Alma Gloria Chávez
En deuda con muestra niñez
Jueves 2 de Mayo de 2019

¿Nuestro mejor regalo? Evitar que se conviertan en consumidores de todo tipo de chatarra.

Tere, maestra de primaria

A- A A+

Resulta lamentable que la educación que se brinda a nuestra niñez en México, como en tantos otros países “en vías de desarrollo”, no tome en cuenta, como prioridad, valores y principios fundamentales para la buena y sana convivencia, así como la orientación necesaria para hacerles copartícipes de la responsabilidad que tenemos todos/as de contribuir en la construcción de una cultura para la paz. Porque no podemos negar que la política educativa de los últimos decenios ha contribuido -aún sin tener plena consciencia de ello- a modificar entre los educandos sus escalas de valores: el ser y el tener se encuentran en constante conflicto, provocando que el individuo tenga como aseveración que sólo cuando se tiene se es, lo que genera enorme confusión, alimentada además por los medios de comunicación y sus propuestas materiales.

La agresividad y la violencia ya son parte de la vida de todo docente, quien no debe soslayar que en las aulas se encuentra la verdadera posibilidad del cambio, tomando como herramientas la comunicación y la prevención. La comunidad educativa toda, debe estar preparada para poder diferenciar cuándo un acto pasa de ser violento a ser delictivo, teniendo en estos casos, la obligación de denunciarlos ante autoridades competentes…máxime si llega a ser el caso de que el agresor fuese un maestro o maestra.

Yo recuerdo que hace unos tres lustros, junto a un equipo de mujeres que se unió a nuestra asociación (CEPREG “María Luisa Martínez”), detectamos un alto índice de violencia y acoso en escuelas primarias y secundarias del municipio de Pátzcuaro, y a pesar de que en nuestro equipo se encontraban representantes del sector educativo y de instancias municipales, directivos de esas escuelas se negaron rotundamente siquiera a sentarse en una mesa para discutir, analizar y proponer medidas al respecto. Así era en ese entonces el desinterés por el tema.

El maltrato y abuso contra infantes muestra la inoperancia del sistema de justicia penal y civil que incluso llega a revictimizar a quienes se atreven a denunciar.
El maltrato y abuso contra infantes muestra la inoperancia del sistema de justicia penal y civil que incluso llega a revictimizar a quienes se atreven a denunciar.
(Foto: TAVO)

Las experiencias que antaño nos llevaron a realizar actividades de coadyuvancia con instancias municipales y del sector educativo nos obligaron a confirmar una convicción asumida: no podemos ni debemos callar lo que cada vez resulta más evidente. En muchísimas escuelas de todos los niveles, existen casos graves de violencia y agresión contra niños, niñas y jóvenes. Por ello, nuestra exhortación a todos los docentes comprometidos/as con las más altas normas de la pedagogía y de la ética, para implementar (de manera personal y colectiva) una campaña permanente de información y educación que permita desalentar cualquier acto agresivo o delictivo dentro y fuera de los recintos escolares, tomando en cuenta de que somos los adultos los encargados de proteger a niños, niñas y adolescentes.

Y a la pregunta: ¿de qué protegerles? De todas aquellas situaciones en las que los infantes puedan correr riesgos físicos, emocional y particularmente riesgo de abuso sexual, cuya prevención y tratamiento requiere de consideraciones específicas. Seguramente muchos hoy día nos damos cuenta de que nuestro país se encuentra en primer lugar en abuso sexual infantil, como declaró la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a inicios de año. Y lo más grave: la cifra de 4.5 millones de víctimas al año que ofrece el organismo, puede ser más alta, porque según lo registran organismos de la sociedad civil que trabajan en el tema, sólo se llega a denunciar uno de cada diez casos.

Las cifras hablan del gravísimo problema que estamos viviendo a escala nacional… nada de que alguno de nuestros Estados se salva de ello, porque alguna declaración al respecto solo significa la poca o nula importancia que se da a un problema de seguridad y salud pública. E igual que en los casos de violencia contra mujeres, el maltrato y abuso contra infantes muestra la inoperancia del sistema de justicia penal y civil que incluso llega a revictimizar a quienes se atreven a denunciar.

Las relaciones abusivas pueden darse en cualquier momento y lugar. El abusador puede ser, tanto un extraño, como un allegado al niño o niña y suele desarrollar estrategias para que su víctima mantenga “el secreto”, lo que lleva al menor a llenarse de sentimientos de miedo, vergüenza o culpa, entre otros, y suele resultarle muy difícil romper el silencio. El abuso sexual a un menor (niño, niña o adolescente) es quizás el tipo de maltrato físico que resulta más repulsivo para la mayoría de la población, pero al existir tantos tabúes en nuestra sociedad sobre las conductas y comportamientos sexuales, hacen que la mayoría de casos no sean denunciados.

Así, cualquier comportamiento de abuso sexual en el seno de la familia se oculta al exterior y cuando este comportamiento se da en alguna institución educativa y los afectados y sus tutores se atreven a denunciarlo, las acusaciones y la condena se vuelven contra las víctimas y sus familiares, a quienes se llega a amenazar, incluso de instancias sindicales (educativas o de salud).

Las consecuencias comunes de cualquier tipo de maltrato, siempre van a ser psicológicas o emocionales, independiente de los daños físicos o carencias de tipo sanitario que sufra el o la menor. Y desde el tipo de vista emocional, las agresiones y abuso que afectan la seguridad que sienten niños y niñas respecto a los adultos que les rodean, pueden marcarles de por vida. Si no obtienen ayuda emocional, crecerán teniendo a la desconfianza y la agresividad como aliadas.

Pero siempre podemos ayudar: primeramente, no dando la espalda a quienes se atreven a denunciar. Creando una red ciudadana de protección, de seguimiento y acompañamiento al caso, haciendo pública cualquier amenaza que sufran los/as denunciantes.

De manera preventiva, fomentando confianza en nosotros/as adultos/as, para que los menores hablen libremente de lo que desean contar, buscando asesoría con maestros y especialistas (educación especial) que cuentan con experiencia.

Brindándoles la seguridad de que creemos en ellos y les respetamos. Enseñándoles a cuidar y respetar su cuerpo, especialmente sus zonas íntimas, que solamente pueden ser tocadas por ellos/as. Prestándoles mucha atención, especialmente si los notamos comportándose de manera diferente a la que ya conocemos, porque significa que tal vez están tratando de comunicarnos algo importante.

Siempre niños, niñas y adolescentes necesitan de nuestra protección, ayuda, acompañamiento. Resulta como una deuda con nuestra niñez.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

66 años del voto femenino en México

Recordada doña Caro

Maiz, grano sagrado

Emergencia Climática

Daños colaterales

Día de la Mujer Indígena

Adultos mayores

Radiaciones ionizantes sin control

Recordando al Gran Cronopio

Sembrador de ideales

Fiestas en la región purépecha

Madurez emocional

Gobernar en la inclusión

Árbol, bosque, vida

La fiesta de los oficios

El trabajo infantil

Medio ambiente: medidas emergentes

En el Día de Acción por la Salud de la Mujer

Para recordar a don Enrique Soto

Diversidad Cultural

Maternidad: fecha para reflexionar

En deuda con muestra niñez

El planeta que compartimos

Día panamericano del indio

Recordando al general Zapata

En torno a un manantial

Empleadas del hogar

Ofrendando a Itsï (Agua).

La visión educativa de Vasco de Quiroga.

Cristos negros en América

Carnaval y tauromaquia

Responsabilidad de todos

Dos conmemoraciones purépecha

La Biblioteca del Libro Ilustrado

Crónica y cronistas

Pueblos indígenas y medio ambiente

A todas luces conocido

Cuando del dolor se habla

Nueva cuenta en el tercer planeta del Sol

En aumento la Alerta de Género

LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer