Hugo Rangel Vargas
El cambio que aún no llega
Viernes 5 de Abril de 2019
A- A A+

Era el mundial de fútbol en los Estados Unidos en 1994. El selectivo mexicano había hecho una primera fase mundialista de ensueño. Pese a haber perdido frente a Noruega, el triunfo contra Irlanda y el empate contra Italia, había calificado al “Tri” en el primer lugar del grupo de la muerte y enfrentaría en los octavos de final al poderoso seleccionado búlgaro, comandado por el histórico extremo izquierdo, Hristo Stoichkov.

El empate a un gol en tiempo reglamentario ponía en tensión a ambas escuadras y las enfiló a los tiempos extra. La polémica llegó. Mientras Dimitar Penev, estratega de los europeos, había hecho dos cambios en el tiempo extra, Miguel Mejía Barón se los había guardado. La especulación creció con la conocida charla entre el entrenador mexicano y el pentapichichi Hugo Sánchez, así como con la ulterior declaración de Stoichkov en la que agradecía que Mejía Barón hubiera mantenido en la banca al goleador mexicano en aquel momento crítico.

Lo que pesaba sobre los hombros de Aureoles Conejo era la exigencia mínima de dar solidez al aparato público estatal
Lo que pesaba sobre los hombros de Aureoles Conejo era la exigencia mínima de dar solidez al aparato público estatal
(Foto: TAVO)

Esa historia de decepciones, de esperanzas trasgredidas, de frustraciones y de cambios que no llegan; parece ser el script que detalla el transcurrir de los últimos años de la vida pública de Michoacán. Silvano Aureoles Conejo llegó al frente de los destinos de la entidad con una carga a cuestas: recomponer la estabilidad política después de un período accidentado de cambios al frente de la titularidad del ejecutivo y de diferentes espacios de la administración estatal.

Lo que pesaba sobre los hombros de Aureoles Conejo era la exigencia mínima de dar solidez al aparato público estatal, de abandonar las cascadas de cambios y de ocurrencias, de dar un golpe en la mesa para atajar la improvisación, de poner altura de miras en las políticas públicas y dejar de ver en la siguiente elección para preparar a la entidad para la siguiente generación. No ha sido así.

Casi nueve decenas de cambios de funcionarios han ocurrido apenas hasta la mitad del peíiodo constitucional para el que fue electo el mandatario michoacano. Los relevos han puesto a tres titulares al frente de la Secretaria de Gobierno, a tres en Seguridad Pública, a cuatro en Desarrollo Social y Humano, a tres en la Desarrollo Rural y Agroalimentario, a dos en Educación, a dos en Turismo; en fin, la lista se convierte en interminable si se aterriza al gabinete ampliado y a niveles más desagregados del organigrama. En este sentido es que el nivel de improvisación de los enroques del gobierno silvanista hace que algunos de los funcionarios movidos de una dependencia a otra luzcan como “todólogos”.

Por ello es que después de una primera fase de la carrera de Aureoles que bien podría haber sido calificada de espectacular, su juego en los octavos de final al frente del gobierno de Michoacán, es decepcionante a la luz de los resultados: no se asoma una apuesta estratégica en términos de programas, obras u acciones de gobierno; las políticas públicas que habían sido anunciadas como estelares al inicio de la administración (“Becafuturo”, “A toda máquina”, entre otros) han desaparecido; Michoacán sigue encabezando la lista de estados con mayores índices de criminalidad y con semáforos rojos en los indicadores de pobreza y marginación.

El estado pues, sigue viendo una danza de funcionarios y una cascada de fracasos, mientras el gran cambio; ese que podría asemejarse al que se guardó Mejía Barón en el mundial del 94, aun no llega.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma