Rafael Mendoza Castillo
El aborto, la vida y la vida humana
Lunes 29 de Abril de 2019
A- A A+

Inicio recordando que el 25 de abril de 2007, la Asamblea Legislativa del entonces Distrito Federal ahora Ciudad de México reformó el artículo 144 del Código Penal a fin de aprobar la interrupción legal del embarazo. En 12 años, los servicios de salud del la Ciudad de México han efectuado 209 mil 359 abortos, con total ausencia de muertes maternas.

En el tema del aborto inciden varios discursos con sus conceptos y creencias, desde donde hacen las interpretaciones y justificaciones, individuos, grupos, clases, de la sociedad mexicana. Lo comprenden, lo entienden, lo justifican, desde las ciencias o las creencias religiosas. Así, unos lo prohíben, lo penalizan, lo criminalizan y otros lo aceptan, lo despenalizan y lo legalizan, como hoy en la Ciudad de México. Aquí observamos una batalla entre las visiones fundadas en las razones de las ciencias y otras fundadas en creencias religiosas, lo sagrado.

Pregunta obligada, ¿por qué se permite el aborto en la Ciudad de México y en otros estados se permite limitado, en determinadas condiciones? En el primer caso, se contempla y reconoce como un derecho reproductivo de las mujeres. En el segundo caso, se limitan los derechos de las mujeres. Esta desigualdad se expresa en la realidad con las mujeres pobres que desean abortar y lo hacen en condiciones insalubres, poniendo en peligro su propia vida. Las mujeres ricas lo pueden hacer en mejores condiciones hospitalarias e higiénicas. Esto no puede seguir en la Cuarta Transformación.

La decisión de las mujeres para abortar o no abortar se funda en algo humano: son las dueñas de su cuerpo
La decisión de las mujeres para abortar o no abortar se funda en algo humano: son las dueñas de su cuerpo
(Foto: Especial)

En los dos casos anteriores queda demostrado que las mujeres toman la decisión de abortar, o no abortar, porque son dueñas de su cuerpo. En este hecho ejercen sus derechos reproductivos. Abortar o no abortar, es decisión de la mujeres y eso revela la libertad de conciencia respecto de representaciones emanadas de las instituciones religiosas, las cuales se basan en creencias, no fundadas racionalmente y ante el avance del conocimiento en las distintas ciencias.

Reconocer que el aborto es un derecho humano de las mujeres. Para cumplir lo anterior, se necesita que las instituciones del Estado laico o República laica lo despenalicen y legalicen en todos los estados y no solo en la Ciudad d México. Los derechos reproductivos son para todas las mujeres y que se respeten en todos los estados del país .Dictar leyes para interrumpir el embarazo( 12 semanas de gestación) y cosntruir instituciones adecuadas para que las mujeres decidan en libertad, si abortan o no. La penalización, la criminalización del aborto de continuar, no impide que las mujeres lo lleven a cabo. El peligro está en que lo lleven en condiciones no apropiadas, sobre todo las más pobres. El aborto es un medio y no un fin en sí mismo ( anticonceptivo ).

La decisión de las mujeres para abortar o no abortar se funda en algo humano: son las dueñas de su cuerpo. El problema se presenta cuando existen instituciones como las religiosas, que colocan las reglas divinas, sagradas, para controlar el cuerpo y mente de las mujeres y hombres ( urge la descolonización interna). Lo anterior se hace recurriendo a creencias, no basadas éstas en argumentos racionales. Por ejemplo, desde el punto de vista de las creencias religiosas y su concepción moral consideran, que un embrión es una persona, si a las tres semanas te provocas un aborto esto sería un asesinato. Esta es una creencia falsa, aunque respetable en quien la acepte. Decimos que es falsa, o al menos no fundada racionalmente, porque el embrión es cierto que es vida, las plantas y los animales son vida.

Lo anterior nos lleva, desde las ciencias y desde lo sagrado, a la pregunta, ¿qué es vida y qué es vida humana? Las respuestas que demos revelarán los conceptos que utilizamos en cada argumento ofrecido. Por ejemplo, desde lo sagrado respondo, con el concepto creacionista de los dioses y desde las ciencias respondemos, con el concepto de evolución. De entrada, ya hay versiones y narraciones encontradas. Es, de entrada, una lucha política e ideológica.

Lo anterior implica la existencia formal y real del Estado laico, con la finalidad de garantizar el derecho de los ciudadanos de elegir una narración u otra, separando lo sagrado de lo público. Algunos investigadores argumentan que si un chimpancé, desde un punto de vista biológico su genoma es de 99.5 por ciento igual al del ser humano. Por qué no protegemos al del animal y si protegemos al nuestro. Este hecho muestra que hay que proteger la vida de plantas y animales. De esto se deprende también la protección de la vida humana.

Recordemos que para la iglesia y para la fe el ser humano se caracteriza por el alma y para Santo Tomás el “alma racional”, llega tarde, no en el instante de la concepción. En el feto no se ha infundido el alma racional y por lo tanto no son seres humanos( Padre de la Iglesia católica). Sin embargo, en el campo del pensar, del hablar y actuar críticos, el ser humano se caracteriza por la razón, por la autoconciencia. El animal siente, sufre, pero no sabe que sufre y siente. Nosotros sí sabemos que sufrimos y sentimos. El animal y la planta no pueden preguntar, nosotros si. Estar vigilantes para que el sistema capitalista, no nos quite la pregunta.

Para John Locke,la persona es un “ser consciente de sí” y sin conciencia no hay persona. Este argumento está basado en la razón reflexiva y el asunto de creer que desde la concepción se instala el alma se funda en la fe, en el dogma. Esto último lo respeto, pero no lo comparto. Para algunos investigadores es persona humana, el individuo- persona, lo es cuando sale del útero de la madre, cuando inicia su autonomía fisiológica e independiente de ella.

La vida humana empieza, según la ciencias, no el dogma, lo sagrado, con el “darse cuenta”. Para la religión, sobre todo la católica, el alma determina el ser del hombre. De aquí la importancia de la lucha por los derechos sexuales y su vinculación, por razones históricas, no divinas, a la defensa del laicismo, de la lucha por la libertad de cultos, la separación entre el Estado y las iglesias y la educación laica. Esto es lo que debe defender la Cuarta Transformación. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política