Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Hidalgo en el pincel de Siqueiros
Viernes 6 de Septiembre de 2019
A- A A+

México es y siempre ha sido tierra de crisis y soluciones. En el Centro Cultural Universitario de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se puede apreciar una iconografía de crisis, la obra “Excomunión y fusilamiento de Hidalgo” de David Alfaro Siqueiros, encargada al controvertido pintor durante el rectorado de Gregorio Torres Fraga, por motivo del segundo centenario del natalicio del cura Hidalgo.

Recordemos que a mediados de septiembre de 1810, el virreinato de la Nueva España fue sacudido por un terremoto social. Fracturó cimientos profundos. El epicentro fue en Dolores, Guanajuato, donde el cura Miguel Hidalgo, entre la noche del 15 y la mañana siguiente, tomó las armas de la guarnición e hizo un llamamiento a la población desposeída a alzarse en armas contra las autoridades coloniales.

La pintura tiene como figura central a don Miguel Hidalgo, como insurgente en el sacrificio. La pintura se halla en la Universidad porque el prócer fue rector del Colegio de San Nicolás en Valladolid.

Veamos la obra. A la izquierda del cuadro encontramos al entonces obispo Abad y Queipo, como némesis del padre Hidalgo. No hay que olvidar la excomunión al ilustre cura. A la derecha, tenemos al héroe en el paredón de fusilamiento con su mano en el pecho herido.

.
.
(Foto: TAVO)

David Alfaro Siqueiros concibió un campo visual contrapuesto entre los dos personajes. El apodo de El Coronelazo se dice que deviene de incursiones con armas en la mano. Aquí su arma fue la del pincel, una naturaleza que ha sobrevivido a su encarcelamiento y vida vertiginosa.

Cuando el tren del progreso avanza hacia un futuro en el que el arte es relegado a un papel meramente decorativo, debemos echar un vistazo atrás, a aquellos tiempos en que el artista además de rigor estético imbuía su obra y su quehacer diario de un profundo amor patrio.

Pertinente es hablar de esta obra en los días que caminamos, que son de crisis y soluciones que tarde o temprano construimos.

Todos, en alguna forma, somos movidos por el arte en alguna u otra forma. Los hay amantes de la música, del teatro, de la literatura, de la pintura. Para el caso que nos ocupa, los amantes de la pintura no me dejarán mentir sobre el alto valor artístico, histórico y cultural de esta obra de Siqueiros. La pintura sin duda tiene un sentido político, así le fue pedido por el rector Gregorio Torres Fraga. Sin embargo, Luis Cardoza y Aragón decía: “David Alfaro Siqueiros nos dice (A un joven pintor mexicano): ‘Yo siempre he planteado el problema de la pintura desde un punto de vista político.’ Más que ‘un punto de vista político’, el de Alfaro Siqueiros fue teologal”.

Pues en este caso, siguiendo la idea de Cardoza y Aragón, es teologal en cuanto que están el obispo y el cura, pero Siqueiros tenía razón: su obra es eminentemente política. Y es patrimonio nicolaita.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelos en las manos de Inghillieri

Hidalgo en el pincel de Siqueiros

Juez de jueces

La Belisario Domínguez es para…

Latinobarómetro 2018 y redes sociales

4 de julio

Hablemos de refugiados

El uniforme neutro

Las apariencias importan

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano