Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Marco Polo, el cobre
Jueves 27 de Junio de 2019
A- A A+

En términos formales y prácticos, la Comisión de la Auditoría Superior de Michoacán del Congreso del Estado, presidida por el priista Marco Polo Aguirre, es la responsable del mejor desarrollo del proceso para la designación del próximo titular del propio órgano fiscalizador legislativo.

Sin embargo, no ha sido así, ese proceso ha sido un lamentable desaseo provocado, ciertamente, por todas y cada una de las fracciones parlamentarias de la legislatura local, bajo el objetivo de ir posicionando a sus respectivos candidatos hacia la recta final, incluso, como se ha visto, a como dé lugar.

Cierto, hay buenos perfiles entre los aspirantes a uno de los mejores cargos públicos del territorio michoacano, al ser la Auditoría Superior de Michoacán responsable de revisar que las entidades públicas gasten los recursos económicos como marca la ley, cumpliendo objetivos y metas de sus programas.

Solo que esos perfiles que no son demasiado ya se encuentran contaminados tanto por los diputados locales que los proponen indirectamente como por los propios partidos políticos que los avalan obligadamente, porque en la mayoría de los casos las propuestas no se consensan en sedes partidistas.

Marco Polo Aguirre
Marco Polo Aguirre
(Foto: ACG)

Y a diferencias de otras legislaturas locales, en esta ocasión se sitúan un numeroso grupo de jóvenes diputados que debieran de ser el gran relevo de sus antecesores que legislaron bajo un sistema político anquilosado, pero no ha sido así, lo cual es más que lamentable.

En el Congreso del Estado se esperaba y hasta cierto punto todavía se espera otra actitud de los jóvenes llamados hacedores de leyes, algunos de los cuales, que no son escasos, a su corta edad o a su mediana edad, como se quiera visualizar, ya tienen los vicios de los viejos.

Y en esa lista de jóvenes o cuasi jóvenes habrá que escudriñar en los priístas Marco Polo Aguirre y Eduardo Orihuela Estefan, en los panistas José Antonio Salas y Javier Estrada Cárdenas, en el verde ecologista Ernesto Núñez García, en el del Movimiento Ciudadano, Javier Paredes Andrade, y del petista Baltazar Gaona García…

Alcaldes, el regaño silvanista



Más que el anunció de la dotación de cien patrullas a la Policía de Michoacán, llamó la atención el mensaje del gobernador Silvano Aureoles Conejo, tanto en el evento como en la entrevista colectiva, dirigido principalmente a los alcaldes.

Y es que el mandatario michoacano les recordó a ediles que constitucionalmente, en base al artículo 115, la responsabilidad de la seguridad pública es de ellos, de las autoridades locales y que la estatal está para respaldarlos bajo una detallada coordinación.

En ese sentido, el jefe del Ejecutivo del estado ilustra la lamentable situación en gran parte de los municipios michoacanos:

1.- Hay municipios que todavía siguen contratando policías a la antigüita. Vayan ustedes a Parácuaro, el presidente municipal (Huriel Bautista Cabrera) no quiere firmar convenio de coordinación y luego dice "es que ya encontré policías", a ver espérate, así no se puede, porque si no se repite la historia y lo que andamos haciendo es contratar policías de los delincuentes, que son los que le dicen a quién contratar y para que les pasen información y seguir medrando económicamente a los municipios, pero a mí no, yo no me chupo el dedo.

2.- Los ayuntamientos tienen que cumplir con la certificación de sus policías, que cumplan con sus requisitos; a un policía no lo puedes agarrar nomás de ahí, de la esquina, y ponerle uniforme y darle la pistola; la policía debe pasar por un proceso de cumplimiento de formación en la academia, por un proceso de certificación, de control y confianza, son varios requisitos.

3.- No puedes agarrar este, como se hacía antes: oye pues mi chofer, o mi compadre, o el más malo de aquí del pueblo para que le tengan miedo; Así nunca vamos a lograr salir de vulnerabilidad, y los municipios son los más vulnerables, pero también por una cuestión de determinación.

Nada es lo que parece



Cierto, puede ser tan un pantallazo como creíble, mediáticamente hablando, la presunta conversación por whatsapp entre los diputados locales Marco Polo Aguirre y Eduardo Orihuela Estefan por el caso del proceso de la selección del titular a la Auditoria Superior de Michoacán, pero, bueno, veremos, si se presenta la denuncia respectiva, qué tan imparcial será la Fiscalía General de Michoacán, cuyo titular, por cierto, es de origen perredista.

Conjuro



No es necesario que una fuente gubernamental confirme la presencia de grupos criminales en la capital michoacana, al final de cuentas los hechos hablan…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración