Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?
Lunes 22 de Febrero de 2016

No, no, no basta rezar, / hacen falta muchas cosas / para conseguir la paz. / Y rezan de buena fe, / y rezan de corazón / pero también reza el piloto / cuando monta en el avión / para ir a bombardear / a los niños del Vietnam. / Nada se puede lograr /

Alí Primera

A- A A+

Papa Francisco
Papa Francisco
(Foto: Héctor Sánchez)

La visita del jerarca de la Iglesia católica ha dejado secuelas de diferente índole que habrá de seguir comentando, los resultados apenas comienzan a aparecer, muchos otros permanecerán ocultos.

Las semejanzas



Tanto Francisco como Enrique son cabezas de dos instituciones que se encuentran en franca decadencia, los fieles a una y otra institución están desilusionados de su actuar, ambas pierden creyentes a causa de sus múltiples pecados y errores pues no encuentran en ellas remedio a sus males.
Ambos personajes desconocen las penurias de la gente que trabaja y sobrevive con salarios de hambre, a ninguno de ellos le preocupa qué comerá su familia, dónde dormirá, si ya se venció la renta; a ellos no hay quién les ordene algo, son los que dan las órdenes, visten con ropajes que ninguno de los fieles podrá usar jamás; tampoco conocen las dificultades que padecen sus fieles para trasladarse a su trabajo porque el pasaje ya subió; ellos viven rodeados de cuerpos de seguridad y lejos están de sufrir un asalto, secuestro o extorsión. Desconocen por completo el trato que dan los patrones a los trabajadores. Es por eso que no entienden ninguna de las demandas por las que los zapatistas se levantaron en armas.
Las demandas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional están resumidas en los once puntos señalados en La Primera Declaración de la Selva Lacandona: trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz. Estas demandas son sentidas y nos vienen bien a la mayoría de los mexicanos.

¿Aliados?



A Francisco y Enrique en sus palabras frecuentemente se les escucha combate a la corrupción, a la desigualdad, justicia para los pueblos indígenas, defensa de la tierra, calentamiento global, desaparecidos, maltrato a los migrantes, pobreza.
¿Alguna vez les escuchó usted explicar quiénes son específicamente los responsables de los males?, ¿por qué?, ¿cómo terminar con los pesares? La vaguedad reina en su discurso.
En las fotos y videos en que Francisco, Enrique y su prenda amada se encuentran juntos, se desbordan las sonrisas, las cortesías, los “buenos modales”. Se dice que una imagen dice más que mil palabras.
Tradicionalmente la Iglesia y el Estado han cohabitado con el poder, contadas son las ocasiones en que se haya dado una confrontación entre ambos. Las imágenes nos indican que en apariencia hay buenas relaciones. No hay reclamos directos.

¿En disputa?



La disputa que existe entre Iglesia y Estado es por la cada vez más escasa clientela, ambos buscan quedar bien con los fieles. Todos sus creyentes viven y siguen soñando sin preguntarse nada o casi nada sobre la historia negra de ambas instituciones. Unos creyentes en la Iglesia y los otros en la democracia siguen soñando, algunos rezando y otros votando para que las cosas cambien.
Ambos jerarcas declaran muchas palabras, nunca se miran a los ojos para preguntarse o reclamarle uno al otro sobre la incongruencia. Cuando cada uno de ellos se mira al espejo, ¿acaso no se avergüenza de sus mentiras-pecados?
Por fortuna, cada día hay más quienes creemos que ni los rezos y los votos sirven para cambiar la descomposición y destrucción del mundo y del tejido social. Dentro de la Iglesia también los hay y luchan al lado de los desposeídos.

Francisco y Silvano-Alfonso



Aquí, en Michoacán, las simulaciones se replicaron, los gobiernos estatal y municipal se sometieron al pontífice; se dice que se gastaron 47 millones de pesos para preparar la recepción de Francisco. Un contraejemplo, la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán requiere 70 millones para seguir operando.
Hoteleros y empresarios dicen que la derrama fue de quince millones de pesos. A los michoacanos nos salió más caro el caldo que las albóndigas.

Las omisiones de Francisco



Muchas heridas abiertas que esperaban sanación quedaron sin remedio: los cientos de madres de jóvenes asesinadas en Juárez y los miles de familiares de desaparecidos quedaron esperando un diálogo con Francisco. Los familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa nuevamente quedaron olvidados por El Vaticano. Los miles de fieles zapatistas merecían solidaridad y unas palabras de aliento a sus penas por los asesinatos, desapariciones, encarcelamiento y las agresiones de los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña que se aliaron con el alto clero.
Francisco convivió mucho más con funcionarios y empresarios que con los feligreses, quizá tuvo temor, y por eso no quiso decirles directamente que gobierno y poderosos (con los que sí convivió) son los responsables de las miserias que vivimos la mayoría de los mexicanos.

La otra iglesia



Una observación de fray Tomás, de la casa refugio a migrantes La 72, lo describe mejor: “Los cambios no vienen de arriba; eso es tarea de las revoluciones, de la insurgencia, de la lucha histórica. Por supuesto que lo respeto porque yo también soy parte de la Iglesia y Francisco significa un aliento muy grande para la gente de base, pero quien tenga su apuesta en el Papa únicamente está bastante equivocado. El cambio sólo viene de abajo”.
Conocemos otros hermanos religiosos que también acompañan en las luchas de resistencia a los despojados. Hace unos días nos dejó uno de ellos. Fernando Cardenal que junto a su hermano Ernesto, fue uno de los cuatro sacerdotes expulsados por las autoridades de El Vaticano en la década de los años 80 por su decisión de participar en política como militante activo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). "Quiero luchar por la liberación de los pobres, luchar la justicia", escribió en una ocasión para justificar su cargo gubernamental.
Y como dicen los zapatistas, los cambios vendrán de abajo y a la izquierda, de arriba sólo vendrá el desprecio y el olvido. Y se confirmó el dicho.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?