Julio Santoyo Guerrero
Es peor, es la costumbre
Lunes 22 de Abril de 2019
A- A A+

No hay opción. La conciencia del siglo XXI deberá tener como componente vital la preocupación por el medio ambiente. Entre los grandes retos de la humanidad como la atención a la pobreza y el acceso a los alimentos para todos o la realización universal de los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente, la casa común, los ecosistemas en los que vive el ser humano, el de la salud del planeta es uno de los de capital importancia.

La cosmogonía complaciente con la destrucción de la naturaleza que las sociedades modernas han adoptado, convencidas de que el confort inmediato de un estilo de vida anti ecológico es la única manera de estar y vivir en el mundo, alienta día con día la destrucción de las condiciones para que la vida humana pueda continuar. La ceguera ambiental, de la cual son participes una gran parte de los gobiernos del mundo que se han entregado a los intereses económicos de los poderosos consorcios que han colocado a los hábitats como medio para amasar fortunas, es la gran autopista por donde inercialmente camina el mundo moderno al colapso civilizatorio.

Acuerdos y convenciones internacionales van y vienen con el alto propósito de parar esta locura, sin embargo, no logran mover ni doblegar las fortalezas de la visión y práctica de la producción y consumo ecocida. La pérdida de ecosistemas, de extensiones inmensas de bosques y selvas, de contaminación de aguas y tierras por químicos de toda naturaleza, avanza con letal velocidad. Hace mucho tiempo que nuestra concepción de progreso nos demostró su fatal equívoco y sin embargo aún los gobiernos del mundo en su mayoría, incluidos los nuestros, siguen adoptando sus valores para auspiciar el crecimiento económico. Les contenta presentar cifras para la inmediatez, el trienio, el sexenio, pero casi ninguno incluye en sus cálculos las tendencias, perfectamente cuantificables, de lo que la humanidad tendrá que pagar, por ejemplo, en 20 años.

La ceguera ambiental es la gran autopista por donde inercialmente cambia el mundo moderno al colapso civilizatorio.
La ceguera ambiental es la gran autopista por donde inercialmente cambia el mundo moderno al colapso civilizatorio.
(Foto: Especial)

La ideología de la destrucción ambiental se continúa alentando desde la omisión de los gobiernos del mundo. A pesar de que los representantes han plasmado sus firmas en acuerdos que representan las exigencias de los sectores más lúcidos de la civilización contemporánea no han dispuesto de la voluntad para echar a andar políticas que frenen y reviertan el daño que se le está haciendo al planeta que es el medio en el cual es viable la vida humana y desde luego de todas las especies.

La ideología de la destrucción ambiental es un opio que entumece e idiotiza la conciencia y la voluntad humana. Esta ideología asume que la vida en el planeta, en todas sus expresiones, es infinita, que el oxígeno está ahí para que los pulmones se llenen de él sin más, que el agua está ahí disponible al abrir un grifo, que la temperatura que requiere el planeta para su equilibrio es inalterable, que la fauna y la flora sólo importan en función de lo que dicte el egoísmo y la ambición humana, que la tierra sólo se debe valorar por la renta que pueda generar, por su fertilidad y sus minerales.

Muy pocos gobiernos del mundo parecen dispuestos a quebrar esta ideología. Los que lo hacen apenas están dando pasos tímidamente. La mayoría viven una orgía ecocida que ha logrado su crecimiento y riqueza sobre los restos carbonizados, áridos, purulentos y abióticos de lo que en tiempos previos constituía sus recursos naturales. Han generado riqueza financiera pero han propiciado más pobreza entre la población que antaño vivía en esas áreas y han hecho más raquítica la calidad de vida de sus habitantes.

Para algunas naciones, como la nuestra, la aprobación de leyes en pro del medio ambiente sólo tiene un mérito, el tener tales leyes aprobadas, leyes de escritorio. Sin embargo, no por muchas y buenas leyes ambientales el medio ambiente está realmente protegido o se han remediado los problemas que sirvieron de referencia. Vivimos la más infame de las paradojas, tenemos leyes e instituciones para cuidar el medio ambiente pero la destrucción continua casi como cuando no las había.

No se ha contenido el cambio de uso de suelo, no se ha prohibido el uso de agroquímicos nocivos y que arrasan con polinizadores, no se ha contenido la destrucción de zonas de recarga hídrica ni la proliferación ilegal de hoyas descomunales y pozos para extraer agua, no se ha remediado la erosión que transita a paso veloz, no se ha impulsado con firmeza irreversible la sustentabilidad como principio para los desarrollos agrícolas, ganaderos y urbanos, no se ha detenido el avance de tecnologías dañinas para el medio ambiente.

La formación de la conciencia ambiental en México está demasiado retrasada de frente a la degradación ambiental que ya tenemos. Las políticas públicas que deberían ser consistentes políticas de Estado -que deben trascender por décadas- se han convertido en la agenda de relleno de los actuales gobiernos con alcances magros y limitados para un sexenio. Es decir, caminamos ciegos pero felices, con la naturaleza subordinada a nuestro glamur, creyendo que ostentamos la mejor cosmovisión que haya tenido la humanidad.

En el día internacional de la madre tierra los gobiernos del mundo, de manera singular el nuestro, deben pronunciar menos discursos y hacer más acciones en su favor. Se pierde demasiado tiempo en discursos cuando de lo que se trata es de actuar. Sobre todo, debe trabajarse arduamente en la formación de una conciencia ambiental, y es que nuestro peor problema es que la destrucción medio ambiental se ha convertido en una rutina social sin culpa, se ha convertido en costumbre de gobernantes y gobernados.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?