Gerardo A. Herrera Pérez
Humanismo en el arte visual
Miércoles 5 de Junio de 2019
A- A A+

En ocasiones, quienes, como quien esto escribe, no estamos familiarizados con las epistemologías del arte o de la cultura visual, podríamos confundirnos al referirnos al arte contemporáneo, o bien a la historia del arte, o incluso a la historia de las imágenes, o la historia de los medios de comunicación visuales. Todo lo anterior no es cultura visual; la cultura visual tiene otros fines, ve otros horizontes, construye sobre otros saberes, la cultura visual se construye en tiempos posmodernos, estamos en un mundo en que las imágenes o lo visual, es fundamental en la construcción de la comunicación.

El ser humano requiere para expresar sus emociones incluso para expresar las racionalidades de su cuerpo, de sus gestos, de su cara, pero igualmente con sus manos, con su boca, con sus pies, logra crear imágenes, es decir lo visual, aquellos que adquiere vida en la interpretación que realiza la otredad; así, lo visual y las imágenes constituyen un mecanismo de expresión de sentimientos y emociones.

La importancia de dichas expresiones en imágenes artísticas, es no solo quedarnos en el momento estético y de reconocimiento de la belleza de aquellas, al contrario, es leer sobre su contenido, sobre lo que se trasmite en emociones, pasión, en sentimientos de amargura, de locura, de la vida, del amor, del cariño. Es leer sobre una imagen sus narrativas, es buscar sobre la imagen los diálogos, es encontrar la complementariedad entre aquello que me dice el artista y lo que yo veo y reconozco, y de los cual me apropio; es decir, es traspasar del pensamiento de lo objetivo y subjetivo a un pensamiento de lo posible.

Verónica Buccio, artista de Parácuaro.
Verónica Buccio, artista de Parácuaro.
(Foto: Especial)

Hace ya varios años que tuve la oportunidad de coincidir con la artista Verónica Buccio, de Paracuaro, Michoacán. Ella, siempre me demostró una gran calidad humana, y un gran profesionalismo en el arte de la pintura. En aquellos años y emocionado por lo que observe de su pintura y de la calidad de la misma, le pedí pintara un mural de cuatro metros de ancho por tres metros de alto, se lo pedí con respeto, con cariño y con un profundo respeto profesional a su trabajo.

Al ser un hombre feminista, le pedí que reconstruyera en el mural los más de dos mil 500 años de historia de las mujeres y el género como instrumento de sometimiento de la mujer, en una visión androcéntrica. La maestra Verónica Buccio, realizo un gran trabajo, el mural muestra no solo la grandeza de una extraordinaria pintora, sino la grandeza de una visión histórica que ha permitido que la mujer continúe viviendo como en antaño con racismo y en una visión sexista, pese a los adelantos jurídicos, de estructuras operativas y del diseño de políticas públicas, hoy la mujer continua siendo objeto de abusos en muchos espacios sociales, laborales, políticos.

Después de ver el mural terminado, supe que la vida me estaba obsequiando lo más importante que puede darle a un ser humano, la amistad y el reconocimiento de una gran persona; la maestra Verónica con una gran calidad humana, sensible, generosa, amistosa y de gran talento ha dejado en los muros de mi casa, su arte, sus imágenes, su vida, también dejo su racionalidad y sus emociones, porque ahí quedaron plasmadas, y en ellas se puede leer el significado de una historia que ha sido escrita por hombres, donde la denominación de mujer, basta para dominarla; es este espacio artístico visual en donde la otredad se recorre hasta la centralidad de la artista y es el mural el que permite ejercer ese ejercicio de integralidad y de lectura que hace un dialogo y la complementariedad para hacerse uno solo, la otredad y la mismidad en esa espacialidad que sirve también para la unidad, para lo holístico el todo y las partes y para lo sistémico porque ahí todos se encuentran conectados.

Si bien el mural nunca fue inaugurado, existe esa deuda importante de realizar un acto que da cuenta a la sociedad moreliana y a sus visitantes de la importancia que tienen los artistas michoacanos en tratándose de artistas visuales, de artistas plásticos.

Durante estos años me ha tocado asistir a diversos eventos artísticos de sus exposiciones, ya personales, ya grupales, pero en todas ellas, me consta haber observado el talento que desborda en cada una de sus obras; incluso en alguna de estas importantes exposiciones me dio la oportunidad de inaugurar y compartir un mensaje sobre la obra y su curaduría.

Recientemente recibí un mensaje electrónico, era de la maestra Verónica, me invitaba a que la acompañara a recibir el Premio Nacional de la Mujer, que le otorgó la Cámara Nacional de la Mujer (Canadem). No me sorprendí, porque creo que fue un reconocimiento merecido y otorgado de manera pulcra, transparente, se le da por su trayectoria y talentos en el arte, eso de sobra lo tiene, y que se le reconozca habla de esa legitimidad que tiene y de esa calidad humana con que se maneja.

La Canadem, entrego el Premio Nacional de la Mujer, por sus 20 años de trayectoria artística internacional y por sus exitosos proyectos sociales que ha incidido en la formación, proliferación y proyección de generaciones de artistas más humanistas para crear arte más consciente en México.

La maestra Verónica Buccio, es impulsora de talentos en los espacios en los que recrea la enseñanza del arte, en el estudio donde desborda su talento para mostrar la capacidad y talento que tiene para formar arte visual. En cada una de sus pinceladas se encuentra la firmeza de su pensamiento, en cada paleta de colores funde la energía de su emoción, y con su pensamiento y la emoción construye el arte visual que la posiciona como la mejor artista plástica de Morelia, de mucho tiempo, de todos los tiempos.

Ella, no es solo la maestra de arte, no, no lo es, es más que eso, abreva de su talento y con su talento comparte su ser a cientos de jóvenes que esperan una oportunidad para estar cerca de ella en su academia. Verónica es la madre artística que con gran firmeza instruye y señala, pero con la fragilidad de una formadora orienta y cuida, ama su trabajo.

Finalmente, deseo precisar que aquí en esta nota he querido solo precisar el humanismo de una mujer artista visual, no fue mi deseo precisar sus adelantos o sus éxitos y triunfos porque esos ya dan cuenta en los medios de comunicación. Es y será mi interés siempre destacar las cosas positivas y de humanismo en las que ella ha crecido y se ha formado.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

71 años

Cuenta cuentos y la paz.

Sabiduría y quiropráctica

Debatamos Michoacán: Vaqueros

Comunidad y desarrollo sostenible

Prevención

Tlalpujahua

Educación cívica

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano