cual sus cabezas logran evitar caer en manos de la justicia. Y eso es lo que pasa casi exactamente en territorio michoacano, los normalistas están ligados con las autoridades federales y estatales, directa e indirectamente.

De no ser lo anterior, ante las denuncias ya interpuestas, seguramente, más de uno de los jóvenes estudiantes de Normales que participan en la retención o secuestro de personas y vehículos automotores estaría purgando condena en algunos de los llamados Centros de Rehabilitación Social (CERESOS).

Solo que las autoridades de los Gobierno de México y de Michoacán -desde las áreas se seguridad pública hasta de procuración de justicia- saben que aplicar el marco jurídico a los normalistas infractores podría provocar manifestaciones violentas en el estado con consecuencias lamentables, no importando que, al final, se conviertan en cómplices.

Nada es lo que parece



1.- En la agenda de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano para este miércoles incluye asistir a un evento en el municipio de Múgica, a invitación del alcalde Raymundo Arreola Ortega, en donde se develará un busto del General Lázaro Cárdenas del Río.

2.- Por cierto, en el Gobierno de Michoacán, de los significativos seguidores del exgobernador Lázaro Cárdenas Batel sobre sobrevive el exsecretario de Planeación y exlegislador federal Erick López Barriga, aunque, por lo que se ve, sin demasiado entusiasmo.

3.- “Vuelvo a decir, no se va a entregar dinero a organizaciones, como era antes, no van a haber partidas de moche y no se acepta el influyentismo”: Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, al hablar de las manifestaciones campesinas que reclaman mayor presupuesto al agro.

Conjuro



Si el expresidente de Bolivia, Evo Morales, llegara pisar tierras michoacanas, no estaría mal que fuera aprender el caso Cherán…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

INE, sobre el escritorio

IEM, el juego

Los prematuros aspirantes

Alfonso Martínez

Toño García en anteprecampaña

Manotazo gubernamental

2020, la lupa

La carta de la ya ex aspirante a la CEDH

Buenavista, otra vez Buenavista...

Un cantautor hacia la gubernatura

Congreso, unos tipos de cuidado

Morena, la piedra en el zapato

CNTE, el triunfo del chantaje

Y los aspirantes cono si nada

Morelia, plaza en disputa

CEDH, la lucha por la titularidad

TEEM, con alfileres

Tres michoacanos con Mario Delgado

La incosteable Junta de Caminos

Morena, mujeres aspirantes

Hacen puré medidas de EU

ZEE, el muerto que nunca nació

Michoacán, el efecto INE

LeBaron, y los demás…

Múgica alrededor de Cárdenas

Rescate en las alturas

AMLO, los golpes de Culiacán y LeBarón

Michoacán, diagnóstico de empleo

Michoacán, ¿zancadillas en el Gabinete?

El sorprendente Lalo Tena

La encrucijada del SPUM

Indígenas, pendientes

“¿Para qué chingaos votamos por ustedes?”

PVEM, el coqueteo con un Orihuela

El super subsecretario

Cherán, el derecho en insurrección

El vídeo del hijo del Chapo

Nadie domina en Morena Michoacán

La danza de los normalistas

Morena Michoacán, a prueba

El inesperado respaldo a Cristóbal Arias

Torres Piña, el otro destape

Congreso corto

Senado, el michoacano influyente

Aguililla, ¿las cartas sobre la mesa?

Masacre en Aguililla

IEM, los que aspiran

PRI, la lucha por la gubernatura

Un bloque portuario inesperado

Urapicho, crónica no anunciada

TEEM, por una reforma electoral local

IEM, los que merecen

TEEM, el arribo

Morena, la diferencia

Silencio electoral

Morena, una elección de fundadores

El legado del TEEM

Esperando al auditor...

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…