Estrellita M. Fuentes Nava
No sólo es prohibir las bolsas de plástico…
Viernes 24 de Mayo de 2019
A- A A+

En estos días nuestras autoridades locales han establecido el veto al uso de bolsas de plástico y artículos desechables, lo cual aunque es una necesidad imperante, pareciera que en su visor lo tienen más como una moda y política de marketing, en vez de que sea a partir de una conciencia total de ayudar de raíz al medio ambiente.

Importar el modelo europeo de prohibición del uso del plástico no necesariamente encaja con el sistema mexicano, toda vez que en nuestro país aún no se resuelve el asunto del manejo de los residuos, y peor aún, casi no se invierte en ello. En México de acuerdo al INEGI se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, es decir, ¡770 gramos por persona!; y principalmente son generadas principalmente en viviendas, edificios, calles y avenidas, así como en parques y jardines. Por otra parte, el 87 por ciento de los tiraderos de basura son a cielo abierto y 13 por ciento en rellenos sanitarios. También se separa diariamente sólo el 11 por ciento de la basura recolectada. Tenemos 241 centros de acopio que recolectan diariamente materiales diversos, de los cuales 75 por ciento es papel, cartón, PET y vidrio, principalmente en estados como Querétaro (51), Jalisco (45), Estado de México (43) y Michoacán (25) (aunque debería haber mínimo uno por municipio, pienso).

En México de acuerdo al INEGI se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, es decir, 770 gramos por persona.
En México de acuerdo al INEGI se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, es decir, 770 gramos por persona.
(Foto: Especial)

La medida de prohibir el uso de desechables plásticos es sumamente urgente (basta con sólo ver las islas flotantes de plástico del tamaño del territorio de Francia y los cientos de especies marinas muertas con sus estómagos llenos de este material), pero también lo es recrear un sistema integral que dote de alternativas al ciudadano y que genere a la vez una nueva cultura ambiental.

¿Qué opción le estamos dando al ciudadano cuando los utensilios de plástico además de ser de bajo costo para las personas de escasos recursos está presente en: empaques, pañales, útiles escolares, autopartes, utensilios de cocina, ropa y accesorios, etcétera, etcétera? ¿Cuál es el costo actual de lo orgánico versus el plástico? (basta ver los pasillos en las secciones especiales de los supermercados). Por otra parte, ¿de qué sirve hacer el intento de separar la basura si los del servicio de limpia de todas formas la revuelven y van a dar a los rellenos sanitarios que además de ser altamente contaminantes, vierten líquidos lixiviados a nuestros mantos acuíferos que al final es el agua que bebemos? Parece una medida como la del circo sin animales que impulsó el Partido Verde hace tiempo, donde no se vio la película completa y al final murieron los pobres animales abandonados. Si le vamos a entrar, que sea en serio y no nada más como para el anuncio y para la foto.

Necesitamos planes e inversiones para el desarrollo de sistemas integrales de separación, acopio y reciclaje de basura, para poder extrapolar el plástico ya existente; incentivar a los industriales del plástico para explorar nuevos materiales alterativos, orgánicos y de bajo costo para el consumidor (de hecho algunos grupos han estado cabildeando en el Congreso para revertir la medida del veto); invertir en ciencia y tecnología para que los jóvenes desarrolladores puedan escalar sus proyectos y masificarlo. Sobre esto último, ya hay proyectos innovadores de jóvenes que están encontrando fórmulas alternativas a partir de celulosa orgánica de maíz, o incluso de sargazo, que se disuelven y son amigables con el medio ambiente ¿por qué no se invierte entonces de manera importante en ello para encontrar nuevas alternativas? También he visto el uso de telas de algodón enceradas en vez del plástico adherible para la conservación de los alimentos. ¿Cómo escalarlos y ponerlos en los anaqueles para el ciudadano? Eso sí sería una verdadera política.

Y la cuestión financiera no debe ser un pretexto, porque hay financiamientos al margen de los recursos federales. De hecho por aquí les dejo una liga para un estudio acerca de fuentes de recursos para el manejo de residuos que realizó la SEMARNAT hace tiempo:

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/197602/Fuentes_de_recursos_financieros.pdf (sólo recuerden que la vía de los recursos internacionales requiere de asesores expertos para poder tener éxito).

En fin, que las políticas accesorias no ayudan y son tan falsas como el plástico. Tenemos que propugnar por medidas más profundas y que tengan una visión integral de la solución que demanda el planeta que hoy nos estamos acabando.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De la política a la práctica transversal de los Derechos Humanos en Michoacán

Líderes de papel

La dimensión social de la Iglesia según el Papa Francisco

Los valores en México, ¿cuáles? y ¿por quienes?

Mi mascota, mi maestra

Nuestros niños

El arca del gusto en Michoacán

El baile de Peña

5 de agosto: Día Mundial del Agua Potable

La famosa Lola

Mineras al acecho

¿Necesitamos nuevos partidos?

Generación Alpha

El ocaso de la clase media en México

La factura pendiente con el medio ambiente

Slow life

No sólo es prohibir las bolsas de plástico…

Escasez

Centennials

El valor de escuchar

Pastelito

Cultura chaira y fifí

Buenavista no es tierra de nadie: Gordiano Zepeda

Afortunadas mascotas

Los días sin coche

Apuntes sobre el PEF 2019

Nuevos tiempos, nuevos actores

Cuarta Transformación y Revolución 4.0

Adiós a peña

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán