Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Conocer el conocimiento
Miércoles 11 de Septiembre de 2019
A- A A+

La educación en México es una educación fragmentaria, que ha privilegiado los tiempos para la enseñanza de las ciencias exactas en detrimento de aquellas disciplinas dirigidas a la ética y la formación humana, incluso el civismo. Observemos pues la nueva escuela mexicana y su modelo la cual abreva de aspectos de diversidad e inclusión, pero también de respeto a la dignidad.

De esta manera, en las escuelas, la malla curricular o el currículo mutila el saber, los maestros consideran ser los ilustrados y dueños del conocimiento, con lo que se excluye los criterios básicos de la cientificidad, como la verificación empírica o la comprobación lógica. Se continúa privilegiando el aprendizaje de memoria.

La educación depende de modelos externos y enfoques, debido a que no se cuenta con un modelo que responda a las necesidades del ser humano, sino de una educación que forma en competencias y para la integración de un sujeto económico, pero no social.

Del 2001 al 2015, la educación en México ha demostrado su ineficacia, tan es así que la aplicación de la prueba PISA aplicada en la educación básica en 2001, México quedo en el lugar 34 de 35 países que sus estudiantes aplicaron la prueba, que es coordinada por la OCDE y la cual mide el avance en la calidad educativa. Misma situación sucedió en el 2015.

En este contexto qué la educación mexicana necesita instaurar sus propios sistemas o procedimientos de conocimiento, necesita recuperar la pedagogía como posibilidad de abrir, de nueva cuenta, un campo de conocimiento en el que se formule la problemática de la reflexividad, y la no exclusión del que conoce un conocimiento que al mismo tiempo, es su conocimiento, con lo que Edgar Morín precisa que: “La apertura bio-antro-sociologica, la reflexividad permanente ciencia-filosofía, la reintegración del sujeto, la reorganización epistemológica, el mantenimiento de la interrogación radical y la vocación emancipadora, Por qué, porque la educación es procedimiento formativo que va de los intuitivo, del sentido común, a lo racional, teleológico, axiológico, antropológico, histórico, social, filosófico, epistemológico.

Edgar Morín nos plantea hacer una revisión desde la teoría de la complejidad de la educación para poder comprender la problemática sobre la cual atraviesa la educación no solo en México, sino en América Latina. Morín avanza en plantear la importancia para el entendimiento del problema acceder a diversos principios: los Sistémico, todo está conectado y tienen puentes de comunicación, toda vez que vivimos en un mundo globalizado, lo hologramático, ver las partes en el todo y el todo en las partes; bucle recursivo: los individuos producen la sociedad que produce a los individuos, somos a la vez producto y productores. Si no existiera la sociedad y su cultura, un lenguaje, un saber adquirido, no seríamos individuos humanos.

La educación mexicana necesita instaurar sus propios sistemas o procedimientos de conocimiento, necesita recuperar la pedagogía como posibilidad de abrir, de nueva cuenta, un campo de conocimiento en el que se formule la problemática de la reflexividad.
La educación mexicana necesita instaurar sus propios sistemas o procedimientos de conocimiento, necesita recuperar la pedagogía como posibilidad de abrir, de nueva cuenta, un campo de conocimiento en el que se formule la problemática de la reflexividad.
(Foto: Especial)

El bucle retroactivo, o la homeostasis, es la tendencia de los organismos vivos y otros sistemas vivos a adaptarse a las nuevas condiciones y a mantener el equilibrio a pesar de los cambios. Es decir, hoy la resilencia es fundamental para continuar en un estado de cosas que nos genera mucha tensión pero que aun así, debemos seguir adelante.

El diálogo sistemático y recursivo entre las disciplinas, en búsqueda de su convergencia para entender la educación y lo que con esta acción se genera, el saber, el aprendizaje, el conocimiento, en síntesis, la formación. Las disciplinas deben de dialogar, deben dialogar sus teorías, sus culturas, su manera de comprender el cosmos y hacer complementariedad.

Por otro lado se plantea que en el marco de la complejidad, los individuos son concebidos como sujetos sociales sistémicos en situación de influencia recíproca, capaces de establecer, mediante una variedad de actividades y formas de expresión, determinada red compleja de relaciones e interacciones sociales con el entorno del cual forman parte indivisible.

Igualmente la lectura nos aporta un planteamiento en el cual el perfil del educador del Siglo XXI será el de adquirir no solamente competencia profesionales en su formación, sino además competencia en ciudadanía y habilidades sociales para interactuar con otros, en diversos contextos socioculturales en permanente cambio, incluso con diversos actores sociales, pero también el mantener ecocompetencias, es decir, competencias para la vida. Me pregunto, si será necesario que el educador, hoy, tenga elementos para impulsar acciones desde el manejo de la ecoconciencia, eco formación, eco ética, y con una eco pedagogía que ayuda a la conformación de un desarrollo sostenible y una sociedad sustentable.

El punto es la complejidad con la cual se tienen que analizar la educación; con un pensamiento complejo que desmienta las certezas, los absolutos, se niega la posición completa de las verdades y se reconoce la presencia de las incertidumbres y de cualquier error del conocimiento humano.

Por otro lado, es importante la incertidumbre en la educación, es darse cuenta expresa Edgar Morín, de que enseñar exige la conciencia de inacabamiento, es el asumir una postura exigente, difícil, que evite las simplificaciones, las facilidades ficticias, las incoherencias burdas, es evitar una falaz superioridad que pueda ser asumida por los docentes como el fácil sustento de su autoridad en el aula.
Finalmente en sus reflexiones Edgar Morín presentan las siguientes conclusiones:

El docente utiliza una práctica fragmentada y simple, con ausencia de reflexión, análisis y cotejo o comparación o bien la producción de otros puntos explicativos.

En la ausencia de la reflexión sobre lo que se está conociendo, en la falta de cuestionamiento sobre su validez empírica o lógica del conocimiento escolar, en la confusión entre información parcializada y el alcance del conocimiento que se aprende.

Se requiere que el aprendizaje y la enseñanza aluda a nuevos valores y aprendizajes necesarios. En el sistema educativo nacional debe recuperarse la reflexión, el pensamiento y la filosofía, que fueron expulsados de las escuelas.

En este sentido, es necesaria la re-profesionalización docente para una nueva educación que da cuenta del presente y del futuro; re-profesionalización de los maestros para construir la nueva educación que tenga como acto y consecuencia el cambio de gramática en el sistema educativo; es decir, las formas de hacer educación en la escuela y la posibilidad de un cambio suficientemente radical en el modo de ver la profesión docente en todas las etapas educativas.

Desde la mirada de la función docente, es obligatorio repensar las funciones de la profesión. Realizar una verdadera deconstrucción de lo que ha sido la profesión, para diseñarla de nuevo. Aceptar la incertidumbre y el inacabamiento implica que el sujeto también se perciba a sí mismo de manera diferente, congruente con su pensamiento.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI