Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Libre manifestación vs violencia
Viernes 4 de Octubre de 2019
A- A A+

Se cumplió una aniversario más de los acontecimientos lamentables que desencadenaron una masacre de estado contra estudiantes y contra el pueblo mismo que de alguna forma se había sumado a la protesta frente a la represión gubernamental encabezada por Gustavo Díaz Ordaz, presidente de la república en aquel 2 de octubre de 1968, quien asumió la responsabilidad histórica de la Matanza de Tlatelolco y quien a través del control de la prensa comprada o amedrentada minimizó los estragos del terrible acontecimiento que enlutó centenares, miles de hogares mexicanos y que marcó un parte aguas en la vida nacional.

Son 51 años desde aquella fecha que acuñó en la conciencia social la frase “2 de octubre no se olvida” y que efectivamente no se ha olvidado pero que ha servido de pretexto para que grupos de porros, o reventadores de marchas, antes auspiciados por el mismo gobierno y hoy respaldados por aquellos que no soportan haber perdido el poder, tomen actitudes reprochables escondidos bajo el anonimato que les otorga el uso de una capucha o de cualquier trapo que permite bautizarlos como esbozados. Personajes que luchan por la libertad pero han caído en libertinaje, que combaten a favor del respeto y hoy se convierten en trasgresores del mismo.

La marcha de este miércoles próximo pasado en memoria de lo ya puntualizado no fue la excepción pero gracias a la estrategia del gobierno de la ciudad de México que convocó a funcionarios y policías a conformar El Cinturón por la Paz y el apoyo de corporaciones federales no fue tan destructiva contra comercios y edificios públicos, aunque por supuesto que se presentaron episodios atroces, no en la medida de eventos anteriores. Haya sido como haya sido , no había pretexto para caer en posturas extremas puesto que no concurría pretexto alguno para hacerlo ya que , tal como se había anunciado, no existiría intento de represión alguna, por el contrario, personas del propio gobierno acompañarían las actividades de protesta. Si el objetivo de la conmemoración era recordarles a los gobiernos emanados de la derecha su repudio por la represión y abuso de poder en el 68 en esta ocasión las condiciones son totalmente distintas, porque el país es regido por un presidente que con toda claridad es de tendencia izquierdista y que años padeció las múltiples estrategias que la federación aplicó en aras de trastocar el derecho a la libre manifestación.

Gustavo Díaz Ordaz, presidente de la república en aquel 2 de octubre de 1968, asumió la responsabilidad histórica de la Matanza de Tlatelolco.
Gustavo Díaz Ordaz, presidente de la república en aquel 2 de octubre de 1968, asumió la responsabilidad histórica de la Matanza de Tlatelolco.
(Foto: Especial)

En este contexto, no extraña la postura del ex presidente Felipe Calderón quién critico a López Obrador por validar la idea de las vallas humanas, que por cierto fueron insuficientes ante los 40 000 manifestantes que se calcularon, tan duras fueron las críticas del michoacano que le reclamó a AMLO el no encabezar dicha valla, además de acusarlo de poner como carne de cañón a personas inocentes o a personal de gobierno calificando como denigrante su papel; efectivamente, quizá no fue lo más correcto porque sin duda se corrían riesgos pero el que menos calidad moral tiene para señalar tal o cual acción es precisamente Felipe porque si algo significó su periodo de gobierno fue su lejanía con el pueblo y su cercanía con el Estado Mayor Presidencial y con las múltiples vallas de hierro que encerraban decenas de calles , desquiciando la movilidad y tránsito en cada ciudad o pueblo que visitaba.

Hoy Calderón lanza twiters por celular o computadora, acción que replica su esposa Margarita, según demostrando cercanía y comprensión con la agente cuando fue un especialista en tácticas de reprimenda y escabullimiento. Este señor no tiene vergüenza, como tampoco la tiene Fox, porque simple y sencillamente encabezaron gobiernos elitistas, corruptos y represores. ¿A poco creen que el pueblo toma sus comentarios de ardidos como auténticas joyas de la democracia y la justicia social?. Deberían aprender de Peña Nieto que mejor anda de “socialité” pero calladito se ve más bonito, aunque sea disfrazadito.

Por otro lado, es justo el reclamo que hacen los integrantes de la Coparmex condenando el vandalismo y exigiendo que se aplique la ley contra los provocadores de disturbios, porque habrá de puntualizarse que no es con frases benevolentes como debe corregirse a los rijosos e irresponsables, deben ser sometidos ante los hechos de fragancia que se atestiguan, una cosa es ser comprensivos, acreditar la libertad de expresión y los derechos humanos y la otra es permitir atracos a la sociedad. Las acciones irracionales de los mal llamados anarquistas deben ser castigadas con apego a la legislación, y si bien es cierto que, en caso de ser expresiones espontaneas y no pagadas como todo indica, se ventila cierto efecto de desintegración familiar, éstas no se van a corregir ni hablando con los papás, con las mamás ni con los abuelos, sino simplemente aplicando acciones constitución llevando ante la justica a quienes actúan como desequilibrados sociales.

Si es verdad aquello de nadie por encima de la ley ya es tiempo de que se demuestre, una cosa es ser un gobierno indulgente y otra ser un gobierno medroso e irresponsable, todo esto a pesar de que las conductas de los encubiertos son provocaciones directas al gobierno de López Obrador.
Alain Badiou, escritor y politólogo francés, externó: “La sociedad alienta sistemáticamente la violencia y luego se ve obligada a combatirla con una represión terrible. Como la violencia está constantemente incitada, hace falta un aparato policial para controlarla. El resultado es que terminamos agregándole a la violencia social la violencia del Estado” y Fidel Castro sentenció: “Ni los muertos pueden descansar en paz en un país oprimido.” México requiere fortalecer sus libertades pero al mismo tiempo debe contar con un gobierno astuto y tolerante que sea responsable del equilibrio social basado en la aplicación justa de sus leyes. Es momento de intentarlo.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Marko Cortés… Mala estrategia

¿Cambio de imagen a Morelia?

López Obrador ante el acoso de la nostalgia

Estrés laboral, atendido por empresas

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo