Hugo Rangel Vargas
El apocalipsis que no llega
Viernes 30 de Agosto de 2019
A- A A+

Se cumplirán nueve meses desde que Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como presidente de México. Por el lado que se le quiera ver, y aun siendo el detractor más recalcitrante del tabasqueño, debe reconocerse que este hecho es histórico para la vida pública y que la profundidad de los cambios que logre el actual gobierno, así como sus efectos, marcarán el sentido de cómo será recordada la llamada Cuarta Transformación y ello determinará la posible continuidad de las fuerzas progresistas al frente de los destinos del país, más allá del sexenio lopezobradorista.

Dos constantes han marcado estos nueve meses del actual gobierno: la primera es un elevadísimo nivel de aprobación que mantiene a López Obrador con una aceptación que supera el 60 por ciento de los mexicanos y la segunda es un permanente asedio retórico de la oposición, la cual invoca toda clase de demonios y calamidades a cada paso o medida que toma la administración en curso.

Los detractores del gobierno no se han detenido en proclamar el fin del país desde el 2 de julio de 2018 y su postura se ha radicalizado al punto de llegar a la exquisita meticulosidad de revisar al dedillo todas las aristas de las determinaciones que se toman, sean estas las mas radicales o las más elementales y cotidianas.

La crisis económica y el hundimiento de la actividad productiva del país llegaría, a decir de los opositores, después de la cancelación del aeropuerto, cuando esto no ocurrió; el nuevo jinete del apocalipsis llegaría montado del cierre de los ductos de gasolina y de la “parálisis económica” que estaba provocando la estrategia de combate al huachicoleo. Tampoco vino la catástrofe y esta volvió a ser invocada con la amenaza de Trump de aranceles a los productos mexicanos, y más recientemente, con la renegociación de los contratos de los gasoductos que abastecen de combustible a la CFE.

.
.
(Foto: TAVO)

El autoritarismo y la dictadura son también demonios recurrentemente invocados por la arrogante oposición. La consulta ciudadana sobre el aeropuerto y los ejercicios a mano alzada en las plazas, la relación del actual gobierno con “grupos radicales” como la CNTE, la llamada Ley Bonilla y el nombramiento de los llamados superdelegados; han sido magnificadas al punto de que Marko Cortes demandó la intervención de la OEA y no ha sido suficiente siquiera, que López Obrador firmase ante notario público el compromiso de no reelegirse.

En medio de este ambiente “infumable”, de esta permanente convocatoria a la bilis y de la constante búsqueda del prietito en el arroz por parte de los opositores; se ha criticado el acuerdo que permitió impedir la imposición de aranceles de parte del gobierno norteamericano, pero seguro es que los detractores por consigna también habrían cuestionado cualquier otra determinación; se ha acusado “persecución política” en contra de Rosario Robles, pero seguro es que hubieran condenado la inacción del gobierno si es que hoy no hubiera consignados por los múltiples casos de corrupción de administraciones anteriores.

Nueve meses de la actual administración y el apocalipsis aún no llega, el infierno aún no se instala en el país y la calamidad no se materializa. Todo ello actúa en contra de la confianza hacia los profetas de estos desastres.

López Obrador esta consciente de los grandes saldos pendientes del país: crecimiento económico y seguridad; y es previsible que el presidente los reconozca en el marco de su primer informe, tal y como ya lo ha hecho. Las medidas adoptadas por su gobierno en estos rubros aun no terminan de asentarse y sus efectos se dejarán sentir con el rezago razonable de una sociedad que llevaba años padeciendo el desdén de sus gobernantes.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos