Rafael Mendoza Castillo
La Cuarta Transformación y el proceso de la historia
Lunes 1 de Julio de 2019
A- A A+

Hoy se cumple un año de la victoria del Movimiento de Regeneración Nacional y de su líder Andrés Manuel López Obrador, el cual accedió al poder político en México con el voto de más de 30 millones de mexicanos y mexicanas, el 1 de julio de 2018. Esta victoria electoral fue impresionante en la historia de los procesos electorales en México. Incluso la derecha le puso el nombre de tsunami electoral. Baile e informe hoy, en el Zócalo capitalino.

El voto de más de 30 millones de mexicanos que fueron a las urnas, el 1 de julio de 2018, lo hicieron con entusiasmo ,con gusto, con rabia, con enojo, pero con la idea de la necesidad de llevar a cabo un cambio radical en las estructuras económicas, políticas, sociales, educativas, científicas, tecnológicas y ante la naturaleza. Es importante mencionar que otros mexicanos y mexicanas votaron por los partidos que seguían y siguen defendiendo el orden establecido neoliberal (prianismo).

Recordemos, no olvidemos, que el orden neoliberal se impuso en México en 1982 en la presidencia de Miguel de la Madrid Hurtado. Dicho orden tiene como dogmas el achicamiento y simplificación del Estado, privatización del patrimonio de la nación, reducción del gasto público, desregulación de todo aquello que se oponga a la dictadura del mercado libre. Así, el neoliberalismo todo lo convierte en una mercancía o valor de cambio y el valor de uso lo desaparecen.

.
.
(Foto: TAVO)

Es importante decir que Morena se propuso como objetivo, desde la campaña, erradicar la corrupción, la impunidad, cambiar el régimen político. Nunca se dijo que estaban contra el capitalismo. Quitar corrupción e impunidad no es poca cosa, dado el nivel al que habían llegado las administraciones prianistas. El problema histórico es llegar a confundir las causas, las contradicciones fundamentales, con los efectos. La impunidad, la corrupción, la desigualdad social, la pobreza de millones de mexicanos, son efectos de la ley de acumulación de capital en pocos, nacionales y extranjeros.

Qué bueno que Morena limpie de corrupción e impunidad al gobierno. Que separe el poder político del poder económico. Que el estado ya no esté al servicio de los hombres de negocios. Que lo público ya no se privatice. Que el gasto público se distribuya con justicia a los que menos tienen. Que defienda la soberanía e independencia de la nación. Que no desregule a favor del mercado libre. Que separe los medios de comunicación del estado, etcétera, etcétera.

Si Morena cumple lo anterior, estaríamos ante la configuración de un estado de bienestar (oculta las contradicciones de clase), dejando intacto el capitalismo y su ley de acumulación de capital. Transformar el estado secuestrado por el capital, por la burguesía, la oligarquía, en un estado benefactor, no es poca cosa, dada la situación catastrófica en que los tecnócratas prianistas y oligarcas, dejaron el país. Como decía el clásico, vísteme despacio, que vamos de prisa.

Los 30 millones de mexicanos que votamos por Morena pensamos en regresar a un estado de bienestar o pensamos en una alternativa de nación que fuera más allá del capital, como una liberación, que dejara atrás la opresión, la explotación. Esta contradicción está en la mente hoy, de muchos mexicanos y mexicanas. Como bien dice nuestro filósofo, siempre recordado, Luis Villoro: “El proceso de la historia es un camino lleno de meandros e interrupciones. Pero presenta un fin: el de una comunidad al fin liberada”.

Ya hemos tenido la experiencia del estado de bienestar y la experiencia del estado simplificado neoliberal y nunca se ha liberado a la comunidad política, donde reside realmente el poder. Cualquier transformación, cambio o revolución presentan dos niveles, a partir de la situación anterior, el de las creencias (ideologías) y el de las acciones, que llevan a la práctica dichas ideologías.

Es importante que discutamos, que deliberemos en público, por escrito o hablado en calles o plazas, sobre las creencias o ideologías en las que se sustentan las acciones de Morena y sus planes de gobierno. Es claro que Morena parte de una circunstancia, de una situación, de una condición anterior, que todos los que votamos por este proyecto consideramos opresiva y que deseamos transformarla. Me parece que en cuanto a las creencias existen serias confusiones, por ejemplo, en lo referente al Estado laico. Aclarar todo ello fortalece el proyecto de Morena y esto, no es ser reaccionario o conservador. La crítica no se arredra ante el poder político.

A la euforia, el entusiasmo, causado por el triunfo de Morena el 1 de julio de 2018, se añade al imaginario de millones de mexicanos la Cuarta Transformación de México, siendo que las tres primeras fueron la Independencia, encabezada por Hidalgo; la Reforma con Juárez construyó el estado laico y republicano y la Revolución Mexicana que culminó con el gobierno agrarista (se repartieron 18 millones de hectáreas), obrerista y popular que nacionalizó el petróleo (Pablo González Casanova).

Aun cuando el proyecto de Morena no toca la ley de acumulación del capital, los oligarcas, es decir, la burguesía, continúan resistiendo para no perder sus privilegios que el antiguo régimen les otorgaba y tenían éste a su servicio. Recodemos el negocio que ya tenían con el nuevo aeropuerto en Texcoco, gasoductos y otros. Ayer marcharon en Puebla, en Querétaro, ciudadanos contra las políticas de AMLO. No aceptan perder privilegios.

La corrupción, la impunidad, la explotación, son resultado de un modelo de dominación y acumulación, impulsados y producidos por el poder y su crecimiento infinito de riqueza en pocos. Parar este tren irracional es tarea, no solo de Morena, sino de todos los que amamos la vida, vida humana y a nuestro planeta agua-tierra. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Juárez, fundamentalismo de mercado, religioso y laicidad

La universidad y el sindicalismo en el siglo XXI

Neoliberalismo, educador popular y 4T

Refundar a las escuelas normales públicas del país

La Cuarta Transformación y el proceso de la historia

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía