Viernes 17 de Mayo de 2019

La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos.

Darío Fo

A- A A+

Siempre había querido escribir un artículo acerca de nada, pero, como no se me ocurría nada, pues no lo había siquiera intentado. Sin embargo, aquí vamos… A ver cómo sale el experimento.

La idea la retomo de una de las series de situación de comedia (sitcom) más famosas y exitosas de la televisión estadounidense llamada “Seinfeld”, protagonizada por el comediante, que ahora llamaríamos standupero, Jerry Seinfeld. El programa no trataba de nada; era hilarante, irreverente y genial. Sufrí cuando lo cancelaron en 1999, al cabo de 9 temporadas.

Hablando del stand up, tan de moda en nuestro país gracias al canal de televisión Comedy Central, y a la genialidad de unos comediantes –hombres y mujeres- que, repito, ahora llamamos standuperos, cáusticos, irónicos e inteligentes, quienes trasformaron la forma de hacernos reír, mudándonos del tradicional sketch y la narrativa de chistes (pelados por lo regular), a la rutina o monólogo sobre lo cotidiano, con una fuerte carga grotesca, irónica, hasta vulgar, pero bastante ingeniosa, que nos hace cargarnos de la risa, pensar, y puede que hasta hacer conciencia sobre infinidad de temas sociales.

Ya mucho nos han hecho llorar, de menos, ahora que nos hagan reír.
Ya mucho nos han hecho llorar, de menos, ahora que nos hagan reír.
(Foto: TAVO)

Por cierto, guste o no, Adal Ramones, por su emblemático monologo inicial de su programa noventero Otro Rollo, puede ser considerado uno de los padres fundadores del stand up comercial en México.

Bueno, de la pléyade de standuperos del momento, para no mencionar solo a algunos y omitir injustamente a muchos tantos más, prefiero solo destacar el nombre de Franco Escamilla, quien es mis hermanos, hoy día, el cabrón más gracioso de habla hispana. Se tenía que decir y se dijo.

Y hablando de comediantes, en 2016, el cómico guatemalteco Jimmy Morales se convirtió en presidente de su país. Recuerdo haber pensado: la exposición televisiva por lustros, sumada al desencanto, mundialmente generalizado, de las sociedades con sus elites políticas, fueron sin duda las principales razones por las que un outsider como él triunfó. Para esas fechas, Cuauhtémoc Blanco ya era presidente municipal de Cuernavaca; colocando un servidor ambos casos en la misma bolsa, la de las celebridades que triunfan en política.

Ahora, con la reciente elección del comediante ucraniano Volodymyr Zelenskiy como presidente de su país, busqué en mi ático mental la bolsa en la que había echado a Jimmy Morales y a Cuauhtémoc Blanco, para, partiendo de un nuevo análisis, sacar a Jimmy de esa bolsa y meterlo en una distinta con el nuevo presidente de Ucrania.

La nueva bolsa alegórica se sustenta en la hipótesis, propia y sin bases científicas, de que gran parte de la gente que hace comedia, especialmente los standuperos, son personas bastante inteligente, que elaboran grandes análisis “politológicos” de manera empírica e involuntaria, que luego plasman en sus rutinas; haciendo sátira y crítica política de una forma sencilla, que el ciudadano común entiende y compra fácilmente; logrando así lo que los políticos tradicionales con sus discursos de hueva difícilmente pueden: conectar con el pueblo.

Todo esto me hace pensar en los tiempos en que la principal sátira política del país se encontraba en las míticas carpas de los albores del siglo XX, de las cuales emergieron grandes cómicos como: Cantinflas, Palillo, Medel, Shilinsky, Mantequilla, entre otros más.

En fin, no sé si logré no hablar de nada, o no dije nada, pero lo que sí sé, es que tengo que buscar los reruns de Seinfeld; que cuando venga Franco Escamilla iré a verlo; y que si me tropiezo alguna vez en una boleta electoral con un o una standupera, sin duda votaré por esa persona. Ya mucho nos han hecho llorar, de menos, ahora que nos hagan reír ¿No creen?

Otrosí:

Abrazo fuerte y sentido a la comunidad LGBT, por el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, que se conmemora hoy, 17 de mayo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelos en las manos de Inghillieri

Hidalgo en el pincel de Siqueiros

Juez de jueces

La Belisario Domínguez es para…

Latinobarómetro 2018 y redes sociales

4 de julio

Hablemos de refugiados

El uniforme neutro

Las apariencias importan

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano