Alejandro Vázquez Cárdenas
Colosio, a 25 años
Miércoles 24 de Abril de 2019
A- A A+

El 23 del pasado mes de marzo se cumplieron veinticinco años del asesinato del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio. Asesinato, que analizado a esta distancia guarda varias similitudes con el magnicidio de John F. Kennedy en 1963 en Dallas, Texas. De entrada, un solo responsable, uno solo, capaz por sí solo, sin ayuda de nadie, de diseñar, elaborar, preparar y ejecutar con éxito un plan para asesinar a una persona muy protegida. Acto seguido la detención casi inmediata de los supuestos responsables, Lee Harvey Oswald en el caso de Kennedy y Mario Aburto en el caso de Colosio. Posteriormente el oportuno asesinato de Oswald en las propias narices de la policía por un oscuro personaje de los bajos fondos, Jack Ruby, portador de un cáncer terminal de hígado que lo sacó rápidamente de este mundo e impidió toda posterior averiguación. En el caso Colosio la detención de una persona identificada como Mario Aburto y la presentación de lo que muchos afirman es otra persona que ni su propia madre reconoció, presentación que se hace posterior a una entrevista del supuesto Mario Aburto con Manlio Fabio Beltrones, entonces Gobernador de Sonora y Diego Valadez, entonces Procurador General de la República. Lo anterior hace que ciudadano común, proclive de por si a toda sospecha, piense que hubo una sustitución del personaje en algún momento del proceso.

Otra similitud es que, posterior al asesinato, se crea una comisión especial para investigar y esclarecer el crimen, en los EUA fue la Comisión Warren, en México una comisión creada ex profeso y que en su momento encabezaron, sucesivamente, Miguel Montes, Olga Islas, Pablo Chapa Bezanilla - el de la osamenta en la finca El Encanto y la vidente conocida como La Paca - y Raúl González Pérez. La conclusión tanto en la comisión Warren como en la comisión mexicana fue la misma; un asesino solitario que, solo y su alma, decide matar a Kennedy y en el caso mexicano un Aburto que un día, a falta de mejor ocurrencia, decide matar a Colosio.

Otra similitud, ésta más incómoda, es la muerte, en un lapso breve, de varios testigos claves, tanto en el caso Kennedy como en el caso Colosio. Se reportan más de treinta muertos de personas relacionadas con el caso Colosio, entre otros el Director de Seguridad de Tijuana y varios testigos clave. Nadie, que yo sepa, investigó a fondo esta extraña situación.

El 23 del pasado mes de marzo se cumplieron veinticinco años del asesinato del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio.
El 23 del pasado mes de marzo se cumplieron veinticinco años del asesinato del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio.
(Foto: TAVO)

¿Quién o quienes eliminaron a Colosio? Aquí es donde la imaginación del pueblo, sin confianza en nuestra Justicia, se desboca. Candidatos a responsables hay muchos, desde un cártel del narco rival del cártel "oficial" que le quiso mandar un duro aviso al Gobierno Federal; otros orientan sus sospechas sobre un resentido Camacho Solís, personaje que se sentía con la candidatura en la bolsa y nunca pudo digerir el que Colosio hubiera sido el elegido. También el imaginario popular ha culpado de este asesinato al entonces presidente Salinas, teoría que no se sostiene de ninguna manera; nadie más perjudicado con la muerte de Colosio que el propio Salinas, le asesinan a su delfín en una fecha, 23 de marzo, en que ya le era absolutamente imposible nombrar a un candidato de relevo, él deseaba a Pedro Aspe, pero tiene que conformase con el indeseable Zedillo, que había sido literalmente expulsado del gabinete para fungir como ayudante de Colosio. Ernesto Zedillo, quien pocos meses después se convirtió en su peor enemigo, encarceló a su hermano y exhibió públicamente a toda la familia Salinas como promotores del contrabando y traficantes de influencias. Lo orilló al destierro en Irlanda y en México era presa cotidiana de un linchamiento oficial. Su casi segura candidatura a presidir la OCDE se hizo humo.

De lo que sí fue responsable Salinas fue de tolerar, o hasta promover, un ambiente de encono entre Camacho Solís y Donaldo Colosio. No se supo que hubiera intentado firmemente corregir y controlar este enrarecido ambiente político en el país, bien sea poniendo más seguridad a Colosio, o reuniéndolos para aclarar las cosas, recordemos que ya para entonces la campaña la estaba ganando Diego Fernández de Cevallos.

¿Se aclarará algún día este crimen? No creo, ni con el cambio de partido en el poder se hizo algo. Fox prometió aclararlo, pero nada hizo; Calderón tampoco, Peña, menos y ahora López “tiene otros datos”.

Fiscales fueron, fiscales vinieron y ninguno avanzó más allá de lo que se supo la misma noche del 23 de marzo de 1994: Que Mario Aburto era un oscuro personaje, que compró un revolver Taurus, que supo que había un mitin en Lomas Taurinas y que, simplemente, se le ocurrió trasladarse allí para matar al candidato. Fin del cuento.

Todo francamente poco creíble.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Ayotzinapa, otros datos. Aniversario

Eutanasia, morir con dignidad

Locura y poder una mala combinación

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet