Hugo Rangel Vargas
Vuelta al estado de naturaleza
Viernes 24 de Mayo de 2019
A- A A+

Desde hace años, el estado mexicano ha evidenciado una crisis estructural que coloca en zona de riesgo su viabilidad como ente depositario del pacto social. Los clásicos, Hobbes y Locke -aunque con matices cada uno-, decían que el nacimiento del Estado derivaba de la necesidad de los seres humanos de superar su estado de naturaleza, esa fase de permanente conflicto y de cierta esquizofrenia defensiva en la que el individuo tenía que defender su integridad por su propia mano. El papel de defensor, el monopolio del ejercicio de la violencia y la impartición de justicia, entre otras más tareas; son entonces depositadas en un fideicomisario de la confianza de una sociedad la cual, a través del pacto social, las entrega.

En México, hay estampas que dan cuenta de que no se exagera cuando se hace referencia a un estado fallido, puesto que ha dejado de cumplir, y en algunos casos ha ido en contra, de los intereses de los fideicomitentes de ese pacto social: los ciudadanos. El crecimiento de la inseguridad y la violencia en los últimos años, ha ocurrido no sólo con el desdén, sino también con la complicidad de autoridades quienes se convierten en transgresores de la ley qué han jurado hacer respetar.

 El crecimiento de la inseguridad y la violencia en los últimos años, ha ocurrido no sólo con el desdén, sino también con la complicidad de autoridades quienes se convierten en transgresores de la ley.
El crecimiento de la inseguridad y la violencia en los últimos años, ha ocurrido no sólo con el desdén, sino también con la complicidad de autoridades quienes se convierten en transgresores de la ley.
(Foto: TAVO)

El surgimiento de los grupos de autodefensa en Michoacán en el año 2013 así como en otras latitudes del país, sólo develaron un proceso que ya ocurría de manera silenciosa pero creciente: la toma de la seguridad en manos de la propia ciudadanía. El cierre de calles al tránsito público privatizándolas de facto, la colocación de plumas y garitas en las entradas de fraccionamientos, la contratación de sistemas y equipos de seguridad privada por parte de cierto sector de la sociedad de altos niveles económicos; muestran el deterioro de la capacidad del estado mexicano para hacer frente a su tarea más básica y fundamental que es la seguridad de los ciudadanos.

En los estudios realizados por la agrupación Latinobarómetro se da cuenta de este elevado grado de insatisfacción de la ciudadanía hacia las instituciones públicas depositarias del pacto social. En 2017 en México, el porcentaje de ciudadanos que decían tener confianza en la policía era del 20 por ciento, cifra que se ha deteriorado en los últimos 10 años, ya que en 2007 se ubicaba en 32 por ciento.

El regreso al estado de naturaleza ante la ausencia del Estado mexicano parece una realidad en muchas zonas del país. Las cifras dadas a conocer recientemente por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en su informe especial sobre linchamientos son escalofriantes. De 2015 a 2018, estos ajusticiamientos fuera de la ley se incrementaron en 300 por ciento y tan sólo de 2017 a 2018 pasaron de 60 a 174 casos. Casi el 30 por ciento de los mismos se concentra en tan sólo once municipios de cinco entidades. Resulta revelador que en la mayoría de los casos quienes inician el linchamiento son las propias víctimas de los supuestos delincuentes, agobiados quizá por la certeza de la impunidad.

Un enorme reto de la IV Transformación se encuentra en la recuperación de la confianza ciudadana hacia el Estado. El nivel de los agravios que ha sufrido la sociedad de manos de sus “protectores” empiezan a hacer estragos en el tejido institucional y a evidenciar fenómenos como los linchamientos, a todas luces al margen de la racionalidad y la justicia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos