Julio Santoyo Guerrero
Uruapan y los límites de la imaginación
Lunes 12 de Agosto de 2019
A- A A+

La frontera de la imaginación en todos los campos es bastante elástica. Pero en materia delincuencial en nuestro país esta continua expandiéndose siempre con creatividad horripilante. Los grupos criminales han llevado su guerra a extremos cada vez más sanguinarios y crueles. No sólo buscan aterrorizar a las pandillas contrarias, en el fondo pretenden doblegar la moral de la sociedad y arrodillar a las instituciones del estado, o sea, sí tienen estrategia de guerra. Su mayor anhelo es el abatimiento de las instituciones y diluir por completo toda cultura de legalidad de tal manera que el único valor dominante sea el del máximo poder criminal.

Los carteles, para mala fortuna, han escogido a Uruapan como escenario para librar mortales vendettas con actos atroces y repugnantes. Desafortunadamente esa es la realidad que generan las pandillas frente a un estado que aún no ha dado con la estrategia para encararlos y derrotarlos. La puesta en marcha de una nueva estrategia nacional de seguridad pública y la creación de su instrumento predilecto la Guardia Nacional, no han frenado hasta ahora el baño de sangre, dolor y desesperación que se vive entre la ciudadanía, pero tampoco los llamados presidenciales a deponer las armas, al cuidado maternal sobre los jóvenes delincuentes y el ofrecimiento de abrazos ha dado resultados.

De la agenda crítica que tanto preocupa a los mexicanos el punto de la seguridad es al que menos gracia de tiempo conceden los ciudadanos para su cumplimiento. El gobierno federal a ocho meses -que en términos de inseguridad son años- tampoco parece haber dado con la clave para frenar el baño de sangre. Los ocho ejes de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública se orientan al ámbito de las causas estructurales: 1.- Erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia; 2.- Garantizar empleo, educación salud y bienestar; 3.- Pleno respeto y promoción de los derechos humanos; 4.- Regeneración ética de la sociedad; 5.- Reformular el combate a las drogas; 6.- Emprender la construcción de la paz; 7. Recuperación y dignificación de los centros penitenciarios, y; 8. Seguridad pública, seguridad nacional y paz. Pero son factores complejos que pueden tardar en atenderse mucho más de seis años y eso si las acciones son atinadas y la economía nacional no sufre descalabros.

No sólo buscan aterrorizar a las pandillas contrarias, en el fondo pretenden doblegar la moral de la sociedad y arrodillar a las instituciones del estado, o sea, sí tienen estrategia de guerra.
No sólo buscan aterrorizar a las pandillas contrarias, en el fondo pretenden doblegar la moral de la sociedad y arrodillar a las instituciones del estado, o sea, sí tienen estrategia de guerra.
(Foto: Archivo)

Los indicadores de violencia pocas veces se corresponden territorialmente con los de pobreza y pobreza extrema como se puede verificar consultando el último informe del Coneval y los informes regulares del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Hay una parte de esta realidad que no ha sido suficientemente conocida y estudiada considerando otros indicadores como el nivel de descomposición social a partir de la pérdida de valores que carcome a toda la sociedad y no sólo a los grupos sociales empobrecidos. Hasta ahora los resortes más íntimos que disparan la violencia criminal no han sido abordados. El paradigma con el que se estudia el problema debiera ser ajustado para que los resorte singulares puedan ser comprendidos y atendidos con eficacia.

El plano de las causalidades estructurales es importante para no perder de vista el fondo del problema, pero quedarse en él sin acciones viables para desactivar ahora las motivaciones singulares de quienes al margen de los valores por el respeto a la vida y la legalidad, se han decidido a asesinar y propagar el terror y el caos social, es un error que implica un alto costo para los ciudadanos, más allá del costo político para los gobernantes.

En febrero de 2008 en el discurso de toma de posesión el gobernador michoacano Leonel Godoy anunció una política pública para atender el problema de la inseguridad y la criminalidad. Igual que ahora el gobierno federal, insistió en los factores estructurales y de manera particular se comprometió a atender el problema con educación y empleo. Desde entonces han pasado once años, todos sabemos lo que ocurrió ese mismo año en septiembre y luego el azote templario, y sin embargo el problema sigue ahí. Sí deben atenderse los factores estructurales en un largo, tal vez muy largo plazo, pero la sociedad necesita resultados ahora, porque es ahora cuando ocurren los crímenes, y eso solamente se atiende con acciones finas para desarticular, debilitar, acotar a las pandillas y proteger el derecho de los ciudadanos.

Ha dicho el presidente que "no caerá en una guerra y continuará su programa de atención a las causas". Bien dicho ¿Pero mientras tanto qué? Atender esas causas puede llevar años ¿El crimen, entonces, tiene permiso mientras tanto? ¿Debemos esperar a que se erradique la corrupción, a qué se generen empleos, haya mejor educación, se logre una regeneración ética de la sociedad (con la cartilla moral de Alfonso Reyes y cursos de civismo)? Más bien, lo que tenemos es que no existe una estrategia precisa para contener la criminalidad de cada día.

"No necesitamos que nos digan que la violencia en México ha sobrepasado los límites de la imaginación", se dice en la Estrategia Nacional de Seguridad Pública del gobierno federal. Es verdad, ese es el sentir indignado de los ciudadanos y está bien representado, sin embargo, lo que falta es que ese sentir sea igualmente representado con acciones que superen la imaginación criminal, es decir, que los expertos (que sí se necesitan) en materia de seguridad, generen una estrategia fina y eficaz que frene la carnicería, claro sin dejar de atender el ataque a las causas estructurales de fondo. El reto es cómo frenar ahora la ola delictiva mientras se atienden las causas estructurales, es decir, cómo evitar que se repita o escale el cuadro de horror de Uruapan.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya