Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Que no saben de gobierno
Martes 16 de Abril de 2019
A- A A+

Desde el principio mismo del filosofismo, Platón reconocía que era muy complicado el arte de Gobernar y solamente se podría avanzar en el desarrollo de los pueblos, siempre y cuando cuando los filósofos se encargaran de las artes del buen gobierno, o bien, cuando los gobernantes aprendieran y entendieran lo que implícitamente es. cito, El Arte de Tomar el Poder, de utilizarlo sólo para el bien de los pueblos y, desde luego, conservarlo y mejorarlo.

Podemos entender que por las características de los municipios rurales, éstos sean gobernados por elementos que poco o nulo conocimiento tengan de lo que realmente es la ciencia política, pero muchos de estas autoridades, aun siendo poco instruidos, tienen conciencia de sus obligaciones contraídas y buscan hace “un buen gobierno” y les resulta satisfactorio porque se dedican a trabajar para el bien de sus conciudadanos.

Platón reconocía que era muy complicado al arte de gobernar
Platón reconocía que era muy complicado al arte de gobernar
(Foto: Especial)

Resultan pues, satisfactorios los esfuerzos realizados, cuando haciendo el bien para el pueblo se logra el beneficio para los gobernados; lo anterior (se da o se daba) porque los gobernantes tenían grandes las orejas, podían escuchar bien y, además, en sus bolsillos de sus vestuarios, por ser muy pequeños, no cabían las dádivas. Así, los gobernantes escuchaban las quejas o solicitudes de las necesidades de los pueblos.

No sucede lo mismo en el caso de muchos que aún teniendo alguna profesión, licenciatura de abogacías, de medicina, de ingeniería o de profesores, maestros en ciencia, etc., no escuchan lo que demandan las mayorías y menos aún, hacen poco caso hacen de sus compromisos profesionales jurados, cuando reciben sus títulos de estudios realizados y más crítico aún se vuelven cuando, por el valor del voto popular, niegan el auxilio o necesidad requerida.

En el país, hemos tenido realmente muy pocos Presidentes, gobernadores, o simplemente ciudadanos encargados del Despacho en estados y municipios, que respondan con sensibilidad y honestidad a los requerimientos de los gobernados; las puertas de sus despachos no se abren fácilmente, pero con frecuencia, los cajones de sus escritorios se abren para recibir dadivas ilegales y de esta manera, inflar sus bolsillos. y desconocen de los dolores pueblerinos.

Cuando se da lo contrario, es decir, cuando no esquivan a sus gobernados y se atiende a los simplemente “ciudadanos,” se dan cuenta de los dolores pueblerinos y aún cuando se les niegue solicitud alguna por no ser factible, dándoles las razones, los solicitantes. En reciprocidad a la atención recibida, aún cuando no reciben lo solicitado, aprecian valoran a todos aquellos administradores públicos que en otrora tiempos escuchaban y atendían en audiencias públicas, las quejas o requerimientos solicitados; desafortunadamente son más los que hablan que los que escuchan y entienden de los dolores del pueblo.

¡Saber utilizar el poder político, es hacer de éste el beneficio público¡, pero desgraciadamente en el país una mayor parte considera el “Arte de Gobernar” como el arte de recolectar millones de pesos para beneficio de sus particulares familias. Lo anterior lo hemos visto en estados como el de Veracruz, en Quintana Roo en sexenios anteriores y desde luego que en la Presidencia de la República, sobre todo en la época del Veracruzano Miguel Alemán Velasco (1946 -19529), mejor conocido como el “Cachorro de la Revolución Mexicana.

Desde luego que éste singular gobernador de Veracruz, fue sacado de la manga del “mago” (que en este caso lo fue el General Presidente Manuel Ávila Camacho y era la costumbre de la época que fue elegido por éste, ya que había coordinador de la campaña presidencial de... Manuel Ávila Camacho.
Pero volviendo a Platón, su dialéctica estaba relacionada con el plano de la realidad y la realidad actual es que estamos llenos de gobernantes que... de verdad ¡no saben gobernar!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?