Viernes 5 de Julio de 2019

A mis familiares en “el otro lado”

A- A A+

Ayer, 4 de julio, se cumplieron 243 años de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica; nuestro poderoso vecino. Debido a que mi madre es migrante y reside desde hace más de 30 años en California, he pasado varios cuatros de julio por aquellos rumbos –todos en mi niñez y adolescencia–, habiendo disfrutado mucho el estilo gringo de celebrar su independencia, muy distinto al nuestro by the way; por esos momentos, dicha fecha tiene para mí un significado especial, y debo decir que también porque la película Día de la independencia (1996), de Will Smith, me encantó y la he visto decenas de veces. ¿Cuenta cómo gusto culposo?

No es mi pretensión seguirlos aburriendo como historias de mi niñez ni con mis gustos peliculeros, la intención es compartir con ustedes algunas pinceladas maravillosas del texto de la Declaración de Independencia proclamado por las Trece Colonias al emanciparse de la Corona Británica, allá por el año de 1776, en Filadelfia.

Nadie es más ni menos, solo somos distintos, y todos nos merecemos siempre el mejor trato.
Nadie es más ni menos, solo somos distintos, y todos nos merecemos siempre el mejor trato.
(Foto: Especial)

Comenzamos:

“que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”

“que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.”

“toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada.”

“Cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad.”

Interesantes palabras de Jefferson, Adams, Huntington, Franklin y otros más, menos famosos, pero no menos importantes para la historia; de las cuales quiero destacar dos ideas fundamentales: la igualdad de todas las personas y la búsqueda de la felicidad. No sé a ustedes, pero a mí se me hace fantástico que la nación más poderosa de la tierra siente sus bases en la igualdad y en la búsqueda de la felicidad, puede sonar discursivo, hasta poético, y la realidad ha sido otra, pero no deja de reflejar la visión de aquellos grandes hombres.

En fin, a donde quiero llegar después de todo este rollo, es que les suplico por favor amables lectoras, lectores y lecteres –Gil Games dixit- que por favor sean humildes y felices, nadie es más ni menos, solo somos distintos, y todos nos merecemos siempre el mejor trato. Y esto, no porque lo diga yo y miles de incinerables libros de superación personal, sino porque los dijeron los padres fundadores de Estados Unidos, cientos de años antes de que Trump viniera a jodernos la existencia.

Otrosí:



Por cierto, hablando de “América”, nunca había visto una cuadrilla demócrata con tanta cantidad y calidad, al menos no en elección como oposición y enfrentando al presidente en funciones; sin duda, cualquiera de los contendientes con verdaderas posibilidades, hará un gran papel frente al bully naranja.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelos en las manos de Inghillieri

Hidalgo en el pincel de Siqueiros

Juez de jueces

La Belisario Domínguez es para…

Latinobarómetro 2018 y redes sociales

4 de julio

Hablemos de refugiados

El uniforme neutro

Las apariencias importan

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano