Viernes 10 de Mayo de 2019

A mis madres y a la de mis hijos

A- A A+

En días pasados, navegando en redes sociales, observe algunas muestras de cariño y reconocimiento a la paisana Elpidia Carrillo (Parácuaro, Michoacán, 1961), por su trayectoria como actriz, principalmente en el plano internacional, en Hollywood para ser precisos; parte del reconocimiento aludía a que, sin demeritar a Yalitza Aparicio y su éxito por Roma, Elpidia había triunfado primero, lo que debía ser resaltado, y por tanto, debíamos subir al mismo pedestal a la paracuarense.

Hay quienes dicen que las comparaciones son ociosas, otros que son odiosas; creo que pueden ser ambas cosas, en mayor o menor grado; sin embargo, más que comparar, creo que debemos poner a cada quien en su justa dimensión; el tan solo vivir en épocas distintas ya hace la comparación imprecisa y falaz, no son lo mismo las postrimerías del siglo XX –Elpidia- que los albores del XXI -Yalitza-.

Dicho lo anterior, hago hincapié en que no pretendo hacer comparación alguna, la única intención que reviste a este texto, es rescatar la memoria, para nuevas generaciones, de la primera latina que triunfó en Hollywood: Dolores del Río. Una mujer de belleza sin igual, nacida en Durango a principios de siglo XX –hay quienes dicen que en 1901, otros que en 1905 y unos más que en 1906- bajo el nombre de María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete.

Dolores del Río.
Dolores del Río.
(Foto: Especial)

Dolores triunfó en el Hollywood mudo (1925-1929), logró migrar exitosamente al cine sonoro, también en la meca del cine (1930-1943), y en 1943 retornó a su país para ser profeta en su tierra, principalmente de la mano de Emilio El Indio Fernández, siendo la famosísima María Candelaria una muestra de ello. Esta etapa mexicana es de 1943 a 1959.

De dicha etapa debemos destacar la película La Cucaracha (1958), del consagrado director Ismael Rodríguez, no tanto por su calidad cinematográfica, sino por el gran logro del director, al reunir en ella a grandes estrellas del cine de oro mexicano (1936-1959), tales como: María Félix, Gabriel Figueroa, Pedro Armendáris, El Indio Fernández, y, obviamente, Dolores. Los dos grandes mitos femeninos del cine mexicanos frente a frente; guau.

Su última etapa como actriz la podemos abarcar de 1960 a 1978. Durante esa época actuó en Estados Unidos (En Flaming Star, del año 1960, fue la madre del actor interpretado por Elvis Presley), en Europa –España e Italia, y en México; siendo Los Hijos de Sánchez (1978), producción México-Americana, su última actuación (Dolores fallecería el 11 de abril de 1983 en California, Estados Unidos). Gran película, altamente recomendada, por la trama y por la pléyade de artistas consagrados y por consagrar, en ese momento, que en ella actúan.

Después de Dolores, en lo inmediato llegaría a Hollywood la explosiva y hermosa Lupe Veles; unos años más tarde haría lo propio la también consagrada Katy Jurado. En épocas más recientes, aunque no tan actuales, destacarían María Conchita Alonso, la ya mencionada Elpidia Carrillo y la jarocha Salma Hayek, está ultima aún vigente.

En fin, hoy día, además de Yalitza, encontramos una decena, por lo menos, de actrices jóvenes que, en mayor o menor grado, la están rompiendo en Hollywood. Karla Souza, Ana de la Reguera, Ana Claudia Talancon, Martha Higareda, por mencionar solo algunas. Sin duda, la globalización, la modernidad digital y el crecimiento de la población latina en los Estados Unidos –primera minoría actualmente- han hecho un poco más accesible el sueño hollywodense, lo que por ninguno motivo demerita el éxito de quien lo alcanza, sea de donde sea, pero si puede explicar el crecimiento exponencial de casos de éxito.

Otrosí:

Una disculpa por las omisiones que injustamente cometí al no mencionar a muchas otras actrices mexicanas que han o están triunfando en Hollywood, sin duda, las omitidas, sobre todo las vigentes, estarán muy tristes porque un aspirante a articulista en Michoacán, con cinco lectores, las omitió.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelos en las manos de Inghillieri

Hidalgo en el pincel de Siqueiros

Juez de jueces

La Belisario Domínguez es para…

Latinobarómetro 2018 y redes sociales

4 de julio

Hablemos de refugiados

El uniforme neutro

Las apariencias importan

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano