Julio Santoyo Guerrero
Culiacán, el síndrome
Lunes 21 de Octubre de 2019
A- A A+

Como en varías de las instituciones del gobierno federal en la de seguridad se operó una transformación profunda. Se modificaron las leyes, se instituyó la Guardia Nacional y se desapareció a la Policía Federal. Casi desde el inició de este gobierno se procedió con furor a tumbar el entramado institucional previo para crear uno nuevo que asegurara con eficiencia el máximo objetivo: la seguridad y la paz pública.

La "guerra contra el narco", se dijo, ha terminado pues lo que se hizo en el pasado fue "apalear el avispero"; se deben atacar las causas de fondo: la pobreza, el desempleo, la falta de oportunidades educativas; debe privilegiarse la paz: "abrazos y no balazos" y las masacres deben acabarse. Incluso hubo llamados para que los cárteles del narco depusieran las armas y se abrieran los caminos para la paz. A partir del cuarto mes de gobierno y presionados por la exigencia pública que daba testimonio del crecimiento de los actos delincuenciales, se ofreció que en seis meses comenzaríamos a ver resultados.

Los cárteles del narco han hecho oídos sordos a los llamados de buena intención gubernamental. Los programas para abatir la pobreza y la generación de oportunidades educativas y de empleo, no han pegado en las motivaciones profundas que tienen los jóvenes que se involucran con las bandas criminales, y difícilmente lo tendrán porque los efectos previstos tienen como temporalidad el paso de generaciones. Hasta ahora, ningún cartel ha hecho pronunciamiento alguno ofreciendo su voluntad para alcanzar la paz, más bien lo contrario han profundizado los niveles de violencia y aprovechando la "misión de paz" de la Guardia Nacional, la han humillado y le han pegado en el honor.

Hasta ahora el haber desmontado la previa institucionalidad que encaraba a la delincuencia organizada no ha dado resultados reconocibles. La semana pasada y con muchos requiebres estadísticos el Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, trató de justificar un "punto de inflexión" de la actividad delictiva, es decir, trató de alentar el optimismo público. Eso lo afirmó el lunes 14, el jueves 17 ocurría el error por "precipitación" en Culiacán.

El error de Culiacán expone la fallida política de seguridad del gobierno federal.
El error de Culiacán expone la fallida política de seguridad del gobierno federal.
(Foto: Especial)

El error de Culiacán expone la fallida política de seguridad del gobierno federal. La narración oficial de seis versiones distintas de lo ocurrido habla de la desarticulación atroz de las instituciones que debieran estar plenamente coordinadas. Descoordinación que proviene desde el contenido mismo de las leyes que rigen a la Guardia Nacional y la operatividad de la Secretaría de Seguridad Pública. Hace notar que el desmantelamiento de la Policía Federal y la reforma del sistema de inteligencia no fueron debidamente pensados.

El error institucional de Culiacán y el fallido enfoque de "abrazos y no balazos" ya estaba presente en el mes de mayo en La Huacana, Michoacán, cuando reconocidos criminales desarmaron y sometieron a militares en donde exigieron y lograron que le regresaran armas y una ametralladora Barret 50. Estaba anticipado en sucesos previos en que elementos de la Guardia Nacional, del Ejército Mexicano y la Marina fueron lapidados, apaleados y pateados por "pobladores" sorprendidos en actos delictivos o protegiendo a grupos criminales.

Preocupa que el gobierno federal se empeñe, después de la tragedia de Culiacán, en seguir a raja tabla el guión de una política de seguridad que no da resultados y que está precipitando al descrédito a instituciones fundamentales para la gobernabilidad del país como el Ejército y la Marina ... y la del propio Ejecutivo. La renuncia del Gabinete de Seguridad, que debe ser obvia, tiene que ser seguida por una modificación del enfoque y principios que han demostrado su inutilidad. La voz de expertos que quedaron encarpetadas en las varias consultas que se hicieron durante las campañas y previo a la toma de posesión debieran ser al menos releídas y reconsideradas.

Si el gobierno federal sigue operando con la misma doctrina, enfoque, estrategias y modos de coordinación, tendrá resultados semejantes a los de Culiacán o tal vez peores porque los cárteles ya comprendieron cuál es su debilidad. Obsequiarle al crimen victorias gratuitas es deplorable pero sólo puede ser comprendido por el hecho de que toda la estrategia está mal planteada. El problema no está en si fue correcto o incorrecto liberar al delincuente, el problema mayor está en cómo llegaron hasta ahí y cómo fue que se metieron ingenuamente a la emboscada las instituciones federales del sistema de seguridad pública.

La precipitación, improvisación y superficialidad que ha distinguido el diseño de las políticas públicas del gobierno en turno ya genera resultados poco afortunados. No vaya a ser que el síndrome Culiacán brote en otros temas críticos como la economía, la salud, la educación, la migración, el medio ambiente, el campo y otros en donde se han tomado decisiones harto controvertibles.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?