Gerardo A. Herrera Pérez
Formar para la vida
Miércoles 29 de Mayo de 2019
A- A A+

La importancia de reconocer la vida y amarla, requiere de asumir compromisos, requiere de respetar y responsabilizarnos de cuidar y proteger. Así estos pasos que compartimos con usted, podrían ser de utilidad en la comprensión de la formación y cuidado para la vida, para la naturaleza, para el medio ambiente, para la biodiversidad y de aquellos elementos como el agua, la tierra y el aire. Son siete pasos, que pueden fortalecer su ecoformación, practíquelos, aplíquelos, disfrútelos, enamórese de ellos. Los compartimos:

Amar la vida



El planeta es un ser vivo y merece respeto a su diversidad, porque todo lo que hacemos tiene repercusiones incluso en nosotros mismos (como lo que ahora vivimos en este calentamiento global de la Tierra), por lo que se requiere sentir la vida, amarla, disfrutarla, es necesario que desde nuestras vidas se revalore lo que hacemos a favor de la tierra, porque ésta nos da alimentos y nos enseña a estar en forma congruente en este mundo y en esta vida. Me alegra saber que hay respeto por la vida en Lázaro Cárdenas, en Apatzingán, en Morelia, que son los casos que yo conozco, seguramente habrá más, también a ellos felicidades.

Ecoética


Requerimos estar conscientes de las consecuencias de las acciones que se realizan por los humanos en contra de la tierra, es decir, no son los animales o las plantas las que tensan. Seamos conscientes del daño ambiental que hacemos, de tirar basura, de dañar los océanos, contaminar el agua, tirar las pilas, requerimos de reflexionar en el daño ambiental, la pobreza, las desigualdades económicas y sociales, la injusticia social, la opresión, y el modo en el que contribuimos para que existan; ello, nos ayudara a comprender el equilibrio que debe existir entre todos los seres vivos de manera holística y ayudará en la construcción de una ética integral, democratizadora, flexible, holística, que promueva la sostenibilidad y sustentabilidad. Para algunos puede ser una aspiración para otros ya trabajamos en ello y luchamos por la vida.

La Madre Tierra es un sistema vivo autorregulado, que reacciona ante los cambios que le apliquemos.
La Madre Tierra es un sistema vivo autorregulado, que reacciona ante los cambios que le apliquemos.
(Foto: Especial)

Equilibrio


Para que exista un equilibrio entre el desarrollo económico y la preservación de los ecosistemas, es importante reconocer la sabiduría de la naturaleza. La Madre Tierra es un sistema vivo autorregulado, que reacciona ante los cambios que le aplicamos. Por ello, si hablamos de equilibrio, el desarrollo debe considerar los ciclos de vida de la naturaleza y estar sólo en función del bienestar social y de la convivencia ética, cualquier otro fin lesionaría gravemente a la naturaleza, a la vida, como ya se puede observar con el cambio climático, el cambio de uso de suelo, la devastación de los bosques, y un largo etcétera.

Afinidad


El ser humano requiere de religarse, requiere de un coaligante que le permita reconocerse en sincronía y sinergia con la tierra, pero también con los seres vivos, y convivir con otros seres animados e inanimados (agua, tierra aire), es preciso promover la sensibilidad, ternura, cuidado, la caricia, la extrañeza, incluido el asombro de la naturaleza. Mantener una con-vivencia armónica con el planeta y los seres vivos, es decir, requiere de una ecopedagogía que desde la ecoeducación nos permita reconocer la vida como eje central de la Madre Tierra.

Racionalidad con sentimiento


Requerimos una racionalidad y emociones equilibradas, que logren promover la capacidad de asombro, la capacidad de hacer estética, de buscar la belleza y sorprenderse de ésta, es decir contar con un ser humano integral. Requerimos de una razón que no nos cree cautiverios, que nos emancipe, que nos de libertad para la creatividad y la espiritualidad. Este equilibrio puede ser la base de la sustentabilidad.

El todo y las partes


El ser humano en el marco de la totalidad y, en armonía con el universo, como sistemas autopoiéticos, autorganizados y autorregulados; como sujetos capaces de ver, relacionar, integrar, simular, inventar, etc., en todo momento, y en todos los espacios posibles, se precisa promover una nueva compresión de la realidad. Edgar Morín, plantea no solo la realidad objetiva y subjetiva, sino también un realidad de lo posible, de aquello que se espera que pase en beneficio de la colectividad.

En este contexto es importante analizar con enfoque desde lo macro y lo micro, lo supra y lo infra, como un gran holograma en el que el todo es constitutivo de las partes y las partes constitutivo del todo, es decir lo holístico. “La fragmentación y la separación solo tienen sentido en tanto forman parte de un proceso mayor que los vuelve a re-unir en una estructuración del todo. Desde esta visión ya no seremos sujetos aislados, incomunicados, sino una gran comunidad cósmica”.

Creación y desarrollo de la conciencia planetaria


Para tener conciencia planetaria es fundamental reconocernos como parte integral de la tierra, reconocernos en el holismo, en esa integralidad, es decir, es importante olerla, verla, escucharla, sentirla, abrazarla, solo así podríamos comprenderla y generar la conciencia que tanta falta nos hace para no hacerle daño. La conciencia planetaria representa la diferencia entre seguir viviendo atrapado entre la devastación que se ha generado por nuestro modo de ser y vivir en un mercado ignorante y devastador, o bien, generar acciones para coexistir y disfrutar en armonía el tiempo que le resta de vida, a nuestra vida.
En su momento muchos activistas sociales han generado acciones para conservar la territorialidad de las comunidades originarias, como lo hizo Efrén Capiz de la UCES, o como también, estuvo presente en esta defensa del bosque y el derecho a la vivienda digna el ingeniero Marcelo Hernández Vera, ambos ya descansan en paz.

Marcelo Hernández Vera, era muy joven cuando dejó de latir su corazón, ese corazón que amaba el bosque y que lo defendía, ese corazón cuya centralidad era su comunidad y la colonia Rio Volga; esas acciones que se realizaron desde el corazón dejaron de ser ejecutadas y ahora lo que tenemos son los efectos de haber talado el bosque con los impactos de cambio climático que vivimos y que nos afecta a todos y todas. Marcelo Hernández (qepd) lucho porque los derechos humanos se hicieran realidad, porque las personas tuvieran un espacio para construir su casa, una casa sustentable, un espacio también para desde ahí defender las áreas verdes.

Estos principios ya los aplica el ingeniero Francisco Aguilar, Emily Stephany Medina Domínguez, Martín Barriga, Deportistas con causa, así como Por amor a mi tierra Apatzingán, A.C. entre otras organizaciones que están trabajando para un mundo mejor. Así como a todos los doctorantes del doctorado de Ecoeducación del IUP, Morelia, Uruapan y la Piedad, quienes trabajan por un mundo mejor como fue demostrado en el IV Congreso “Investigación es acción”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad