Hugo Rangel Vargas
AMLO: Las cartas bajo la manga
Viernes 21 de Junio de 2019
A- A A+

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado en claro que necesita recurrentemente legitimar sus decisiones a través de determinadas muestras de refrendo popular. Así lo ha puesto de manifiesto con las criticadas consultas a mano alzada en la plaza pública, o bien, a través de urnas, tal como sucedió en el tema del aeropuerto, así como con su insistencia en la reforma constitucional para ir a la revocación del mandato en el 2021 y con su llamado a la ciudadanía a acudir a la plaza pública en Tijuana, ante la amenaza de guerra comercial lanzada por el gobierno de Donald Trump en contra de México.

El tabasqueño es un político de carrera, un hombre de olfato a quien seguramente le quedan claros dos fenómenos que tienen que enfrentar quienes se dedican a la vida pública: el desgaste y la crítica férrea de la oposición. El primero ocurre por la naturaleza misma del ejercicio del poder y el segundo deviene del origen mismo del gobierno, mucho más aun cuando se ha llegado a la Presidencia marcando una agenda de contrastes y de rompimiento con el pasado.

Por ello es que López Obrador sabe que la única manera de enfrentar a las resistencias de cambio que se oponen a la agenda de la Cuarta Transformación es generando una corriente de opinión pública que, en momentos críticos y de ser necesario, tenga que salir a las calles a empujar los cambios y reformas que se ha impuesto el nuevo régimen. Dos elementos son importantes para mantener la efectividad de esta carta que el presidente tiene en su poder: recurrir a ella sólo en situaciones concretas y de elevada conflictividad; así como la permanente comunicación con su base social.

.
.
(Foto: TAVO)

Frente al desgaste natural del ejercicio del poder, la reivindicación de las banderas y de las causas que se defienden es fundamental. En este sentido, López Obrador ha construido su narrativa teniendo como adversario a la corrupción y aunque ha reiterado que la lucha en contra de este mal no se tendrá como puntal a la cacería de los ex presidentes, en los hechos está ocurriendo un fenómeno histórico en la vida del país: la exposición mediática de indagatorias que colocan en el ojo del huracán a los predecesores del morenista.

En el simbolismo de la Cuarta Transformación, Benito Juárez tiene un protagonismo fundamental y en la conmemoración de su natalicio, López Obrador ha propuesto dos llamados importantes, que aunque han sido retirados de la palestra, dan cuenta de una estrategia de defensa del proyecto que él encabeza: para el 21 de marzo de 2019, el presidente había planteado la consulta ciudadana, para decidir si se investigaba a sus predecesores y para el mismo día, pero del 2021, propuso la consulta revocatoria de su mandato.

Sí a la oposición a López Obrador le preocupa que el presidente aparezca formalmente en las boletas en el proceso electoral intermedio, parece que esto ocurrirá de forma ineludible, no con su nombre, pero sí con sus banderas.

Y es que la sombra de la corrupción del pasado se cierne de la mano de las investigaciones a los expresidentes que el tabasqueño no alienta, pero que tampoco detiene, dejándola fluir de forma lenta sabiendo que su desenlace podría acercarse al ritmo de la llegada del 2021. Mientras ello ocurre, López Obrador le sigue hablando a su base social en las mañaneras, en las plazas públicas y en las redes sociales; manteniendo así su principal escudo contra una oposición ácida e implacable a su agenda.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada