Samuel Ponce Morales
La Conspiración
De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman
Jueves 5 de Septiembre de 2019

(Primera de dos partes)

A- A A+

Sin importar las propuestas, los diagnósticos o las explicaciones que se ofrezcan a los sindicatos universitarios, su postura parece inamovible: Un no rotundo a la actualización del sistema de pensiones y jubilaciones, del que gozan desde hace 35 años. No es para menos, pocos en México y quizá en el mundo pueden jubilarse con 25 años de trabajo, con el 100 por ciento del salario, sin hacer aportaciones para su retiro y con el monto de su último salario devengado.

Los sindicalistas hoy sostienen que el sistema de pensiones y jubilaciones no es el problema que genera el déficit en la Universidad Michoacana y tienen razón, hasta cierto punto. No es la causa principal pero sí una muy significativa que representa el 30 por ciento del presupuesto actual y se irá incrementando en los próximos años hasta, quizá, convertirse en “el problema”.

Para la generalidad de los trabajadores en México, y en gran parte del mundo, la edad de jubilación ronda los 60 o 65 años de edad y 30 años de labor; existen aportaciones de los trabajadores y el monto que recibirán se derivará del promedio de los últimos 5 o 7 años. En la Universidad Michoacana se pueden jubilar a los 43 años de edad (administrativos) y 47 años (profesores), es decir, en la edad más productiva y casi 20 años antes que el promedio de los trabajadores promedio en nuestro país. ¿Quién querría cambiar ese sistema?

Las razones para tener uno de los sistemas jubilatorios más benéficos del país son muchas y, habrá que decirlo, no son exclusivas del SUEUM y SPUM. Otros sindicatos como el SNTE y CNTE e incluso STASPE cuentan con prestaciones para muchos excesivas que les han sido conferidas por las autoridades en turno. En Michoacán, los problemas sociales se acostumbró atenderlos con dinero, cuando había y sin prever las consecuencias en el futuro cercano.

Pero hoy que no alcanzan los recursos, se comienzan a visibilizar muchas de las decisiones que tomaron exgobernadores y, en este caso, exrectores que hoy, gracias a la desmemoria social, gozan de un retiro tranquilo y bastante holgado, cuando menos en términos económicos.

Sin embargo, instituciones como la Universidad Michoacana enfrenta hoy un grave problema financiero que debe ser atendido con urgencia. Si fuera empresa estaría en quiebra y no habría forma de salvarla. Pero por tratarse de una de las universidades más emblemáticas del país difícilmente se declararía en insolvencia financiera y de eso se valen los sindicatos.

Juan Manuel Abud Mirabent
Juan Manuel Abud Mirabent
(Foto: Especial)

La respuesta del SUEUM fue tan predecible como silvestre. No automático aún sin tener siquiera la propuesta inicial elaborada por la autoridad universitaria. Además, se dedicaron a boicotear los intentos de Rectoría de socializar el documento para que miembros del otro sindicato (SPUM) e incluso medios de comunicación, la conocieran. No se podía esperar menos.

Hoy, queriendo enmendar la plana envían una “segunda” “invitación” al Rector Raúl Cárdenas para que asista a una reunión para discutir la propuesta o, mejor dicho, para reventarla. No les interesan los argumentos centrados en la propuesta sino usarla de pretexto para desnudar la problemática que viene arrastrando la Universidad desde hace lustros.

El SPUM, por su parte, ha sido más cauteloso. No podría ser de otra manera, pero, al final, la respuesta se orienta hacia el rechazo a la actualización del sistema de pensiones y jubilaciones; ciertamente con argumentos jurídicos, muy predecibles por cierto, fundamentaron su negativa y coinciden al final con el SUEUM: el problema se resuelve con más dinero.

Nada es lo que parece



“Ha habido noticias que han impactado últimamente no solo a Michoacán, sino en todo el país en materia de seguridad, pero tenemos mucho que presumir. La gente es lo principal que nos califican, somos un estado amable, turístico…”: Juan Manuel Abud Mirabent, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles del Estado de Michoacán.

Conjuro



Hasta el momento, todos debatimos nombres de los posibles candidatos a relevar en el 2021 al gobernador Silvano Aureoles Conejo, pero casi nadie consideramos siquiera erigir el perfil ideal.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Torres Piña, el otro destape

Congreso corto

Senado, el michoacano influyente

Aguililla, ¿las cartas sobre la mesa?

Masacre en Aguililla

IEM, los que aspiran

PRI, la lucha por la gubernatura

Un bloque portuario inesperado

Urapicho, crónica no anunciada

TEEM, por una reforma electoral local

IEM, los que merecen

TEEM, el arribo

Morena, la diferencia

Silencio electoral

Morena, una elección de fundadores

El legado del TEEM

Esperando al auditor...

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?