Alejandro Vázquez Cárdenas
Educación, entre el miedo y la corrupción
Miércoles 11 de Septiembre de 2019
A- A A+

El dato, si bien anecdótico, es real, y lo mas triste, era previsible. ¿Cuál es la capital de Francia?, pregunto a un alumno promedio de una secundaria publica promedio; "Italia", me responde con rapidez. ¿Y la de los Estados Unidos? , "No lo sé" admite con algo de pena. Con un sencillo interrogatorio corroboro que sus conocimientos no van mas allá de saber cual es la capital de México; "México" responde triunfalmente.

¿Caso de excepción?, no, la educación en México desde hace ya varios sexenios se encuentra en los niveles más bajos en el mundo. En las actuales condiciones resulta imposible pensar en competir con cualquier país de Europa Occidental, Japón o con nuestros vecinos del norte, los Estados Unidos. Por nuestro nivel, mas bien nos ubicamos junto a los países subsaharianos, naciones como Sierra Leona, Guinea, Nigeria, Togo y Camerún. Mencioné países africanos ya que algunas teocracias islámicas, como Irán, nos superan en varios rubros.

Analizando esta situación da la impresión de que nunca a nadie le ha interesado hacer algo para resolver el problema a fondo. El gobierno, del color que sea, no ha sido capaz de articular algo útil para remediar esta tragedia. ¿Cuantas cosas fallan? Pues de las autoridades centrales de la SEP para abajo, casi todo. Obvio, con sus honrosas excepciones.

Singularmente tóxicos resultan ambos sindicatos, tanto el oficial como ese esperpento que es la CNTE, impresentable estructura encargada de arruinar la escasa calidad educativa en México; agresivos " maestros democráticos" que no aceptan ser evaluados pues se saben incapaces de aprobar el más laxo de los exámenes. ¿Conocer su nivel de motivación o su vocación?, no es necesario examen alguno, su vocación es inexistente. ¿Cumplimiento del calendario escolar?, nulo, el calendario es tan solo un referente simbólico. ¿El nivel educativo de los alumnos? Va de malo a pésimo en su mayoría.

.
.
(Foto: TAVO)

¿El gasto en Educación?, es un barril sin fondo y con múltiples boquetes que hacen naufragar el presupuesto que sea. Eso independientemente de que hay que pagarles a maestros aunque no trabajen y que existen miles de "maestros" que llevan años sin pararse en una aula, por las más peregrinas razones.

Ya ni queremos llevar la cuenta del numero de días perdidos por culpa de las "marchas" "plantones" "protestas" "paros" y otras razones que un día si y otro también esgrimen los “maestros”. Es ya parte del panorama cotidiano ver las escuelas publicas cerradas y tapadas sus entradas con mantas y letreros con diversos reclamos, casi siempre con una ortografía deplorable.

Con semejantes estructuras educativas y con "maestros" de este jaez, ¿qué podemos esperar de los alumnos? Pues lo que tenemos, infinidad de niños y jóvenes con una pésima educación y algunos escasos ejemplos de buenos alumnos, varios por méritos individuales y de su entorno familiar y otros por haber sido apoyados por algunos de los ya escasos maestros con verdadera vocación y preparación que sobreviven en el hostil ambiente magisterial. Esa es nuestra realidad, nos agrade o no. El resultado final es una educación deficiente, que si bien nos va, quizá nos permita competir con alguna de las teocracias del Asia menor.

¿Y que puede hacer el común de los ciudadanos? Si los padres de familia tienen dinero pueden optar por una buena escuela privada. Si no, mal negocio. ¿Esperar a que nuestras autoridades, en especial ahora con MORENA corrijan el desastre educativo?, primero se congela el infierno. ¿Aplicar la ley a los obtusos, limitados y agresivos "lideres" de la corriente democrática?; jamás lo van a hacer, son sus aliados, incómodos y cerriles, pero aliados Los maestros pueden tranquilamente hacer los paros que quieran, bloquear lo que sea, incluidas vías del tren, saben que no hay ley aplicable para ellos.

Evidentemente el miedo paraliza a nuestros funcionarios cuando se trata de tomar decisiones. Si el valor solo les da para exclamar “Fuchi” y “Guacala” como niño de preescolar, pues estamos fritos. Debemos recordarles un par de cosas, primero, el miedo es mal consejero, y segundo, cuando se tiene miedo no se deben aceptar puestos que demanden tomar decisiones.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eutanasia, morir con dignidad

Locura y poder una mala combinación

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana