Alejandro Vázquez Cárdenas
El campo, una tragedia
Miércoles 9 de Octubre de 2019
A- A A+

No es necesario tener un titulo universitario, ni tampoco haberse tostado años bajo el sol como iguana, para darse cuenta que en México, el campo, históricamente y en la actualidad, ha sido y sigue siendo un segmento atrasado, incapaz de competir con otros países.

Datos: En los últimos 10 años, la dependencia alimentaria de México empeoró, veamos el caso del arroz, el 87% del total del consumo se abastece con importaciones, mientras que en 2008 representaban el 70 por ciento. Obviamente se paga en dólares, lo que encarece su precio.

Otro caso es el trigo; hace 10 años el 55 por ciento se importaba, pero para el 2017 ya era el 62 por ciento. Sobra decir que el principal trigo que se importa es el panificable.

La dependencia alimentaria de México es, desde hace sexenios, una realidad que todos los presidentes han matizado. El argumento mas utilizado para justificarse es que ningún país es totalmente autosuficiente en alimentos, lo cual es parcialmente cierto, para luego afirmar que buscar la autosuficiencia es una «política equivocada»; listo, ya no hay problemas. Pero no, los problemas siguen ahí.

Nuestros vecinos, los Estados Unidos, poseen autosuficiencia alimentaria y por si no fuera suficiente cuentan con el respaldo de México, que se ha convertido en su proveedor número uno de alimentos, a cambio, nuestro país importa sus excedentes.

¿Cómo se llegó a esta tragedia? Tampoco es necesario titulo alguno de economista, historiador o lo que se nos ocurra, simplemente basta con poco de sentido común, buscar información y revisar cual ha sido la evolución del campo mexicano.

Veamos; después de Revolución, México fue manejado por militares, no por políticos ni por gente que supiera de agricultura. Al principio, con el Gral. Lázaro Cárdenas como Presidente, el conflicto armado había terminado, no así la agitación social, que continuaba siendo un factor de peso. Entonces, tanto por ideología como por populismo Cárdenas decidió implantar el sistema ejidal… y ahí se pudrió el asunto. Grandes extensiones altamente productivas se fragmentaron en cientos o miles, con «dueños» que no era dueños de nada, y como invariablemente sucede cuando nada es de nadie, la producción se fue al suelo. Y en muchos caso ahí sigue.

.
.
(Foto: TAVO)

En esos años, en el campo mexicano vivía la tercera parte, o más, de la población del país. Y para atraerse a esa enorme masa de voluntades el General repartió lo que los agrónomos a su servicio le decían que excedía de 100 hectáreas. Se entregaron a tres millones de ejidatarios más de cien millones de hectáreas, en calidad de propiedades «inembargables, intransferibles, inajenables e imprescriptibles».

No descubrimos el hilo negro al decir que el campo fue criminalmente abandonado desde el punto de vista operativo, pero bien atendido políticamente. Se cuidó su potencial para producir votos de apoyo al PRI (voto verde), pero se abandonó su capacidad para producir alimentos. La idea proteccionista se mantuvo desde los años 40 hasta su máxima expresión en la época del populismo en los años setentas, a pesar de que ya en las postrimerías del periodo de Díaz Ordaz había conciencia de la imposibilidad de mantenerse como un país cerrado; había que escoger entre abrirse o elevar el proteccionismo. Se escogió lo peor y todos pagamos las consecuencias.

En México hay unos 30 millones de hectáreas de tierra cultivada, de las que poco más de 3 por ciento se dedica a cultivos exitosos. Esos cultivos son espárragos, mangos, limones, tomates, pepinos y en los últimos años el aguacate, que ha alcanzado precios estratosfericos.

Más de un tercio del campesinado cultiva maíz, es decir, compite contra ese mismo cultivo en los EUA. El cultivo mexicano de una tonelada de maíz requiere 14 personas, mientras que para el mismo volumen en los EUA se requiere 0.14 personas. La cifra es de una cegadora evidencia y no admite mas que una conclusión: El campo mexicano, como está, simplemente no puede competir.

Ciertamente tanto en los EUA como Canadá y también en varios países de Europa el campo está fuertemente subsidiado. Pero en ellos la población que se dedica al campo ronda por el 2% y aquí andamos por el 20% ¿El remedio seria subsidiar el ineficiente campo?, mejor quemar el dinero, calentar una caldera con billetes tendría mas utilidad; recordemos la experiencia con Banco de Crédito Ejidal, mas conocido como «Bandidal» , para ver que por ahí no va el remedio.

No tengo una bola de cristal, pero no se necesita ninguna para afirmar que con nuestras autoridades y legisladores el campo seguirá igual... o peor.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eutanasia, morir con dignidad

Locura y poder una mala combinación

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana