Alejandro Vázquez Cárdenas
Hablando de diputados
Miércoles 10 de Julio de 2019
A- A A+

Algo evidente, la ciudadanía no sabe bien a bien para qué sirve un diputado; entre otras razones, porque los candidatos tienen la mala costumbre de prometen todo a partir de que asuman su cargo, y llegado el momento no pueden (ni quieren) cumplir lo que prometieron. La verdad es que ni los políticos ni la ciudadanía tienen muy en claro para qué sirve un diputado.

Una de las razones por la cual el común de los ciudadanos tiene una mala opinión de los políticos y por extensión de todos los partidos, la encontramos en el desempeño de los diputados. Consistentemente, en cualquier encuesta, se nos informa que la credibilidad del poder legislativo, diputados y senadores, se encuentra prácticamente en el último lugar de cualquier escala de medición. Por debajo incluso de la corrupta justicia mexicana. ¿Razones? Todas las que se nos ocurran y las que no también.

Analicemos: ¿Cuáles son los requisitos para ser diputado en México?, la verdad muy elementales. En otros países, como Chile, que culturalmente nos lleva buen trecho, se exige haber cursado la enseñanza media o su equivalente; en México no existe requisito alguno de escolaridad. Teórica y prácticamente un analfabeta funcional, un verdadero asno, puede ser electo diputado; eso lo estamos viendo en esta 4T. ¿Ha escuchado usted amable lector, a algunos diputados leyendo penosamente un discurso que notoriamente otro les escribió? ¿O cuando dan entrevistas "de banqueta”?, ahí es evidente su escaso dominio del lenguaje. En Argentina se exige una edad mínima de 25 años, y cuarto años de lo que ellos llaman "ciudadanía efectiva", además residencia real de cuando menos dos años en la provincia que van a representar. En México se piden 21 años y una residencia hipotética de 6 meses en el Estado que pretenda representar.

.
.
(Foto: TAVO)

Y ahora, en la práctica, ¿qué hacen realmente la mayoría de los diputados en México? ¿Cuáles son las características de la chamba de diputado, aparte de servir de levantadedos y vociferante carne de cañón en los alborotos del Congreso? .Dentro de una perspectiva cínica lo que le ofrece un partido político a un candidato a una diputación es lo siguiente: -Trabajo sencillo. -Suelo elevado, la suma de su sueldo base y de su compensación garantizada arroja ingresos mensuales por 119 mil 700 pesos. Es decir, al año cada diputado federal cobra un millón 436 mil 397 pesos. -Si el sueldo no les agrada pueden subírselo a voluntad. -Excelentes y muy prolongadas vacaciones. -Cómodo horario laboral. -Si es notoriamente incompetente no hay problema. -Se permite dormir en el trabajo. -Se permite llegar tarde al trabajo. -Se permite faltar al trabajo. -Puede llegar en completo estado de ebriedad sin mayor consecuencia. -Puede atender asuntos personales en el trabajo. -Amplia posibilidad de desarrollo de acuerdo a la velocidad de flexión de su columna y su carencia de dignidad y escrúpulos. -Inmunidad frente a las autoridades, puede escandalizar en la vía pública, agredir y golpear policías si intentan detenerlo y de paso, si así lo desea puede orinarse en la calle (ya ha pasado).

En el Congreso existen algunos integrantes competentes y calificados, lamentablemente pocos. También lamentablemente no son ellos los que toman las decisiones ni determinan la conducción de una bancada. Las órdenes son de unos cuantos, la nomenklatura de cada partido, y la conducción que se ejerce obedece, fatalmente, a criterios inmediatos, de grupo o partidistas, por lo tanto el interés nacional es solo un asunto marginal. Actualmente, con una mayoría de la secta Morena las decisiones son más sencillas, se hace lo que dice AMLO, si se salen del carril son regañados y reponen la sesión para corregir su atrevimiento de pensar por si mismos.

Dudo sinceramente que exista alguien tan ingenuo que crea que las decisiones que toma un partido sean por interés público, y resulta insultante para la inteligencia de los ciudadanos el que funcionarios partidistas pretendan hacernos creer semejante embuste. Las grandes decisiones de las cámaras son partidistas y con propósitos a corto plazo. Así de sencillo.

¿Qué futuro nos espera con un congreso integrado por una gran cantidad de mediocres, súbditos incondicionales hasta la abyección de su Mesías? Ominoso se queda corto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual