Hugo Rangel Vargas
El fin del neoliberalismo
Sábado 23 de Marzo de 2019
A- A A+

Desde hace tres décadas, y después de la caída del muro de Berlín y del fin de la llamada Guerra Fría, se instaló en el mundo entero un paradigma hegemónico en la forma en cómo se concebía a la economía y su relación con otras esferas de la actividad humana. El llamado neoliberalismo logró penetrar con sus conceptos y lógicas a la mayor parte de los estados – nación, redefiniéndolos y acotando su ámbito de acción.

Los antivalores del modelo neoliberal tuvieron en Ronald Reagan y en Margaret Thatcher a dos paladines al frente de los destinos de dos de las potencias más importantes del mundo. En México, el principal impulsor de las reformas de corte estructural que derivaron en la instalación de este modelo fue, sin duda, Carlos Salinas de Gortari.

La elevación de la lógica del mercado al rango de supremacía tuvo que dejar tras de sí a varios cadáveres en el país y el primero de ellos fue el estado benefactor. Para los teóricos de este sistema, nuestro país al igual que los otros países subdesarrollados, padecían de un excesivo aparato burocrático y la incidencia del estado en la economía estaba sobrada, por lo que habría que reducir la participación del gobierno en términos de su gasto, de su regulación a las actividades productivas y a los mercados, así como privatizar las empresas nacionales.

. El “capitalismo de cuates y compadres” generó jugosos negocios al amparo del poder público.
. El “capitalismo de cuates y compadres” generó jugosos negocios al amparo del poder público.
(Foto: TAVO)

Para pronto los gobiernos neoliberales aperturaron la economía nacional al comercio exterior y en pocos años México se convirtió en uno de los países con más acuerdos comerciales en el mundo; se privatizaron las empresas nacionales y de 1155 empresas propiedad del estado que había en 1982, se pasó a 239 en 1992; las estrategias de combate a la pobreza de carácter universal dejaron su lugar a los llamados programas focalizados los cuales han tenido resultados raquíticos, muy a pesar de la cantidad millonaria de recursos que se les destinaban durante los gobiernos neoliberales.

Desde la entronización del modelo neoliberal, la oposición al mismo se ha dado desde varios frentes: el cuestionamiento teórico de sus postulados y de sus resultados mismo que se ha generado desde la comunidad académica y científica; la lucha social de diversos grupos o bolsas de resistencia que van desde ambientalistas, indígenas, obreros, productores rurales, mujeres, etcétera; y por supuesto, en el terreno electoral en el que los partidos de izquierda, a veces pulverizados o aglutinados, presentaban cara en contra de los partidos de derecha que defendían, en el parlamento y en el ejecutivo, la agenda de reformas estructurales.

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, la agenda de prioridades para el país ha tenido un vuelco importante y se ha colocado en el centro de la misma a una de las perversiones que ha traído consigo la versión mexicana del neoliberalismo: la corrupción de las instituciones y de la vida pública. El “capitalismo de cuates y compadres” generó jugosos negocios al amparo del poder público: rescates bancarios y de carreteras, venta de empresas estatales a precios irrisorios, uso de influencias e información para favorecer licitaciones de compras o de adjudicación de obra pública; son algunas estampas que ofreció en México la tropicalización del neoliberalismo.

En el marco de la presentación de los ejes con los que se construye el Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2024, López Obrador anunció el “fin del neoliberalismo” y nada suena tan ambicioso como esto. Ambicioso porque la cantidad de reformas que tendrían que hacerse para revertir las que se realizaron durante tres décadas parece imposible en este sexenio y porque el daño provocado a la planta productiva nacional, al medio ambiente, a la cohesión social de los mexicanos y a la soberanía del país, es colosal. Ambicioso pero anhelado.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa