Alejandro Vázquez Cárdenas
IMSS, una tragedia que se pudo evitar
Miércoles 29 de Mayo de 2019
A- A A+

El Instituto Mexicano del Seguro Social nace oficialmente el 19 de enero de 1943 como respuesta a la necesidad de otorgar atención médica a la población trabajadora. Vale recordar que antes de la existencia del IMSS la atención médica corría por cuenta del patrón y la Virgen de Guadalupe, lo cual equivale a decir que virtualmente no existía.

El nacimiento del IMSS no fue fácil, desde su inicio enfrentó rechazo y bloqueo por parte de los segmentos patronales de esa época, ayudados, para colmo de las vergüenzas, por algunas centrales sindicales, incapaces de entender el concepto de seguridad social. Para ellos el trabajador era una pieza barata y desechable.

Actualmente nadie duda de la importancia del IMSS que es, con mucho, la mayor institución médica de México. A 76 años de su fundación, el IMSS atiende casi 74 millones de derechohabientes.

Actualmente nadie duda de la importancia del IMSS que es, con mucho, la mayor institución médica de México. A 76 años de su fundación, el IMSS atiende casi 74 millones de derechohabientes.
Actualmente nadie duda de la importancia del IMSS que es, con mucho, la mayor institución médica de México. A 76 años de su fundación, el IMSS atiende casi 74 millones de derechohabientes.
(Foto: Especial)

Su red hospitalaria es considerada la más grande y moderna de América Latina. Y ya superada, no sin grandes trabajos, la crisis financiera en que se encontraba en 2012, el Seguro Social logró un superávit cercano a los 15 mil millones de pesos en los últimos años, recortando, en muchas ocasiones en forma brutal, los gastos en muchas de sus áreas. Resultado, finanzas más o menos sanas pero un ausentismo no cubierto, plazas sin cubrir y equipos médicos cada día más viejos y algunos de plano obsoletos. Eso sí, algunas unidades “escaparate” en pocos Centros Médicos, mismas que recuerdan las aldeas Potemkin. Conclusión; a tropezones pero el IMSS sobrevive, o sobrevivía, pues no contábamos con la 4T.

Durante la década de los 60s y gran parte de los 70s el IMSS vivió la que fue su mejor época; se crearon los grandes centros hospitalarios, la cobertura se amplió a todo el país y se contrataron excelentes médicos para los servicios de asistencia y enseñanza.

Con los años, al incrementar la cobertura sin aumentar los recursos, el Instituto inicia un progresivo declive. El IMSS sobrevive, cierto, pero con graves carencias derivadas de una mala administración y peor planeación. ¿El resultado? Un Instituto totalmente rebasado, no tiene ni médicos, ni camas ni recursos para atender con calidad y oportunamente a la totalidad de sus pacientes.

¿Cómo se llegó a esta tragedia? Los motivos son múltiples pero hay que partir de una verdad incómoda. El IMSS, como toda institución mexicana es manejada por nuestra poco eficiente clase política, por lo tanto no debe extrañarnos que presente sus mismos vicios ¿Cuáles? Corrupción en las compras, amiguismo en los nombramientos, asignación de contratos de construcción a prestanombres y un contrato colectivo de trabajo diseñado para tener controlado al sindicato.

El personal, sobre todo médico, está profundamente desmotivado y su mayor expectativa que era llegar vivos a la jubilación ya no la tienen desde que entró en funciones el sistema AFORE, que condena al trabajador a morir de hambre a los pocos años de jubilado. A despecho de quien lo niegue, no hay ni ha existido un adecuado reconocimiento a la calidad médica, en el IMSS, fuera de pagos por antigüedad y puntualidad, gana lo mismo el bueno, el malo y el feo. Esta es la principal razón por la cual excelentes especialistas han renunciado el IMSS.

Y si la evolución del IMSS en México es deprimente, en Michoacán es capítulo aparte, aquí está peor que en muchos otros estados. Un ejemplo de eso es la historia de la construcción y demolición del Hospital Regional de Morelia, una pérdida multimillonaria en una institución ya de por sí quebrada, y su posterior construcción en la peor y más lejana área geográfica posible por así convenir a los intereses económicos de unos cuantos.

El resultado final de todo esto es que el IMSS incumple con su postulado básico, atender enfermos con oportunidad y calidad. Entendamos, el IMSS se diseñó para atender a los trabajadores y sus familias, no para población abierta, para eso está Salubridad. Cargarle la atención de personas que nos son trabajadores es pervertir su función y desfondarlo financiera y operativamente; y eso es criminal.

Y ahora, con la llegada el mesianismo de la 4T el futuro del IMSS ya no es sombrío, es definitivamente negro. Todo me hace pensar que su certificado de defunción ya está escrito y firmado, solo falta ponerle fecha y hora.

Descanse en paz el Instituto que en su momento hizo su mejor esfuerzo por la salud de los mexicanos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico