Hugo Rangel Vargas
Del comercio a la dignidad
Viernes 15 de Noviembre de 2019
A- A A+

"¡Porque ya suena el himno unanime; la generación real lleva a cuestas, por el camino abonado por las padres sublimes, la América trabajadora del Bravo a Magallanes, sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva!", así abrazaba Martí, en 1891, el sueño latinoamericano. Antes y después de él, mentes brillantes soñaron con ansiedad la posibilidad de construir una patria grande, forjada con los mismos dolores y abriendo los ojos a una misma esperanza.

Pero México, la más norteña nación de la Patria Grande, puso sus ojos más mucho más al norte, seducida por los sueños de la razón neoliberal y arrebatada por el dolor de enviar a sus hijos allende el Bravo, ante la indolencia de un gobierno incapaz de dar felicidad a los suyos en sus propias tierras. En efecto, durante la era de la ortodoxia económica, nuestro país privilegió el comercio en sus relaciones internacionales, tanto con los países de su continente, como con las naciones de otras latitudes.

La raza de bronce se reveló, sin embargo, y deshizo el yugo que le oprimía para mandar a un gobierno al frente de una nueva era, un nuevo momento en el que sus dirigentes tienen en clara la decisión fundamental de una mayoría que se volcó a las urnas conociendo bien a bien por lo que estaba votando. López Obrador no engañó a nadie, en su campaña ofreció una política exterior apegada a los principios constitucionales, mismos que datan de la tercera transformación y de una tradición histórica de intervencionismo y de lucha contra el asedio constante de las potencias. Dos de los emblemas de la 4T, y que ofrecía como ejemplo en su narrativa durante la campaña electoral, eran Juárez y Cárdenas, próceres que sortearon estás dificultades.

.
.
(Foto: Especial)

No hay sorpresas y en pocos días de agolparon tres sucesos: la visita del recientemente electo presidente de Argentina, el viaje a México de Rafael Correa, ex presidente de Ecuador y el asilo al presidente en exilio de Bolivia, Evo Morales. Tres hombres militantes de izquierda que representan progreso y logros para sus pueblos.

México lanza un guiño al mundo y a la vez a sus orígenes, a sus raíces. Este pueblo generoso para arropar al extranjero en desgracia, para darle mano a quien no encuentra tierra, ni refugio; nuestra tierra de calor y de maíz vuelve a abrir sus brazos, ya no a mercancías, sino a hombres y mujeres, cargados de historias, de saberes, de paciencia, de experiencias, de talento.

Evo llegó. Con él viene toda la experiencia de inclusión de los pueblos originarios, todo el saber del cuidado de la naturaleza y de darle a la tierra los derechos que le hemos negado. Evo sabe cómo demostrar éxito a los neoliberales y callar bocas. Vaya momento para recibirle y decir que México piensa en el futuro y ya no sólo en negocios para pocos, que México piensa en dignidad y ya no sólo en comercio.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Michoacán y la tentación de la deuda.

Silvano: La tentación del poder a trasmano

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive