Rafael Mendoza Castillo
Aborto, laicidad, vida y vida humana
Lunes 13 de Mayo de 2019
A- A A+

Existen 20 legislaciones estatales que han elevado a rango constitucional la protección de la vida “desde la concepción”, artimaña jurídica para convertir en homicidio la interrupción voluntaria del embarazo y criminalizar así a quienes intentan practicarse un aborto. De acuerdo con estadísticas disponibles hay en el país 2 mil 355 mujeres en la cárcel por acusaciones relacionadas con el aborto (periódico La Jornada).

Decíamos en una entrega anterior, que la penalización del aborto es una medida abiertamente clasista que se ensaña con las mujeres más pobres, excluidas y marginadas. Ante este hecho es necesaria la discusión pública, convocando a los grupos de derechos humanos, las organizaciones civiles, los académicos e intelectuales, instituciones educativas, medios de comunicación y a las mujeres que han sido víctimas.

Reconocer que el aborto no es una meta que elijan las mujeres, sino un medio, no un fin en sí mismo. Para ello se requiere que las instituciones del Estado laico, lo permitan a las 12 semanas de embarazo, como un derecho reproductivo. El ejercicio de tal derecho disminuirá la desigualdad para que las mujeres tengan acceso a dicho evento, por decisión propia, sin intervención de instituciones religiosas o públicas Esto es avanzar hacia la plena igualdad de derechos de las mujeres frente a la decisión de abortar o no abortar.

Existen 20 legislaciones estatales que han elevado a rango constitucional la protección de la vida “desde la concepción”
Existen 20 legislaciones estatales que han elevado a rango constitucional la protección de la vida “desde la concepción”
(Foto: Gustavo Aguado)

Recordemos a Santo Tomás para quien el alma tenía tres formas. El “alma vegetativa”, en el cual el embrión vive la vida de la planta; luego “le sucede un alma más perfecta, que es a la vez nutritiva y sensitiva, y entonces el embrión vive la vida del animal”, y la tercera es el “alma racional” que es infundida desde el exterior” (Giovanni Sartori). En este caso el alma llega tarde, cuando el feto ya está formado. Santo Tomás sigue siendo un buen aristotélico. Pero sigue confundiendo vida y vida humana, que ya habíamos aclarado en la entrega anterior.

Para algunos investigadores lo que provoca la chispa de la vida en los primates, empieza en el instante de la fecundación, de la unión del espermatozoide masculino con el gameto femenino. Surge con lo anterior un pregunta importante, ¿esta fecundación es ya en ese momento vida humana? La fe, por autoridad diría que sí. Pero la razón crítica responde que no.

La razón acompañada de la ciencia argumenta que la vida humana es distinta de la vida animal. Porque el ser humano es capaz de reflexionar sobre sí mismo y se caracteriza por la autoconciencia, es decir, puede preguntar por su existencia y su sentido. Los animales sufren físicamente porque están dotados de un sistema nervioso. Por eso desde aquí decimos, no a la tortura del toro en la Tauromaquia ni en otras circunstancias, aunque se enmascare la muerte en ese evento, como si fuera arte. Las creencias cristianas influyen en todo ello.

La ciencia se somete a las reglas de la razón, especialmente la lógica y nunca a las normas de la fe religiosa. Recordemos que el principio de identidad afirma que A = A, A es A, no que A será A. De aquí que no podamos aceptar que un embrión es igual a un ser humano. Por fe si, pero por razón crítica no.

Es importante ejercer los derechos sexuales, como el derecho a la libertad, sin coerción, explotación y abuso a la autonomía, integridad corporal, seguridad corporal, equidad sexual, salud sexual, educación sexual integral desde el nacimiento y otros. Para garantizar el cumplimiento de los derechos mencionados se necesita de un Estado laico. Entendiendo la laicidad como “un régimen social de convivencia, cuyas instituciones públicas están legitimadas principalmente por la soberanía popular y (ya) no por elementos religiosos” (Roberto Blancarte).

Es tiempo de que el poder político, en la Cuarta Transformación, ya no esté legitimado por lo sagrado, por los dioses y la soberanía ya no resida en el monarca, tlatoani, presidente, rey, sino en la soberanía popular (artículo 39 constitucional). De ahí la urgencia de rescatar el cuerpo de hombres y mujeres de un fundamentalismo biológico (no olvidar el exocerebro, lo cultural-social), pero también de los poderes religiosos, incluidos los discursos que legitiman la apropiación de mentes (biopsíquico) y cuerpos (biopolítico), para el control social.

La sabiduría y la moral no bajan de los cielos, son más bien la herencia histórica de todos los humanos. El principio secular es con la verdad que se basa en el argumento racional crítico, reflexivo, la pregunta que incomoda a lo que está hecho y dicho, lo dado; además en la observación y la evidencia y nunca en lo sagrado de la fe religiosa. Así, las personas laicas aprecian la verdad científica para reducir el sufrimiento en el mundo. El pleito entre Epicuro y los estoicos, entre creacionismo y darwinismo, continúa.

La violación es inmoral, no porque vulnere una regla divina, sino porque hace daño, produce sufrimiento en el otro y como dijo el poeta francés Rimbaud, yo soy otro, disuelve el yo en el otro (je est un autre).Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Juárez, fundamentalismo de mercado, religioso y laicidad

La universidad y el sindicalismo en el siglo XXI

Neoliberalismo, educador popular y 4T

Refundar a las escuelas normales públicas del país

La Cuarta Transformación y el proceso de la historia

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía