Gerardo A. Herrera Pérez
Descolonizar para avanzar 3/3
Miércoles 26 de Junio de 2019
A- A A+

De esta manera existe una contraposición entre los feminismos marxistas, socialistas y liberales y los feminismos construidos por mujeres negras o afrodescendientes, o mujeres indígenas, con relación con los debates descoloniales, éstas, mantienen una actitud abierta a la discusión en torno a los procesos y formas de dominación generados a raíz de la invasión española. Bajo este enfoque se da paso a los pensamientos que plantean la opresión por patriarcados coloniales y el colonialismo patriarcal que da forma a las sociedades que actualmente habitamos.

Por otro lado el feminismo de las Américas, o también llamado Abya Yala, feministas han logrado cruzar el concepto de colonialidad y la construcción de género, y que de ahí resulte el patriarcado colonial moderno y la colonialidad de género. Así mujeres afrocaribeñas, indígenas, mestizas racializadas, han posicionado diversos planteamientos.

Las feministas afrodescendientes, indígenas, chicanas, mestizas, blancas solidarias, tal es el caso de Aura Cumes, plantea en Multiculturalismo, mujeres diversas, luchas complejas, donde la pensadora Maya-Kaqchikel plantea, la existencia de una estructura de dominación a partir de un único eje: género, etnia/raza o clase social. Con ello no se ve la complejidad con que se construye una mujer no blanca.

Abya Yala, feministas han logrado cruzar el concepto de colonialidad y la construcción de género.
Abya Yala, feministas han logrado cruzar el concepto de colonialidad y la construcción de género.
(Foto: Especial)

Con cierta recurrencia, se generan discursos desde el feminismo blanco, quienes plantean que las mujeres afrodescendientes e indígenas racializadas, no ven en la lucha de las mujeres su más importante reivindicación, concluyendo que sus reivindicaciones son las luchas étnicas por la defensa de sus comunidades y que en razón de ello no son capaces de cuestionar el poder masculino de sus pueblos.

No obstante poco se habla de otros posicionamientos que son igualmente importantes traerlos al debate, y es el poder de dominación entre las propias mujeres “la mamá de mi esposo, me cuida mientras él no está, o cuando anda en el norte”, “me fui a vivir a casa de mi suegra en tanto no regrese mi marido”.

Otro elemento que tampoco se hace visible en los feminismos occidentalizados, blancos o bien etnocentricos, en donde se garantiza los privilegios de las mujeres blancas frente a mujeres indígenas y afrodescendientes; son las relaciones que no permiten un emancipación y libertad de la mujer para la defensa de sus derechos, pues cuando observamos esta relación vemos el ejercicio de la subordinación entre la dueña de la casa y la sirvienta (o la trabajadora del hogar), sobre todo de las mujeres que viven en las zonas indígenas y bajan a contratarse en las zonas urbanas de casas de mujeres de posiciones acomodadas, o bien en condiciones de contar con el servicio de una trabajadora doméstica. De esta manera se requiere de comprender que existen formas de opresión y luchas distintas.

Tal vez esta sea la forma en que hoy se tensan las relaciones de inequidad de género, pero no solo ello, a esto se suma la cuestión racial o étnica, pues los sistemas de dominación racial, o desde el patriarcado y desde luego de ideologías clasistas o de clase, tienen un mecanismo diferenciado cuando se trata de hombres o de mujeres.

Durante los años setenta el planteamiento de las mujeres indígenas como liberadoras de su opresión, fue considerada como sujetos pasivos, víctimas del patriarcado o del capitalismo, sin considerar ninguna de las organizaciones que en su momento se generaron para la defensa de la venta de sus productos o artesanías, como un mecanismo de liberación económica frente a sus hombres. Más tarde, en la década de los años ochenta, inicia otra problematización más rica, más congruente, es decir, no solo son tomados en cuenta las cuestiones étnicas y de género. Ahora se generan los análisis desde la raza, el sexo-género, la clase como sistemas de dominación de las poblaciones racializadas y por tanto de las mujeres afro, indígenas, mestizas pobres, ya constituye otro elemento del debate.

En otra revisión conceptual nos podemos dar cuenta de que tanto el género, como el patriarcado son categorías sociales que tienen sentido en la revisión de las epistemologías occidentales, pero al ser colonizadas las américas, estamos frente a un fenómeno que se generó durante la colonia, en el siglo XVI. Solo recordemos que durante la Cosquista el pueblo fue visto de manera deshumanizada, o bien como una parte de la naturaleza, como un animal, es decir se deshumanizo, para generar las condiciones de la racialidad, y el proceso de patriarcado. No obstante teorias como la de Lorena Cabnal y otras han alzado sus voces para expresar que en las américas existían condiciones del control que se tenían sobre las mujeres, por lo que al llegar el patriarcado occidental, solo se refuncionalizó las expresiones de opresión que ya vivían las mujeres en las américas, por lo que se pudo sostener el patriarcado occidental.

De esta manera podemos confirmar que no podemos hablar de un feminismo único occidental y hegemónico, y mucho menos que expresa la lucha de las mujeres en general, que expresa la opresión que viven del patriarcado y de una Sistema de Género que las excluyó del poder y las somete mediante mecanismos asimétricos de androcentrismo. Por ello, el feminismo, es diferente de cultura en cultura, de raza en raza, y bajo este enfoque es que da sentido a su lucha por la autonomía y su emancipación.

Actualmente se cuestiona la presencia de un feminismo occidental hegemónico blanco, realmente es un feminismo más, ya que hoy podemos apreciar de acuerdo con el contexto histórico, social, cultural, incluso hoy también el mercado, es un elemento más sobre el que se construyen las identidades para la formación de feminismos.

Estas tres partes de Debatamos Michoacán, Descolonizar para avanzar, es un reconocimiento a las mujeres y hombres que forman el Ateneo Michoacán, y que se encuentran luchando para un mejor mañana, para un mejor vivir, para una mejer humanidad.

Durante mi vida he tenido la oportunidad de contar con superiores mujeres, de todas ellas recibí confianza y respeto a mi trabajo, y de ellas siempre recibí formación, por ello, dedicar este humilde reflexión a las mujeres de Ateneo Michoacán, es reconocer el trabajo que realizan cientos de mujeres en todo el territorio michoacano en la lucha diaria por evitar los cautiverios y por mostrar un trabajo para el fortalecimiento de la libertad y toma de decisiones.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad