Carlos Enrique Tapia
MIGRACIÓN MÉXICO-EU
Es la ciencia, no la fe estúpido
Miércoles 25 de Septiembre de 2019
A- A A+

A. La frase que da título a esta nota fue expresada por los miles de jóvenes que inundaron las calles el viernes pasado en Europa, África, Estados Unidos, México y otros países de América Latina, con la marcha Fridays for Future inspirada por la joven sueca Greta Thunberg, para hacer conciencia por el cambio climático y sus implicaciones.

Destaca también “los adultos fallaron”. Ambas frases resumen dos asuntos polémicos: ni la economía ni la religión solucionarán el cambio climático. El pensamiento único neoliberal y globalizador devasta al planeta, mientras el negacionismo religioso, particularmente protestante y sus diversas denominaciones, justifica el problema.

No hay “planeta B”, gritaron los jóvenes. Esta semana la enésima cumbre contra el cambio climático de la ONU, con la notable ausencia del principal negacionista religioso y anticientífico sobre el tema, Donald Trump, no implicó grandes avances, aunque los jóvenes del mundo no solo son el futuro, sino el presente con sus protestas.

B. En redes sociales estalló una discusión sobre la “valentía” de la Liga Comunista 23 de Septiembre, que intentó secuestrar al oligarca Eugenio Garza Sada, muerto en la refriega que según la historiadora Laura Castellanos (México armado: 1943-1981, Era, 2007), no fue asesinado por la guerrilla sino por el Estado mexicano.

Revisar la historia de procesos que ponen en tela de juicio al Estado mexicano, al PRI y la oligarquía que apoyó la represión y genocidio de estudiantes, campesinos, médicos, tiene sus pros y sus contras, sobre todo si se hace desde una perspectiva que cuestiona la historia oficial que ha pretendido borrar las luchas sociales de miles de mexicanos.

Destaca en redes sociales el linchamiento –nada increíble en la derecha y ultraderecha mexicanas, su arma favorita- contra el exdirector del INEHRM y la intención de mitificar al oligarca y despreciar a los miles de jóvenes desaparecidos, asesinados, torturados y reprimidos por el PRI y el Estado mexicano, genocidio celebrado por la oligarquía.

El maniqueísmo en la historia es proverbial: buenos y malos. Para el revisionismo histórico conservador (Enrique Krauze, el más visible), buenos fueron el dictador Porfirio Díaz porque “modernizó” México, y la oligarquía que apoyó el genocidio de los “comunistas” que luchaban por sus ideales contra el Estado represor.

Greta Thunberg.
Greta Thunberg.
(Foto: Especial)

No hay malos ni buenos. Hay un Estado represor, la oligarquía que apoyó el genocidio y hombres y mujeres luchando por sus ideales. Quizás el director del INEHRM no valoró el adjetivo “valientes”, y menos la reacción de la derecha y ultraderecha, incluidos sectores conservadores de Morena, pero la memoria histórica es un derecho.

Al glorificar al oligarca, la derecha intelectual, académica, comentócratas, partidos políticos, dicen que se “ofende” su memoria y aviva la “división” social, pero la sociedad no está lastimada por las luchas de hombres y mujeres contra el Estado represor, el PRI y la complicidad de la oligarquía, sino por las desigualdades, exclusión, pobreza, abusos.

C. Ayotzinapa es buen ejemplo de los vínculos entre cierto periodismo sombrío y los poderes político y económico del sexenio de Enrique Peña Nieto. Medios y comentócratas que en los pasados seis años gozaron de jugosos contratos y dinero público a raudales, exigieron aceptar la “verdad histórica”, cual solución final para archivar el caso.

La sospechosa liberación de los supuestos implicados alerta a los padres y madres de los 43 estudiantes desaparecidos y al gobierno federal, ante una situación que vulnera los derechos de las víctimas, revictimiza a los estudiantes y cuestiona seriamente la situación, resoluciones y estado real de la impartición de justicia en México.

Sin duda, cuestiona al Poder Judicial porque enrarece un contexto en el que sectores opositores y delincuenciales han sido favorecidos con amparos y liberaciones. Se argumenta que hubo tortura, violaciones a los derechos humanos y desestimación de pruebas aportadas por la antigua PGR, pero fue notable el “sabadazo” (09/14/2019).

En el gobierno de Enrique Peña Nieto, la prensa sombría exigió cerrar el caso y aceptar sin ambages la “verdad histórica”, a pesar de que las indagaciones del GIEI apuntaban a múltiples irregularidades. Era cotidiano leer en ciertos medios a algunos comentócratas con acceso privilegiado a los expedientes del caso, que aplaudían esa “verdad”.

Un sistema judicial que inventa hechos, victimarios, testigos, tortura para obtener “verdades históricas”; malas prácticas de funcionarios gubernamentales impiden el conocimiento de la verdad, y la actuación de los juzgadores remite a irregularidades diversas que desvían las indagatorias para conocer el paradero de los estudiantes.

El caso es emblemático del sistema de justicia y de un gobierno en el que prevaleció la corrupción y el saqueo. Los historiadores de derecha que le soplaron al oído a Enrique Peña Nieto que la corrupción era “cultural”, omitieron decirle que su prevalencia y extensión se da en contextos en los que los gobiernos la promueven y normalizan.

Si bien las anomalías caen en el ámbito procesal y las causas de las liberaciones de los implicados, es solo parte del caso. Urge saber la verdad en la que delincuencia organizada, autoridades y el propio Estado mexicano actuaron. La desaparición forzada prescribe cuando se encuentra con vida a las víctimas, sus restos o se restaura su identidad.

D. De nuevo las redes sociales ardieron por la supuesta destitución del científico Antonio Lazcano de una comisión dictaminadora del SNI; "afrenta", gritaron en esa comunidad, pero en las áreas de las Ciencias Sociales y las Humanidades debería ser motivo de reflexión al sumarse a los improperios contra la directora del CONACYT.

Curioso, pero la desigual distribución del ingreso en México también se refleja en la distribución de los recursos públicos para Ciencia, Tecnología e Innovación, además de que miles de millones de pesos fueron transferidos a empresas transnacionales en el sexenio anterior, como si necesitaran dinero público para investigación e innovación.

La corrupción, saqueo, complicidades, privilegios colonizaron a SNI, CPI’s, CONACYT, Universidades Públicas. ¿Cuándo Antonio Lazcano envió cartitas a la revista Science para denunciar, exponer, exhibir a funcionarios, burócratas, científicos, académicos, gobiernos corruptos y los términos de los contratos con las transnacionales?

Ahora los científicos y académicos de derecha -la mayoría- al ver perdidos privilegios y prebendas, se envalentonan contra la 4T, pero nada dijeron del saqueo y corrupción de PAN-PRI, mientras en las áreas "científicas" del SNI se enquistaban personajes cercanos a esos gobiernos, creando verdaderos cotos de poder y privilegios.

La última y nos vamos:



1. Quizás a la gente del PAN no le incomode la “cerrazón irracional” de Vicente Fox -Luis Manuel Antúnez Oviedo, delegado de MC en Michoacán, dixit- pero risas, escarnio, rechazo, mofa a sus traiciones y pésima “compra” de Marko Cortés, abundaron en prensa y redes sociales. Roberto Gil Zuarth: “Y ahora resulta que el futuro del PAN es el pasado foxista. Seguimos sin entender, caray”. 2. La abusiva reforma “educativa” de Enrique Peña Nieto, cayó. Pactada con la derecha empresarial que buscaba la rectoría de la política educativa y embolsarse el dinero público, hoy grita, manotea y vuelve a mentir por el negocio perdido. 3. Según el Barómetro Global de la Corrupción de Transparencia Internacional, 61 por ciento de los mexicanos (24 por ciento en 2017) reconoce que el gobierno de AMLO hace buen trabajo en la lucha contra la corrupción. México, tercer país mejor evaluado. 4. Ante la ola de violencia en Michoacán, gobierno y acompañantes firmaron un banal y artificial “Acuerdo para la Paz y Reconciliación”. 5. Originarios de Guerrero, Zacatecas y Michoacán, pernoctan en albergues de Ciudad Juárez buscando asilo en Estados Unidos. Desplazados forzados por el crimen y la violencia.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Un año de gobierno

Intolerancia derechista 2

Intolerancia derechista

Paz o la sangre del otro

Neoliberalismo y hartazgo

Depredación, el discurso de futuro neoliberal

Oposicioncita patética

527 años: 12 de octubre tampoco se olvida

1968: 2 de octubre no se olvida

Cinco años

Es la ciencia, no la fe estúpido

El Grito de Independencia y la oposicioncita

Nostalgia y derrotas morales

Subjetividad y racionalidad económica

La atroz violencia

Los odios de las derechas mexicanas

Codicia ilimitada y predatoria

La transición política bajo fuego

Amedrentar a la 4T

Migración mexicana, acuerdo posible, redadas

El México profundo de la 4T

La 4T

Nxivm: una secta trilateral

Un acuerdo posible

Acuerdo México-EEUU, guardería ABC, izquierda bastarda, CNDH

Combatir la corrupción; locura trumpista

El desafío del éxodo centroamericano

Fuegos primaverales

Golpes mediáticos y financieros

Marchar por los privilegiados

Inseguridad y agenda derechista

¿Oposición y contrapesos?

Incertidumbre económica y bienestar

Hombres al borde de un ataque de nervios

Fronteras y caravanas migrantes

¿Postneoliberalismo?

Los falsos debates de la derecha

Encasillamiento, prejuicio y arrogancia

Autonomías

Intermediarios, reguladores y negocios

Feminicidios, intermediarismo

Leer

Venezuela, intervencionismo e ilegalidad

Huachicol, corrupción y tragedia

Trump, obsesiones electorales; huchicol, saqueo neoliberal

2019 ¿el año de la 4T?

Del azoro al odio

Nostalgia por el saqueo neoliberal

La derecha y sus tragicomedias

¿Una nueva época?

Retos y realidades

Polarización y desigualdad

Oportunidades y oportunismos

La furia derechista: medios y redes sociales

Cambio de régimen

Una caravana en crisis

El saqueo neoliberal

Cuarta transformación o transformación de cuarta

Mentiras históricas

Bancarrota, bonanza, crisis o estancamiento

Transitar hacia otros rumbos

Migración México-Estados Unidos

Dos países

Acotar la cuarta transformación: neoliberalismo y contraofensiva

Discrecionalidad, privilegios y estado de derecho

Fin de la fiesta del chayote

¿Rumbo a Morelia?

Rehacer la agenda

Criminalizar la solidaridad, comentocracia traumada

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente