Ismael Acosta García
Sobre los niños de México y el mundo
Sábado 27 de Abril de 2019
A- A A+

Los días 25 y 30 de abril son fechas que nos remiten a la atención de los niños de México y el mundo. La primera, establecida por la UNICEF, conmemora el Día Internacional de la lucha contra el maltrato Infantil y, la segunda, establecida en México en 1924 por el presidente Álvaro Obregón, para conmemorar la participación de nuestro país en la Convención de Ginebra para proteger a la infancia, luego de la muerte y desolación de infantes que dejó la Primera Guerra Mundial. De ahí se estableció el 30 de abril como fecha oficial del festejo de los pequeños.

México es uno de los países más poblados de América Latina. Los cambios demográficos son tales que casi la mitad de su población tiene menos de 20 años. Por lo tanto, la inversión en los derechos humanos del niño es insuficiente y muchos de estos derechos no son respetados.

Derechos de los niños en México



Los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes están mencionados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados internacionales y en las demás leyes aplicables, esencialmente en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Es importante aclarar que son niños los menores de 12 años y adolescentes las personas de entre 12 años cumplidos y menores de 18 años.

México es uno de los países más poblados de Améroca Latina. Por lo tanto, la inversión en los derechos humanos del niño es insuficiente y muchos de estos derechos no son respetados.
México es uno de los países más poblados de Améroca Latina. Por lo tanto, la inversión en los derechos humanos del niño es insuficiente y muchos de estos derechos no son respetados.
(Foto: Especial)

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes les reconoce como titulares de 20 derechos. Estos son los ocho que consideramos fundamentales:

Derecho a la vida. Todo niño tiene derecho a vivir. Esto significa que todo niño tiene derecho a no ser asesinado, a sobrevivir y a crecer en condiciones óptimas.
Derecho a la educación. Todo niño tiene derecho a recibir una educación, a disfrutar de una vida social y a construir su propio futuro. Este derecho es esencial para su desarrollo económico, social y cultural.

Derecho a la alimentación. Todo niño tiene derecho a comer, a no pasar hambre y a no sufrir por desnutrición. Sin embargo, cada cinco segundos muere un niño de hambre en el mundo.

Derecho a la salud. Los niños deben ser protegidos de las enfermedades. Se les debe permitir crecer y convertirse en adultos sanos, esto contribuye de igual manera al desarrollo de una sociedad más activa y dinámica.

Derecho al agua. Los niños tienen derecho al acceso de agua potable de calidad y tratada en condiciones sanitarias correctas. El derecho al agua es esencial para su salud y su desarrollo.

Derecho a la identidad. Todo niño tiene derecho a tener nombre y apellido, nacionalidad y a saber quiénes son sus padres. El derecho a la identidad representa el reconocimiento oficial de su existencia y de sus derechos.

Derecho a la libertad. Los niños tienen derecho a expresarse, a tener opiniones, a acceder a la información y a participar en las decisiones que los afectan. Los niños tienen derecho a la libertad de religión.

Derecho a la protección. Los niños tienen derecho a vivir en un contexto seguro y protegido que preserve su bienestar. Todo niño tiene derecho a ser protegido de cualquier forma de maltrato, discriminación y explotación.

Violencia contra menores



El pasado 25 de abril mediante un comunicado emitido por la diputada local Araceli Saucedo Reyes, su bancada parlamentaria se pronunció por “una asistencia plena e integral que garantice no sólo los derechos de los menores sino también sus posibilidades de desarrollo”, urgiendo en ahondar en la eliminación de toda forma de castigo corporal a menores y en la necesidad de reforzar las acciones conducentes a ello.

De la misma forma, recordó que presentó ante la Legislatura local un punto de acuerdo en el que “se exhorta al Ejecutivo Federal y a la Secretaría de Bienestar a instrumentar un programa de atención a los menores huérfanos por violencia y a llevar un registro de éstos a fin de ser sujetos prioritarios de atención de programas de bienestar, con el objetivo de garantizar una atención integral a este sector y su protección”.

Lo que no “exhortó” la diputada en ese comunicado, es al gobierno de Michoacán para advertir que en la entidad día a día vemos cómo las niñas y niños se ven victimizados por las disputas de grupos delincuenciales que asuelan la geografía estatal. Sólo durante el presente mes tenemos cuatro casos. El penoso y dolorosísimo de la niña de 8 años de edad de Lázaro Cárdenas, muerta el 14 de abril por las balas de sicarios cuando salía de su escuela acompañada por su madre y hermana. Respecto a las edades de las víctimas, una de ellas tenía 9 años y fue alcanzada por una bala en un tiroteo; otra niña de 11 años fue muerta por estrangulación tras ser violada por un pariente político en Morelia; una menor de trece años recibió un impacto de bala.

Ya, desde el 15 de marzo del presente año, con base en una iniciativa con carácter de Decreto, el diputado local por Morena en la LXXIV Legislatura del Congreso de Michoacán, Antonio Madriz Estrada, planteó una reestructuración constitucional mediante la cual el gobierno del estado se ve obligado a establecer sanciones ante cualquier tipo de acto que vulnere la integridad de las y los niños de la entidad. “Es una iniciativa de reforma al artículo 2 de la Constitución del Estado de Michoacán, en el sentido de la protección de los infantes. México es el primer lugar a nivel mundial en cuanto a abusos o algún tipo de maltrato infantil”, precisó el diputado integrante de la Comisión de Jóvenes y Deporte en el Congreso del Estado.

Madriz Estrada detalló que su planteamiento legislativo responde a que, del total de la población en Michoacán, al menos 1.6 millones de niñas, niños y adolescentes en la entidad han enfrentado algún tipo de violación a sus Derechos Humanos. De acuerdo con cifras ofrecidas por el sistema Estatal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, indicó que cuando menos un 80 por ciento del sector ha sido víctima de amedrentamientos que comprometen su integridad física.

Problemática de los menores en el ámbito educativo



No podemos detenernos en pormenorizar las distintas facetas de violación a los derechos de los infantes en Michoacán, pero, uno de muy singular importancia se da en el contexto educativo, del cual también sería conveniente enviar un “exhorto” al gobierno del estado.

El nivel en donde se presenta la mayor deserción escolar y la incorporación de los menores a los grupos delincuenciales o a adicciones al alcohol, al tabaco y a los estupefacientes, es la educación secundaria. Las niñas y niños de este nivel están dentro del rango de 12 a 14 años de edad.

Según el último informe del hoy desaparecido Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE) -herramienta punitiva del gobierno neoliberal- emitido en abril de 2018, se evidencia que en Michoacán, los niños de 12-14 años inscritos en Secundaria, su porcentaje de asistencia a la escuela es del 87.4 por ciento, ubicándonos en el último lugar de la tabla nacional; además, en materia de deserción escolar en este mismo nivel, el porcentaje es de 9.2, situándonos de nueva cuenta a la zaga en el país; y, la eficiencia terminal para lograr concluir la educación secundaria en tres años, es por el orden del 79 por ciento que, junto a Durango y Campeche nos lanza de nueva cuenta al último lugar en México. De ahí que se afirme, con justificada razón, que este nivel es el talón de Aquiles del sistema educativo en Michoacán y la puerta de entrada de niños y adolescentes a la delincuencia, las adicciones, la prostitución, la migración o la explotación laboral en el mejor de los casos.

Tenemos tanto por hacer. Es cuanto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

“De la abundancia del corazón habla la boca”

Cuarenta años de la Asociación Michoacana de Voleibol

La disputa por las dirigencias morenistas con tufo perredista. Mal augurio

A ciento cincuenta y dos años del Cerro de las Campanas

La larga resaca morenista

José Martí, expresión sublime del amor fraterno

La bohemia

País beisbolero y el pueblo sin dinero

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades