Julio Santoyo Guerrero
Temporada de cañones
Lunes 27 de Mayo de 2019
A- A A+

La rutina ecocida que se ha instalado en Michoacán desde hace varios años, principalmente con la expansión aguacatera, tiene un ciclo bien reconocido y un calendario preciso. En los meses de estiaje, marzo, abril y mayo, se ocupan de incendiar bosques y pastizales preparando las condiciones para el cambio definitivo de uso de suelo. Durante la temporada de lluvias, junio, julio, agosto y septiembre, se ocupan de activar los más de mil cañones antigranizo (según datos de la Semaccdet), para proteger sus frutos, aguacate y frutillos, de las granizadas y lluvias excesivas. En los meses de octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo, se dedican a la construcción desmedida de hoyas captadoras (acaparadoras) de agua. Durante todo el año se programa la aplicación de agroquímicos y pesticidas que contaminan tierras y aguas (Zirahuen, Cupatitzio, Pátzcuaro, Cointzio, Umecuaro, Loma Caliente, y un largo etcétera), que son la causa de la invasión de algas y lirios, además de causar la desaparición masiva de polinizadores.

En los días que corren se ha inaugurado la temporada de cañones antigranizo 2019. El estruendo de sus explosiones en cadencias de diez y hasta 20 disparos continuos en zonas de huertas aguacateras para disipar, diluir y evitar el granizo, ha regresado con toda impunidad, desoyendo la protesta de los productores agrícolas y burlándose de la advertencia gubernamental de que no deben ser utilizados. El que la gran mayoría de estos cañones no tengan autorización, previo estudio de impacto ambiental, no les importa. Su cultura bien cimentada en la ilegalidad: cambio de uso de suelo, uso de agroquímicos y pesticidas fuera de las normas de salud y ambientales, les hace creer que la actuación fuera de la ley es lo regular y que están fuera del alcance de las manos del Estado.

En los meses de estiaje, marzo, abril, y mayo, se ocupa de incendiar bosques y pastizales preparando las condiciones para el cambio definitivo de uso de suelo.
En los meses de estiaje, marzo, abril, y mayo, se ocupa de incendiar bosques y pastizales preparando las condiciones para el cambio definitivo de uso de suelo.
(Foto: Especial)

El permanente desafío que un gran número de productores de aguacate y de frutillas le lanzan al estado y a la sociedad michoacana, genera las condiciones para el conflicto social, también recurrente. El año pasado más de 6 mil ciudadanos de los municipios de Madero, Carácuaro, Nocupétaro, Acuitzio del Canje, Huiramba y el sur de Morelia, afectados por los incesantes cañoneos, firmaron una solicitud para que las autoridades ambientales federales y estatales tomaran cartas en el asunto y que considerando el principio de precaución, del cual es participe el gobierno mexicano, procedieran a clausurarlos. En consecuencia se procedió a la clausura de uno de ellos y se advirtió y convocó a los propietarios a que dejaran de emplearlos y así fue.

Sin embargo, a pesar de la protesta pública y la advertencia gubernamental, la temporada de cañoneos ha sido inaugurada. En el municipio de Madero, por ejemplo, fue inaugurada la semana pasada por el cañón emplazado en una huerta aguacatera en la localidad de Llanitos, artefacto que fue denunciado a las autoridades ambientales el año pasado. En ese sitio, a menos de 700 metros acaba de ser construida una hoya acaparadora de agua con capacidad para más de 15 millones de litros. Es decir, necesitan el agua pero con los cañones la dispersan y la alejan. De ese tamaño es la incongruencia, el cinismo y la voluntad para violar la ley y realizar ecocidio.

Me pregunto si ¿a la temporada 2019 de cañones antigranizo le seguirá la correspondiente temporada de clausuras 2019? Creo que así debe de ser. El Estado, su gobierno, tienen el deber constitucional de hacer valer la ley, en este caso las leyes ambientales federales y estatales. Tendrá que ser así, el gobierno de Michoacán ha expresado su compromiso con la conservación de la naturaleza y el derecho humano de todos a un medio ambiente sano. Es el momento de hacerlo. Lo que debe seguir es la clausura de cada uno de los artefactos que sean detonados. En esta tarea, dada la competencia, deben participar tanto la Semarnat, la Profepa, como la Semaccdet y la Proam.

Si a la temporada 2019 de cañones antigranizo no le sigue la temporada de clausuras estaremos ante la evidente derrota de las instituciones y la victoria de la ilegalidad de los poderosos capitales aguacateros. Será entonces responsabilidad de las instituciones federales y estatales la emergencia de los conflictos sociales que esto genere. En todo caso queda inaugurada también la temporada 2019 de protesta social en contra de los cañones antigranizo y de toda tecnología destructiva del medio ambiente.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país