Julio Santoyo Guerrero
Frente a frente... y en soledad
Lunes 3 de Junio de 2019
A- A A+

Estoy seguro que no soy el único que ha llegado a preguntarse cómo sería la confrontación entre dos mandatarios que comparten algunas características de personalidad. Nos referimos a Trump y a Andrés Manuel López Obrador. Ambos han hecho de la impulsividad, la trivialidad, la obcecación, el nacionalismo, la confrontación, la agresividad, la ambigüedad, el anti realismo, la acusación no siempre fundamentada, la magnificación de la persona, la ponderación extrema de fragmentos ideológicos, parte de su estilo de gobernar. Ambos han tenidos relativo éxito interno usando esos medios frente a un electorado desilusionado y por ello anhelante de políticos que sustenten un relato a la medida de sus preocupaciones, hartazgos, frustraciones y miedos, aunque este estilo choque con la realidad.

La diferencia, muy sustancial por cierto, es que ese estilo en el caso del mandatario estadounidense lo ha empleado extensivamente en su política internacional, mientas López Obrador lo ha hecho sólo en el contexto de la política interior. Obrador, por alguna razón, tal vez para no chocar con Trump, quien en los albores de este gobierno ha sido alabado más de una vez por el estadounidense, se ha manejado con un perfil muy bajo y casi se ha borrado del plano internacional. El caso del conflicto venezolano, ante el cual adoptó el criterio de la "neutralidad", retrata con claridad el criterio y justificación central de la política internacional de la cuarta T.

El retraimiento voluntario del activismo internacional, sin embargo, ha tenido un costo, que en estos momentos debe lamentarse el presidente Obrador, pues uno de los medios efectivos para la defensa de los intereses mexicanos en la disputa comercial con el gobierno de los Estados Unidos son los foros internacionales y la construcción de aliados a partir de políticas comunes globales, lo que se logra solamente jugando un papel dinámico y constructor de consensos con los gobiernos de los países líderes. Todas las oportunidades que se perdieron en seis meses son ahora para lamentarse. El cálculo de que Trump no alcanzaría a la política y a la economía mexicanas, mientras el gobierno de Obrador guardara silencio para no excitar su temperamento que motivara un reacción dañina, ha sido erróneo y francamente ingenuo.

Lo que habían querido evitar se les ha derrumbado encima. Ahora están frente a frente Trump y Obrador. La primera reacción de nuestro presidente no nos ha sorprendido para nada. Como si se tratara de un reto callejero ha revirado que "no le tiene miedo" que "no es un cobarde", como si con ello se supliera la ausencia de una política internacional que pudo haber construido una red de alianzas que en este momento habrían sido activadas. Sin embargo, la soledad mexicana es evidente, su socio canadiense por ejemplo ha mantenido cerrada la boca y en los poderosos foros internacionales el asunto se trata con marginalidad.

El error de cálculo frente al inestable Trump, mismo que cometió el peñismo, debiera constituirse en punto de partida para la revisión de la política internacional mexicana
El error de cálculo frente al inestable Trump, mismo que cometió el peñismo, debiera constituirse en punto de partida para la revisión de la política internacional mexicana
(Foto: Gustavo Aguado)

Tocados por la impulsividad y la arbitrariedad ambos mandatarios, si no son persuadidos por la sensatez de sus colaboradores podrían colisionar públicamente ocasionando consecuencias políticas y económicas mayores. A Trump le fascina torear, a Obrador también. La diferencia es que el poder en el plano internacional del primero es evidente y la del segundo realmente no existe pues no es lo mismo torear a los personajes interiores que a un personaje con el poder de Trump.

Ya no tiene mucho sentido argumentar que la cuestión comercial y la migración deben tratarse en "carriles distintos" ¿Qué guerra comercial ha separado temas no económicos de sus motivaciones? ¿Tal vez alguna? El hecho es que el gobierno de Trump ha colocado ambos asuntos en el mismo carril desde hace mucho tiempo y con esa premisa irán a negociar sus representantes el próximo 5 de junio y tratarán de salirse con la suya, Trump necesita alentar a sus electores. Ya lo ha hecho con China, si no logra lo que quiere en el tema migratorio lo hará con México. En ese escenario deberá plantarse el canciller Ebrard. No será fácil.

Sería alentador saber que la diplomacia mexicana en este momento está arduamente empeñada en lograr aliados por todo el mundo que se constituyan en un contrapeso a la arbitrariedad del gobierno de Trump, ojala que la austeridad "franciscana" no los limite en ese cometido crucial para México y el derecho internacional.

El error de cálculo frente al inestable Trump, mismo que cometió el peñismo, debiera constituirse en punto de partida para la revisión de la política internacional mexicana. Obrador debe ser persuadido de que México no puede cerrar los ojos frente a las realidades internacionales, en las que si bien hay riesgos también existen extraordinarias oportunidades. La soledad con la que México está encarando la crisis de los aranceles debe ser subsanada con urgencia. Aislarse no es la opción, es la derrota.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?