Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
En días no laborables
Martes 14 de Mayo de 2019
A- A A+

Sempiterna es la violencia que ocurre en todo el país, como fruto generado fundamentalmente por el largo periodo neoliberal que hemos vivido hasta hace unos meses, factor que mucho ha lastimado a nuestro país y que nos induce, o lleva prácticamente, a la conclusión de que la violencia que padecemos en todo el territorio nacional tardará mucho tiempo en erradicarse, pues las condiciones impuestas por el liberalismo económico que recién desgobernaba, acabó por desaparecer prácticamente todas las industrias nacionales, que daban soporte económico al país, para entregarlas al gran capital.

Lo anterior nos lleva a considerar que la violencia actual permanecerá y pasará más tiempo para ser controlada por completo. Los asaltos, las desapariciones, los asesinatos a mansalva, las ejecuciones sumarias, y los desaparecidos múltiples (conocidos o no publicitados), marcan el horror en el que vivimos todos y tardará regresar a un estado tranquilo y pacífico.

Largos meses pasarán todavía para tranquilizar todo el territorio nacional, “regresarlo a los buenos tiempos”, será difícil lo que nos lleva a considerar que la conducta anárquica que se presenta desde pasados sexenios es debida a la irregular o mala dirección de presidentes de la República, llevados a Palacio Nacional por “el gran dedo del presidente saliente”.

Las condiciones impuestas por el liberalismo económico que recién gobernaba, acabó por desaparecer todas las industrias nacionales, que daban soporte económico al país, para entregarlas al gran capital.
Las condiciones impuestas por el liberalismo económico que recién gobernaba, acabó por desaparecer todas las industrias nacionales, que daban soporte económico al país, para entregarlas al gran capital.
(Foto: Especial)

Con el magnicidio (asesinato brutal) de Luis Donaldo Colosio, los desgobiernos corruptos, continuaron el saqueo e impulsaron una descomposición social en sus altas esferas, asaltaba (más bien se robaba) la titularidad de la Presidencia de la República; así sucedió el asalto al poder en 1988, que fue ejecutado indudablemente, con la anuencia o la orden del presidente de la República en turno. Desde luego, por la obediencia de los dirigentes del PRI, del Partido robolucionario partido Institucional, que obedecía las instrucciones (sin lugar a dudas) del presidente en turno de los Estados Unidos Mexicanos.

Seguramente que los jóvenes de hoy no saben o simplemente no recuerdan o ignoran que en el año de 1988, siendo secretario de Gobernación. el licenciado Manuel Bartlett, directamente responsable del sistema de cómputo en las elecciones Federales, curiosamente el sistema computacional se pasmó y ocurrió un verdadero milagro, entronizando a un muñeco como máxima autoridad política, historia que los jóvenes de hoy seguramente desconocen que quien realmente ganó la elección presidencial lo fue el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Tal vez la memoria de la gente vez no recuerde ese criminal acto electoral que benefició a nuestro paisano y esposo de una candidata registrada a la Presidencia de la República el año anterior, que participó en la contienda federal del año anterior ridículamente.

Fue pues el Estado Mexicano, quien ordenó el colapso del sistema electoral que dañó los intereses nacionales y desde luego, perjudicando no solo al Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, sino al país en lo general.

Cito lo anterior, porque un escritor (o ensayista) de nombre Rafael Sánchez Ferlosio, indica que un funcionario sólo puede cometer tres clases de delitos: el delito común, el delito paraprofesional y el delito profesional.

Seguramente, ninguno de los que hemos pasado por una actividad gubernamental o simplemente en una empresa privada o pública, hemos cometido actos denominados como delitos comunes: un ejemplo sencillo de éstos delitos, es el de utilizar un vehículo de propiedad federal o estatal en días no laborables. Este “delito” puede ser realmente común pero no se presenta o se actúa con intención insana y sólo se realiza por una mala costumbre o porque no importa mucho y sin intención de verse favorecidos.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio